Médiums e instructores

Humberto-de-CamposAnte los enigmas de la mediúmnidad entre los hombres, usted pregunta, espantadizo: ¿No disponen los Espíritus Benevolentes y Sabios de recursos suficientes para impedir el abuso y la mala fe? ¿Estaremos siempre a merced de médiums infelices, capaces de amplio comercio con las fuerzas de la sombra, ensuciando de lodo el servicio noble de los medianeros honestos? ¿Por qué no instituir el estudio metódico de la Doctrina Espíritus en los templos de nuestra fe, plasmándose el carácter del instrumento mediúmnico antes de encaminarlo a la publicidad?

Leer másMédiums e instructores

Así pasa

humberto-de-camposA la vera del Eurotas, la república de Esparta sentía la extensión de su grandeza. Licurgo, el legislador, había visitado las organizaciones de Egipto y de la India, y se había apropiado de sus gloriosos conocimientos. Habiendo hurtado, sin embargo, la cultura ajena, no se había detenido en el campo de la sabiduría. Patriota orgulloso, la convirtió en la base de su castillo de tiranía. Muy pronto recibían los espartanos determinaciones de vanidoso aislacionismo, bajo la máscara de la legalidad.

Se había instalado el socialismo nacional, con menosprecio de todos los valores humanos. El país fue dividido en parcelas de tierra, iguales entre sí, se creó un senado para que apoyase el absolutismo del poder, se instituyó rigurosa disciplina civil y militar, se obligó al pueblo a los almuerzos comunes y se estableció la obligatoriedad de las costumbres.

Leer másAsí pasa

A los médiums

intercesion_rescateDesde el momento en que las hermanas Fox, en Hydesville, empezaron a soportar la ironía y la desconfianza del prójimo, por haber establecido una nueva modalidad de comunicación con el Más Allá, todos vosotros, amigos míos, fuisteis marcados con el mismo destino. Para los cristianos de los tiempos apostólicos no bastaban las cuerdas y las cruces; para vosotros, es preciso inventar un nuevo género de sarcasmo y burla. No es suficiente el ridículo, se hace necesaria la persecución.

Los soldados, en el campo de batalla, mayormente los que soportan la metralla en el frente, adquieren ventajas ante las fuerzas políticas que representan, y si son heridos o mutilados, reciben especial consideración. 

Leer másA los médiums

Advertencia Fraterna

humberto-de-campos¡Amigo mío! Me pides una noticia del país donde ahora vivo, no al modo de turista desocupado, sino como aprendiz atento de los misterios de la vida. Es casi imposible satisfacerte la curiosidad. Ante el cariño con que haces tú petición, recuerdo a los amigos que iban a Europa saboreando expectativas y novedades.

Nos abrazábamos en la partida, cuando el muelle rebosaba de miradas ansiosas, y después recibíamos por el correo marítimo las tarjetas postales de nostalgias y afecto. Si pasaban por Italia, tenían el cuidado de seleccionar postales preciosas. Nos enviaban acuarelas del Vaticano o fotografías encantadoras donde figurasen las palomas de San Marcos.

Leer másAdvertencia Fraterna

Alabado sea Dios

HcamposEl narrador hizo una larga pausa… Al final, quebrantando el silencio, alguien preguntó:

-¿Pero nunca más se recibieron noticias del emisario desencantado? ¿Cómo habría respondido él a los instructores sobre la misión que le fuera confiada?

El viejo compañero sonrió, detenidamente, y aclaró:

-Tuvimos noticias, sí…

A las interpelaciones de los Mentores de la Vida Más Alta, notificó que había algo errado en la máquina de la justicia humana y que, por eso, rogaba un plazo de quinientos años para continuar observando a los hombres, con el fin de responder…

Leer másAlabado sea Dios

Kardec y Napoleón

humberto-de-camposPoco después del 18 Brumario (9 de noviembre de 1799), día en que Napoleón se convirtió en el Primer Cónsul de la República Francesa, se reunió durante la noche del 31 de diciembre de 1799 -en el corazón de la latinidad, en las Esferas Superiores-, una importante asamblea de Espíritus sabios y benevolentes, para marcar la significativa entrada en el nuevo siglo.

Antiguas personalidades de la Roma imperial, pontífices y guerreros de las Galias, como también personas notables de España, se congregaron allí en espera del expresivo acontecimiento. Legiones de los Césares, con sus estandartes, falanges de batalladores del mundo galo y grupos de pioneros de la evolución hispánica, asociados a numerosos representantes de las Américas, en una simbólica formación, ocupaban un lugar destacado. Pero no sólo los latinos estaban representados en el magno cónclave.

Leer másKardec y Napoleón

Conciencia Espirita

Humberto-de-CamposManifiestas que no comprendes el motivo por el cual los espíritas que ya no están encarnados, se censuran cuando se comunican. Fulano, que dejó la mejor hoja de servicios, vuelve y escribe, para declarar que no obró entre los hombres como hubiera debido; mengano, conocido por su elevado patrón de virtudes, regresa a través de diferentes médiums a quejarse del tiempo perdido…

Y tú agregas, después de interesantes observaciones: “Tengo la impresión de que nuestros compañeros regresan del Más Allá atormentados por terribles complejos de culpa. ¿Cómo se puede explicar este fenómeno?”

Leer másConciencia Espirita

María

MariaJunto a la cruz, el agobiado bulto de María ocasionaba dolorosa e inolvidable impresión. Con el pensamiento ansioso y torturado, ojos fijos en el madero de las perfidias humanas, la ternura materna volvía al pasado en amargos recuerdos. Allí estaba, en su hora extrema, el hijo bien amado.

María se dejaba transportar por la corriente sin fin de los recuerdos. Eran las maravillosas circunstancias en que el nacimiento de Jesús le fue anunciado, la amistad de Isabel, las profecías del viejo Simón, reconociendo que la asistencia de Dios se tornó incontestable en los menores detalles de su vida. En aquel supremo instante, parecía volver a ver el establo en su belleza campestre, sintiendo que la Naturaleza parecía querer dejarle oír nuevamente el cántico de gloria de aquella noche inolvidable. A través del velo espeso de las lágrimas, repasó, una por una, las escenas de la infancia del hijo querido, observando la alarma interior de las más dulces reminiscencias.

Leer másMaría

Los quinientos de Galilea

bfbdda_leprosoDespués del Calvario, una vez verificadas las primeras manifestaciones de Jesús en el simple cenáculo de Jerusalén, se posesionó de todos los amigos sinceros del Mesías una inmensa nostalgia de su palabra y de su convivencia. La mayoría de ellos se apegaba a los discípulos, como queriendo con ello retener las últimas expresiones de su mensaje cariñoso e inmortal.

El ambiente era un vasto depósito de adorables recuerdos. Los que eran agraciados con las visiones del Maestro se sentían desbordantes de las alegrías más puras. Los compañeros íntimos e inseparables se entretenían en largos comentarios sobre sus reminiscencias imborrables.

Leer másLos quinientos de Galilea

El buen ladrón

Humberto-de-CamposAlgunos días antes de la prisión del Maestro, los discípulos, en sus discusiones naturales, comentaban el problema de la fe, con el deseo desordenado de cuantos se aproximan a los asuntos graves de la vida, intentando, apresuradamente, llegar a una solución.

— ¿Cómo será esa virtud? ¿De qué forma la conservaremos intacta en el corazón? — preguntaba Leví, con atormentados pensamientos. Tengo la convicción de que solamente el hombre culto puede conocer toda la extensión de sus beneficios.

— No tanto así — decía Santiago, su hermano —, creo que basta nuestra voluntad, para que la confianza en Dios esté viva en nosotros.

Leer másEl buen ladrón

La oración del huerto

oracionDespués del acto de humildad extrema, de haber lavado los pies de todos los discípulos, volvió Jesús al lugar que ocupaba en la mesa del simple banquete y, antes de que se retiraran, elevó los ojos al cielo y oró así, fervorosamente, de acuerdo al relato del Evangelio de Juan:

— ¡Padre santo, es llegada mi hora! Acógeme con tu amor, eleva a tu hijo, para que él pueda elevarte, entre los hombres, en el supremo sacrificio. Te glorifiqué en la Tierra, dejé testimonio de tu magnanimidad y sabiduría y consumo ahora la obra que me confiaste. ¡En este instante, pues, Padre mío, ampárame con la luz que me diste, mucho antes que este mundo existiese!…

Leer másLa oración del huerto

La negación de Pedro

Tres_vecesEl hecho de que el Mesías lavara los pies de sus discípulos, encontró cierta incomprensión de parte de Simón Pedro. El viejo pescador no estaba de acuerdo con semejante acto de extrema sumisión. Y, llegado su turno, objetó resuelto:

— Nunca me lavaréis los pies, Maestro; mis compañeros están siendo ingratos y duros en este instante, dejando que practiquéis este gesto, como si fueseis un vulgar esclavo.

Después de estas palabras, lanzó a la asamblea una mirada de reprobación y desprecio, mientras Jesús le respondía:

Leer másLa negación de Pedro