El evangelio de la vida

Jerusalén ya era una ciudad milenaria y centro religioso del judaísmo en el tiempo de Jesús. Hoy también lo es para los cristianos y musulmanes.

Moisés ordenaba que los varones israelitas compareciesen delante de Dios, en el templo, por lo menos durante tres festividades importantes del calendario judaico. Así, la ciudad recibiría peregrinos de toda la Palestina y de los judíos de la diáspora que vivían en el Mediterráneo, de Roma a Babilonia, en abril para la Fiesta de Pascua, que conmemora la liberación del cautiverio en Egipto, ocurrida por el año 1260 a.C., cincuenta días después de la Fiesta de las Semanas (Pentecostés), que celebraba la cosecha y el recibimiento de la Ley Mosaica.

Leer másEl evangelio de la vida

Fotografiado fuera del cuerpo

Diecisiete de mayo de 1953, entre las 13 horas y las 14 horas, en frente del Casino Interlaken, Suiza. Joaquim da Silva Gomes, juntamente con su esposa, María Estela Barbosa Gomes, se dejaron fotografiar por la hija Terezinha. Días después, llegando a Portugal, revelaron la película y esta foto los sorprendió profundamente: al lado del matrimonio, con toda nitidez, aparecía el Doctor Otavio Bandeira de Lima Coutinho, gran amigo de la familia, que debería estar en su residencia, en ¡Recife! En la suposición de que el amigo hubiese desencarnado, Joaquín envió la foto a una de las hijas del Doctor Otavio. Este de pronto remitió una carta bien humorística al amigo, identificándose en la foto y reconociendo inclusive el traje, la corbata y el alfiler como suyos, pues estaban bien visibles. Aclaró que, en la fecha y en el horario en que fue hecha la foto, adormeció en una butaca balancín en el balcón de su residencia. Dijo que no se acordaba de nada que se relacionase con la foto, a no ser que pensara mucho en los amigos distantes antes de adormecerse.

Leer másFotografiado fuera del cuerpo

La amistad

Es el más noble de los sentimientos humanos.

Es el cariño que une a los amigos.

Es como decía Aristóteles, el discípulo de Platón, una de las primeras necesidades de la vida.

Nadie aceptaría la vida sin amigos, aun cuando tuviera todos los bienes del mundo.

No solo es necesaria la amistad, sino que es el más hermoso y a la vez el sentimiento más humilde, por que crece al amparo del desinterés.

Leer másLa amistad

Testimonio de gratitud

La propuesta del programa televisivo era encontrar parientes que habían perdido contacto, con el pasar de los años. Los testimonios presentados eran los más diversos, por parte de muchos que, por un motivo u otro, desconocían el paradero de familiares, debido a los distintos caminos trazados. Eran historias de desencuentros y separaciones, de dolores que el tiempo se había encargado de calmar pero que, ante la oportunidad del reencuentro, retornaban con fuerza e intensidad. Y así fue como ella contó la historia de su vida.

Estaba embarazada. Era joven, sin independencia, bajo condiciones financieras precarias, sin ningún apoyo familiar. Al dar a luz, su corazón de madre pensó en el futuro de su hija. Con los dolores dilacerándole el alma, la dio en adopción. Había conocido vagamente la familia que la adoptaría: tenían buenas condiciones financieras y deseaban, ardientemente, un hijo. Aquella familia seguramente la amaría.

Leer másTestimonio de gratitud

La mujer sol

No la conozco. Jamás la había visto antes y, posiblemente, en esta ciudad por donde transitan miles de personas todos los días, jamás la veré de nuevo. Ella transitaba por la acera, en sentido contrario al mío. Lo que me llamó la atención fueron sus cabellos color plata, que me puse a admirar. ¿Habrían sido teñidos por los dedos del tiempo o por productos químicos?

Al pasar a mi lado, su rostro se iluminó, en una amplia sonrisa, espontánea. Sus labios se abrieron y dijeron con una agradable entonación: ¡buenos días! Sentí una vibración de paz invadirme. Un aura de armonía abrazarme. Y, en aquella fracción de segundo en que nos cruzamos, mientras le respondía el saludo, pude ver su rostro.

Leer másLa mujer sol

Olimpiada del alma

¿Usted sabe porque los atletas tienen buena forma física? Si usted es atleta ya conoce la respuesta. Sabe que para adquirir un cuerpo bien preparado es preciso esforzarse mucho, hacer ejercicios físicos que desarrollen la fuerza muscular, la rigidez y resistencias necesarias para las competiciones. No es una tarea fácil. El atleta precisa hacer esfuerzos, superar dolores, sufrir rasguños, caer, levantar, tantas veces como sean necesarias para conseguir su intento.

¿En el campo del alma, será que es diferente? ¿Para obtener un desarrollo espiritual, moralmente bien definido, será necesario hacer esfuerzos? ¿Será que la belleza del espíritu se consigue sin ningún esfuerzo?

Leer másOlimpiada del alma

La visión espirita de la pedofilia

Asunto delicado y grave. Veamos algunos aspectos iniciales:

¿Cómo el espiritismo ve la cuestión de la pedofilia?

Como un grave desequilibrio mental y espiritual, necesitando severo tratamiento multidisciplinario, esto envuelve diversos profesionales más allá del tratamiento espiritual complementario.

¿Cuál es la razón de que existan pedófilos?

La misma razón de que exista cualquier otro desequilibrio psíquico. Son actitudes enfermas que se estructuran a lo largo de una o más existencias o sea reencarnaciones. Nadie fue creado pedófilo.

Leer másLa visión espirita de la pedofilia

Miedos infantiles

Existen criaturas que tienen miedos inexplicables. Sin que nadie las haya amedrentado con figuras monstruosas, con la oscuridad o ahogamientos, ellas demuestran temer a la oscuridad, al mar, el río, a las armas. Se atemorizan y corren asustadas para el cuello de los padres, o quedan paradas, llorando escandalosamente, frente a determinadas situaciones. Hay hasta incluso bebés que duermen tranquilos en el regazo materno. La madre les deja dormiditos, los besa con dulzura y los cubre, llena de cariño. Mientras tanto, en cuanto ella sale del cuarto y apaga la luz, ellos despiertan en gritos, con tremendo temor, demorando para calmarse, en la secuencia.

Leer másMiedos infantiles

La mujer más venerada

Una de las más bellas descripciones de la interferencia de los Mensajeros Celestiales, sea tal vez la conocida como la Anunciación. Según el Evangelista Lucas, al entrar el ángel donde estaba la joven María, dijo: Salve, llena de gracia. El Señor está contigo. Y le dice que ella concebirá y dará a luz un hijo, que se llamará Jesús. Predice que Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo y que su reino no tendrá fin.

María establece con él un diálogo, disipando sus dudas respecto a cómo todo eso habría de suceder. Al final, ella era conocedora de las profecías respecto del Mesías. De entre los cuatro Evangelistas, solamente Lucas, el redactor del tercer Evangelio, describe detalles no encontrados en los demás. Eso porque, siguiendo las orientaciones y los deseos de Pablo de Tarso, su Evangelio fue escrito a partir de muchas entrevistas con los que vivieron y convivieron con Jesús. Naturalmente, María, Su madre, fue la primera entrevistada. Justamente por esta razón, es que solamente él destaca su canto de gratitud y alabanza al Señor de la Vida, el Magníficat: Proclama mi alma la grandeza del Señor, y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador, porque ha puesto Sus ojos en la humildad de Su sierva. Y entendiendo exactamente el alcance de la misión que le competía, y del Ser a quien ella ofrecería un cuerpo, completa: Por esto, desde ahora, todas las generaciones me llamarán bienaventurada.

Leer másLa mujer más venerada

Problemas en la convivencia

Se cuenta, que hace muchos, muchos años, durante una era glacial, cuando parte de la Tierra estuvo cubierta por densas capas de hielo, muchos animales no resistieron el frio y murieron. Sin embargo, un gran grupo de cuerpo espines buscaron una manera diferente para enfrentar el frío y sobrevivir. Los animales concordaron en unirse, juntarse más y más con la intención de protegerse mutuamente. Así, cada uno podía sentir el calor del cuerpo del otro y, todos juntos, bien unidos, se agasajaban y se calentaban, enfrentando por más tiempo aquel invierno riguroso.

Leer másProblemas en la convivencia

La fuerza del ahora

El tiempo es solo una medida relativa de la sucesión de las cosas transitorias. La eternidad no está sujeta a ninguna medida desde el punto de vista de la duración. Para ella, no hay comienzo ni fin: todo es presente. Esta es una de las contribuciones del Espíritu Galileo Galilei, que se encuentra en el libro La Génesis, de Allan Kardec, publicado el año 1868. Comprender que todo es, de cierta forma, presente, cuando salimos de la esfera de las cosas transitorias, nos ayuda a ver los días de manera diferente.

Todo es ahora. Todo es este instante.

El tiempo es el resultado de un ahora que se une a otro sin solución de continuidad. Somos nosotros los que pasamos por el tiempo. Nosotros juntamos entre si las experiencias, las acciones, nuestros actos. El tiempo es solo una forma de medir la cantidad de ellos. Siempre somos nosotros los que pasamos por el tiempo.

Leer másLa fuerza del ahora

Reuniones y sociedades espíritas

Así titula Allan Kardec el capítulo XXIX del libro de los médiums, cuya amplia comprensión nos atañe a todos los que, de una manera o de otra, queremos formar parte en la construcción de la Gran Familia Espírita. Un capítulo que nos introduce en la realización de reuniones espíritas responsables y la constitución de sociedades unidas y armonizadas en la correcta vía de la renovación del pensamiento humano. El codificador expone este tema en la última parte del libro explicando claramente la importancia que adquieren las instrucciones que le han precedido.

Siendo cada reunión un todo colectivo, le incumben las consecuencias naturales de unas enseñanzas que debemos de conocer muy bien, así como aplicar la disciplina y la vigilancia que ellas mismas recomiendan. Comienza destacando las ventajas que presentan las reuniones espíritas, acreditando que las personas que participan de ellas se esclarecen mediante el intercambio de ideas, preguntas y observaciones, siendo estas, una riqueza para el crecimiento individual y colectivo.

Leer másReuniones y sociedades espíritas