Días de prisa

¿Alguna vez has tenido la impresión de que los días pasan cada vez más rápidos? ¿Alguna vez has tenido la sensación de Navidades cada vez más cerca una de las otras, o de semanas que pasan tan rápido que ni siquiera nos damos cuenta de los días que pasan? Esos son días de prisa, de desbandada, de intensidad. Son días en que las necesidades, los deberes y compromisos crecen y los días, las noches y las semanas están intensamente ocupados y ya no vemos pasar el tiempo

Ya no nos asomamos a la ventana de la vida para verla pasar. No hay tiempo, o muy poco tiempo, para ver la vida. Solo nos queda tiempo para vivirla. Con la mente constantemente ocupada, el pensamiento siempre está en el próximo compromiso, en el deber siguiente, en el compromiso que se acerca. Se vive el tiempo de nuestros compromisos, el tiempo de la agenda llena de citas, el tiempo de fuera.

Leer másDías de prisa

Educación

Dijo el Cristo: «Brille vuestra luz…»

Él, el Maestro Divino, es nuestra divina luz para la evolución planetaria. Antiguamente se consideraba a la recomendación del Señor un mero aviso, místico en su esencia; una convocatoria a los seguidores del culto externo de la escuela religiosa, a una supuesta posición de realce individual después de la muerte, en la imaginaria corte celestial. Sin embargo, hoy comprendemos que debemos aplicar esa enseñanza de Jesús cualquiera sea nuestra condición, día tras día. Incluso la ciencia terrestre ha llegado a reconocer la presencia de la luz en todas partes.

Leer másEducación

Convulsionarios (23)

481 ¿Toman alguna parte los espíritus en los fenómenos que se producen en los individuos, designados con el nombre de convulsionarios?

«Sí, y muy grande; lo mismo que el magnetismo que es su origen primitivo, pero a menudo el charlatanismo ha explotado y exagerado esos efectos, dejándolos en ridículo.»

– ¿De qué naturaleza son por lo general los espíritus que cooperan a ese tipo de fenómenos?

«Poco elevados. ¿Creéis que los espíritus superiores se divierten en tales cosas?»

Leer másConvulsionarios (23)

¿Quién inventó la reencarnación?

Si la teoría de la evolución a través de la reencarnación fue inventada por alguien, como dicen, ¿quién la inventó? ¿Fue Satanás? ¿Fueron seres humanos? Si fue Satanás, o incluso seres humanos, entonces, ellos serían más sabios y tendrían más elevado sentido de justicia y de amor que Dios. ¿Por qué? Por qué las explicaciones reencarnacionistas muestran la vida, el universo y los seres vivos siendo regidos por mecanismos increíblemente sabios y justos. Por esa tesis cada criatura racional es responsable por sí misma, por el propio crecimiento como ser cósmico, participe de la vida, de los tesoros que están a la disposición de todos, desde los intelectuales, artistas, culturales, hasta los afectivos y todas siempre recibiendo nuevas y renovadas oportunidades de reajuste ante las leyes mayores, pudiendo rescatar sus faltas y liberarse de los pesos y conciencias, de forma legítima. De otro lado, tenemos las tesis de las religiones que se guían por la Biblia, teniéndola como la palabra de Dios, interpretada al pie de la letra. Por ellas el sistema que gobierna la vida es terriblemente injusto, cruel y poco creativo. Conciben a un Dios todo envuelto en lo cotidiano humano, interesado y fácilmente engañable, más allá de parcial, tiránico, sádico, cruel e incompetente, por no saber conducir a sus criaturas por caminos más justos de crecimiento y perfeccionamiento.

Leer más¿Quién inventó la reencarnación?

Envejecer

Dicen que el tiempo es implacable. Llega a todo y a todos. Los edificios, los monumentos, necesitan cuidados constantes o muestran los resultados del descuido de los responsables: la pintura descascarada, el moho, las marcas negras de la lluvia.

Los árboles mismos, que envejecen riéndose, como escribió el poeta Olavo Bilac, necesitan podas prudentes, apoyo en sus raíces sobresalientes, para continuar vivos y hermosos. Del mismo modo, el ser humano. Los días avanzan y rápidamente se suman a las semanas, meses y años. El cabello se blanquea, la salud queda más o menos comprometida, el vigor físico disminuye, la memoria oscila entre los recuerdos de ayer y de ahora…

Leer másEnvejecer

Delante de la perfección

«Sed perfectos como Nuestro Padre Celestial!»

Esta fue la advertencia del Señor a nuestro corazón de aprendices. Sin embargo, a la manera del gusano contemplando la estrella lejana, sabemos cuan inmensa es la distancia que nos separa de la meta.

Impedimentos, compromisos e inhibiciones fluyen de nuestro «ayer» asfixiándonos, a cada momento de hoy, el anhelo de movilización hacia la luz. Entretanto, si aún nos situamos tan lejos del justo perfeccionamiento que nos integrará en la magnificencia divina, es imperioso comenzar la gran romería, ofreciendo al avance las mejores fuerzas.

Leer másDelante de la perfección

Un año más

Como cada año tenemos por delante meses para intentar cambiar, esta vez, para mejor, todos los años nos hacen moldearnos y sacar una parte de nosotros que tenemos que ir mejorando y que tenemos que ir perfilando, porque lo cierto es que tenemos muchas cosas que aún nos ancla a nuestro pasado y que poco a poco tenemos que ir superando.

Todo en nuestra vida nos lleva a ese fin, superarnos a nosotros mismos, porque es ese el verdadero camino, y también el no hacer tanto caso a nuestros pensamientos, esos que nos hace que nuestra mente no pare de girar sin control una y otra vez.

Leer másUn año más

Poseídos

473 ¿Puede un espíritu revestir momentáneamente la envoltura de una persona viva, es decir, introducirse en un cuerpo animado y obrar en vez y en lugar del que en él está encarnado?

«El espíritu no penetra en un cuerpo como tú en una casa, sino que se asimila con el espíritu encarnado que tiene los mismos defectos y las mismas cualidades para obrar de consuno22; pero siempre es el encarnado quien obra como quiere sobre la materia de que está revestido. Un espíritu no puede sustituir al que está encarnado; porque el espíritu y el cuerpo están ligados hasta el tiempo señalado para término de la existencia material.»

Leer másPoseídos

¿Fe o razón?

Allan Kardec definió el Espiritismo como: “La ciencia que estudia el origen, la naturaleza y el destino del espíritu y sus relaciones con el mundo corpóreo”

Pedimos al querido lector que limpie la mente de cualquier idea preconcebida, a fin de que esta lectura sea hecha con absoluta exención de ánimo, sin cualquier tipo de preconcepto, porque, aunque haya cualquier discusión filosófica o científica jamás será auténtica, si fluye ideas o conceptos preestablecidos.

Las tesis espiritas han sido desarrolladas, desde su codificación, en un aura de superstición y misticismo por los que las desconocen y/o tienen interés en actuar así. Sin embargo, y, a pesar de todo, son conceptos que vienen imponiéndose por la fuerza de su propia realidad. ¿Por qué entonces tanto rechazo a estas ideas?

Leer más¿Fe o razón?