Hablando al trabajador

“El progreso en los Espíritus es el fruto del propio trabajo; pero, como son libres, trabajan en su adelantamiento con mayor o menor actividad, con más o menos negligencia, según su voluntad, acelerando o retardando el progreso y, por consiguiente, la propia felicidad.”

EL CIELO Y EL INFIERNO 1ª parte – Capítulo 3º – Ítem 7.

Trabajador de la vida persevera obrando en el bien.

Las criaturas en la Tierra, de cierto modo, se parecen a materias brutas antes de ser trabajadas.

Delante del suelo que no te puede ofrecer arcilla para la alfarería o surcos para la siembra, evita la blasfemia.

Leer másHablando al trabajador

El poder transformador

Hay una provincia encantadora en la región de Puglia, en Italia, llamada Alberobello. El nombre deriva de Sylva Arboris Belli, que significa selva de los árboles de guerra. Bien situada geográficamente entre los mares Adriático y Jónico, en lo alto de una colina, desde la antigüedad mereció la codicia de los conquistadores de diversos orígenes.

Las casas trulli, que significa cúpula, despiertan la atención. Son casas blancas y cilíndricas, construidas con piedras superpuestas. El techo está formado por una cúpula, también de piedra, donde a menudo se pintan símbolos. Las trulli solo existen en esa región, al norte de Puglia, pero en ninguna parte la concentración es tan grande como en Alberobello. Por esa razón, la UNESCO las considera Patrimonio de la Humanidad desde 1996.

Leer másEl poder transformador

Responsabilidad del alma

En el Evangelio de San Marcos, hay una observación sobre la conducta de las personas que, desviadas del bien pueden ser dañinas a la propia alma, aconsejando el desapego de los valores transitorios de la vida, diciendo: «Porque ¿qué aprovechará al hombre, si granjeare todo el mundo, y pierde su alma?» (Marcos 8, 36).

Ese mensaje de San Marcos no hace pensar que si el ser humano pasa por la vida entretenido en preocupaciones frívolas, su alma tendrá que enfrentar las consecuencias de una vida desperdiciada. Los diferentes caracteres psicológicos, que cualifican al ser humano, no son determinados por las peculiaridades de sus órganos físicos, de su apariencia y constitución, sino por los atributos del alma, que participa en todos los actos de la vida. De ese modo, una persona no se hace científico porque recibió hereditariamente circunvalaciones cerebrales diferencias en ese sentido, sino porque su alma está dotada de las cualidades de científico.

Leer másResponsabilidad del alma

Sexos en los espíritus

200 ¿Tienen sexos los espíritus?

«Como los comprendéis vosotros, no; porque los sexos dependen del organismo. Existe entre ellos amor y simpatía; pero fundados en la semejanza de sentimientos.»

201 El espíritu que animó el cuerpo de un hombre, ¿puede en una nueva existencia, animar el de una mujer, y viceversa?

«Sí; Unos mismos espíritus animan a los hombres y a las mujeres.»

Leer másSexos en los espíritus

La esclavitud

En páginas de sangre, escrita esta la historia,
que guarda tus anales, mezquina humanidad;
¡que lucha tan horrible!. ¡Que trágica victoria
obtuvo sobre el débil tu fuerte voluntad!.

Tus siglos de barbarie, de locos sacrificios,
tus ídolos, tus dioses, tu impura condición;
tu pompa, tu riqueza, tus crímenes, tus vicios,
pasaron como pasa rugiendo el aquilón.

Necesitaba el mundo un algo sobrehumano
que le prestara aliento para poder vivir,
se desquiciaba en orbe y el hombre era un tirano
que solo ambicionaba gozar y destruir.

Leer másLa esclavitud

La última voluntad

Todos tenemos sueños. Sueños que cultivamos y perseguimos tanto como sea posible para realizarlos. A veces, incluso los enumeramos uno por uno y consultamos periódicamente la lista, tachando lo que se ha logrado. Algunos de nosotros decimos que, sin falta, antes de morir, queremos experimentar algunas emociones fuertes. Algo así como lanzarse en paracaídas desde una altura de unos cuatro mil metros, caer libremente a una velocidad de doscientos kilómetros por hora, y luego planear durante cinco minutos hasta aterrizar en tierra firme.

¡Tal vez volar con ala delta o parapente! O conducir un coche de carreras, en un autódromo, a doscientos sesenta kilómetros por hora. Solo para sentir la velocidad. Quizás bajemos por los rápidos de un río. O escalemos una montaña que parece desafiarnos.

Leer másLa última voluntad

Corregir

Toda corrección, antes que se exprese en palabras, ha de vaciarse en amor para que la vida se eleve. Veamos sino, en sencillos incidentes de la Naturaleza.

No maldecirás la gleba que el desierto alcanzó, pero le ofrecerás la gracia de la fuente para que retorne a los talentos de la producción.

No condenarás el pantano en que el fango se acumuló, provocando la inutilidad, pero drenarás su lecho de lodo a fin de que se restaure en surco fecundo.

No reprobarás simplemente la ropa que los detritos desfiguraron, pero la sumergirás en el agua pura, recomponiendo su forma para la bendición del uso.

Leer másCorregir

Planeamiento

“La Doctrina Espirita transforma completamente la perspectiva del futuro. La vida futura deja de ser una hipótesis para ser una realidad.”

EL CIELO Y EL INFIERNO 1ª parte, Capítulo 2º – Ítem 10.

La obra del bien en que te encuentras empeñado no puede prescindir de planeamiento.

Ni el estudio demorado, en el cual aplicas el tiempo, huyendo de la acción. Ni la precipitación generadora de muchos fracasos.

Para obrar en el bien, muchas veces, cualquier recurso positivo se constituye material excelente de rápida aplicación. Sin embargo, el delineamiento en los servicios que deben avanzar por el tiempo tiene régimen prioritario.

Leer másPlaneamiento

Seamos hermanos

Seamos hermanos, dejemos los malos pensamientos, dejemos de pensar mal de los demás, dejemos de envidiar al prójimo, dejemos de hacer daño a los demás, con palabras mal sanas, con pensamientos poco cristianos, pues eso nos perjudica tanto cuanto a los demás perjudicamos también.

Sería todo mucho mejor si comenzáramos a comportarnos como cristianos, si nos alegráramos por la buena dicha de nuestros semejantes, si fuéramos felices porque nuestro semejante es feliz y si ayudáramos a los que sufren, entonces, este mundo sería un mundo feliz, sería el Reino que Jesús tanto decía. Lamentablemente, todavía estamos lejos de ser cristianos de verdad, de ser espiritas de verdad de tener el evangelio de Jesús bien en nuestros corazones.

Leer másSeamos hermanos

Reencarnación y evangelio

«En la casa de mi Padre hay muchas moradas…”

El hombre que desea y busca la espiritualización propia, debe contraponer su acción benéfica, su actividad constructiva, su labor fraterna al trabajo de las inteligencias pervertidas. Tales inteligencias, operando en el Plano Físico y en el Espiritual, tienen como meta la disgregación y la desarmonía.

Promoviendo o estimulando emprendimientos que se armonicen integralmente con los ideales del Cristianismo, podemos evitar que el conocimiento inoperante nos transforme en palacetes iluminados y de puertas cerradas construidos en pleno desierto, distanciados de la ignorancia y de la perversidad, del sufrimiento y de la lágrima. Debemos ser el cuartito humilde, pero siempre tibio, hospitalario y bueno, en donde la copa de agua fresca y el caldo reconfortante, revigoricen al viajero cansado, de las largas jornadas, en las difíciles y enredadas sendas de la ascensión.

Leer másReencarnación y evangelio

Suerte de los niños después de la muerte

197 ¿El espíritu de un niño, muerto en edad temprana, está tan adelantado como el de un adulto?

«A veces mucho más, porque puede haber vivido mucho más y tener más experiencia sobre todo si ha progresado.»

– ¿El espíritu de un niño puede, pues, estar más adelantado que el de su padre?

«Este es un caso muy frecuente, ¿por ventura no lo veis a menudo en la tierra?»

Leer másSuerte de los niños después de la muerte