Punta de luz

Un hombre paseaba por una calle desierta, a altas horas.

Noche oscura, sin luna, estrellas apagadas…. Seguía aprensivo. Por allí ocurrían, no es raro, asaltos… Notó que alguien le seguía. 

– ¡Hola! ¿Quién hay ahí? – preguntó, asustado.

No obtuvo respuesta. Se apresuró, lo que fue imitado por el perseguidor. Corrió… El desconocido también. Aterrado, en precipitada carrera, tan rápido, mientras sus piernas lo permitían, corazón galopando en el pecho, pulmones en brasa, pasó delante de una punta de luz. Miró para atrás y,como por encanto, el miedo se desvaneció. Su perseguidor era solo un viejo burro, acostumbrado a acompañar a caminantes.

Seguir leyendo “Punta de luz”

El adolescente y el peligro del SIDA

La adolescencia es la hermosa fase de la existencia física, en la cual el sueño y la fantasía se dan las manos, en la búsqueda delo fantástico y de lo maravilloso.  

Rica de inexperiencia, el suyo es el campo de la investigación, de la vivencia y mediante esos comportamientos el joven adquiere madurez, descubre el mundo y aprende a discernir entre aquello que debe o no hacer.

Cada error le enseña a corregirse y a adquirir capacidad para el futuro acierto, desde que se encuentre lleno de ideas de legítimo interés por el aprendizaje. Sus parámetros se renuevan con mucha frecuencia, porque la ilusión de un momento se transforma en realidad en otro, así impulsándolo a nuevas tentativas. Descubriendo la propia sexualidad y la de su prójimo, la curiosidad le puebla el universo de la mente y los deseos estallan en el cuerpo en forma de ansiedad, a veces mal contenida.

Seguir leyendo “El adolescente y el peligro del SIDA”

La flor más hermosa

El bosque estaba casi desierto cuando el hombre se sentó para leer debajo de las largas ramas de un viejo roble. Estaba desilusionado con la vida, con buenas razones para llorar, pues el mundo intentaba hundirlo. Y como si ya no tuviera razones suficientes para arruinar su día, un chico llegó, jadeando, cansado dejugar. Se detuvo delante suyo, con la cabeza baja y le dijo, lleno de alegría:

-¡Mire lo que he encontrado!

El hombre lo miró desanimado y vio que en la mano tenía una flor.

Seguir leyendo “La flor más hermosa”

Influencia del organismo

367 – El Espíritu uniéndose al cuerpo, ¿se identifica con la materia?

–La materia no es más que una envoltura del Espíritu, como el vestido es la envoltura del cuerpo. El Espíritu, uniéndose al cuerpo, conserva los atributos de su naturaleza espiritual.

–El ejercicio de las facultades depende de los órganos que le sirven de instrumento y están debilitadas por la rudeza de la materia.

368– ¿Ejerce el Espíritu con toda libertad sus facultades después de su unión con el cuerpo?

–Según esto, la envoltura material, ¿sería un obstáculo a la libre manifestación de las facultades del Espíritu, como un vidrio opaco se opone a la libre emisión de la luz?

Seguir leyendo “Influencia del organismo”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 467 468 469
Volver arriba