Ante el sexo y el amor

“A medida que el espíritu progresa moralmente, se desmaterializa, es decir que, sustrayéndose a la influencia de la materia, se depura, su vida se espiritualiza, sus facultades y sus percepciones se extienden, y su felicidad está en razón del progreso cumplido. Pero como obra en virtud de su libre albedrío, puede retardar su adelantamiento por negligencia o mala voluntad; en este caso prolonga por consecuencia la duración de sus encarnaciones materiales, las cuales son entonces para él un castigo, puesto que por la culpa suya queda en las clases inferiores, obligado a empezar de nuevo la misma tarea. Depende, pues, del espíritu abreviar por su trabajo de depuración sobre sí mismo, la duración del período de las encarnaciones.”

LA GÉNESIS Capítulo 11º – Ítem 26

Leer másAnte el sexo y el amor

Riqueza y pobreza

¿Cuál es la solución para las dramáticas diferencias económicas y sociales que asolan nuestro planeta?

En nuestro mundo Tierra las desigualdades sociales y el desigual reparto de la riqueza son evidentes. Al lado del lujo más desmedido coexisten situaciones de miseria y marginalidad. Incluso en las sociedades desarrolladas, y aun en el seno de los países más prósperos e industriales, existen grandes bolsas de pobreza, por lo que podemos afirmar que ésta no es patrimonio exclusivo de las culturas o estados subdesarrollados. Como tampoco las élites más ricas y poderosas existen sólo en los países más poderosos, ya que en cualquier país subdesarrollado existen minorías que nadan en la abundancia. Es más, cuanto más deprimente es el estado de desarrollo de un país, y más hambre pasa el pueblo llano, más lujo y ostentación detentan las minorías dirigentes, en un contraste brutal que repugna a la razón y al buen sentido. Muchos estados del sureste asiático son ejemplo de ello, popularizando la frase «lujo asiático» para describir la ostentación de las riquezas en grado superlativo. Tengamos muy en cuenta, tal como nos demuestra la Ciencia Espirita, que la desigualdad de las condiciones sociales es obra del hombre, y no Dios.

Leer másRiqueza y pobreza

Simpatías y antipatías terrestres

386 Dos seres que se han conocido y amado, ¿pueden volverse a encontrar en una nueva existencia corporal y reconocerse?

«Reconocerse, no; pero sentirse atraídos el uno al otro, sí, y a menudo las relaciones íntimas, fundadas en un afecto sincero, no reconocen otra causa. Dos seres son aproximados por circunstancias fortuitas en apariencia; pero no se debe a la atracción de dos espíritus que se buscan por entre la multitud.»

– ¿No les sería más agradable reconocerse?

«No siempre. El recuerdo de las existencias pasadas tendría inconvenientes más grandes de lo que creéis. Después de la muerte se reconocerán y sabrán el tiempo que han pasado juntos.» (392)

Leer másSimpatías y antipatías terrestres

La siembra y la cosecha

Las ideas que intento pasar en estas páginas demuestran que todos nosotros estamos sujetos a un mecanismo de Causa y Efecto, sustentado por Dios.

Preguntará usted:

¿Qué es eso?

Es fácil entender. Causa y Efecto es un principio según el cual toda acción tiene una reacción correspondiente.

Lanza una pelota a la pared. Ella golpea y vuelve para mí.

Leer másLa siembra y la cosecha

Optimismo

“El espíritu es siempre él, antes, durante y después de la encarnación; esta no es más que una fase especial de su existencia.”

LA GÉNESIS – Capítulo 11º – Ítem 22.

Desalentado, te dejas envolver por los vapores peligrosos del pesimismo, como si el mensaje de la vida valiosa en todas partes hubiese callado su voz. Como te encuentras, enfermarás indudablemente.

En los reductos sombríos proliferan más abundantemente arácnidos y gusanos peligrosos.

Leer másOptimismo

Reflexiones sobre el día de los Finados

¿Cuál será el origen de la cultura de consagrar un día en homenaje a los “muertos”? ¿Cuál es el significado de la palabra “finados”? ¿Será necesario ir a los cementerios para honrar la memoria de los que volvieron a la Patria Espiritual? ¿Y cuál es la mejor diferencia que les podemos prestar?

De acuerdo con algunos investigadores, el día consagrado a los muertos se originó en los antiguos pueblos galos, los cuales, conocedores de la indestructibilidad del ser, honraban a los Espíritus y no a los cadáveres como, equivocadamente, se hace en la actualidad. El culto al día de los muertos es una tradición mundial, cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos, constituyendo, como se lee en la respuesta a la pregunta 329 de El libro de los Espíritus (FEB Editora) un fuerte indicio de la inmortalidad del alma, aceptada intuitivamente por el hombre. (1) Finado es el participio pasado del verbo “finar”, que significa el individuo que murió, finó, falleció, término que se plasmó en la cultura adoptada por los pueblos de las más diversas religiones, práctica esa que estuvo muy unida, en la Antigüedad, a los cultos agrarios o de la fertilidad: se creía que los muertos, como las semillas, eran enterrados con vistas a la resurrección (nuevo nacimiento).

Leer másReflexiones sobre el día de los Finados

La victoria aparente del mal

Las manifestaciones de violencia física y moral, tales como asesinatos, secuestros, corrupción, deshonestidad administrativa del bien común, manifestaciones y odio, de fanatismo y de preconceptos, que asolan el mundo actual, nos inducen a creer que el mal va a peor… Pero, en realidad, su recrudecimiento es señal de su desespero y su victoria es aparente. Las investidas del mal no escapan de la dialéctica que regula el proceso evolutivo de la Naturaleza. Cada manifestación suya trae implícita la propuesta de medidas para sanear sus efectos deletéreos. De esa forma, el mal practicado por el hombre va forzando su propia transformación, pues, como Espíritu inmortal y sometido a la ley de causa y efecto, recoge los frutos de su mala siembra como medida correctiva.

Leer másLa victoria aparente del mal

De la infancia

379 El espíritu que anima el cuerpo de un niño, ¿está tan desarrollado como el de un adulto?

«Puede estarlo más, si más ha progresado, y solo la imperfección de los órganos le impide manifestarse. Obra en proporción al instrumento con cuya ayuda puede expresarse.»

380 En un niño de poca edad el espíritu, fuera del obstáculo que la imperfección de los órganos opone a su libre manifestación, ¿piensa como un niño, o como un adulto?

Leer másDe la infancia

Mientras hay tiempo

Pensé mucho antes de escribir este capítulo. No quiero que usted vea este libro como una tontería de personas pesadas, que vive poniendo manías en la cabeza. Gente que deja de hacer las cosas buenas de la vida y molesta a las otros con sus ideas.

Escribí teniendo en vista algunas consideraciones:

Consideré que usted tiene todo el derecho de tirar este libro a la basura, en cualquier momento, sin ninguna obligación de colocar en práctica lo que lee.

Considere que no soy dueño de la verdad ni pretendo imponer nada.

Leer másMientras hay tiempo