Las grandes sacerdotisas

amalia–Yo no sé cómo se la arreglan algunas mujeres, que tienen tanta disposición y desenvoltura para presentarse en público y arengar a las multitudes para que derriben casi todo lo existente –me decía mi amiga Luisa muy entusiasmada.

–Cada cual viene a este mundo con su gracia particular.

–No digas eso, mujer, no digas eso, que algunas vienen, como yo por ejemplo, que no servimos más que para echar chiquillos al mundo y emplear todo nuestro tiempo en las ocupaciones más vulgares, como amamantar a los pequeñuelos y estar siempre con las manos en el agua lavando pañales y haciéndoles papilla cuando son más grandecitos. Seguir leyendo “Las grandes sacerdotisas”

Videncias y comunicaciones

amaliaSiguiendo nuestra costumbre de publicar todo lo bueno que sabemos respecto a Espiritismo, extractaremos una extensa carta que hemos recibido, dándonos cuenta de nuevas videncias y comunicaciones obtenidas por el médium, del que ya nos hemos ocupado en nuestro artículo “Protección espiritual”.

Como la vida terrena es una serie de penalidades, conviene muchísimo leer y meditar las comunicaciones ultraterrenas que nos impulsan a la resignación y a la esperanza. Hay tanto que sufrir… que nos es muy necesario saber esperar, confiando en la misericordia de Dios y en el gigante esfuerzo de nuestra inquebrantable voluntad. Nuestro hermano nos habla en su carta de varias videncias en las cuales el médium no sólo ve figuras hermosísimas de Espíritus luminosos, cuya contemplación transporta al médium a otras regiones, sino que llegan hasta él palabras dulcísimas que le hacen comprender que, tras de la Tierra, hay otra vida de amor y de progreso indefinido. Seguir leyendo “Videncias y comunicaciones”

Ya era tiempo

amaliaVerdaderamente ya era hora de que se le quitase a la creencia religiosa, la camisa de fuerza que le habían puesto las absurdas exigencias sociales, imponiendo una misma religión a todos los individuos, lo mismo al sabio que al ignorante; y el sentimiento religioso es tan espontáneo como el amor: se ha de sentir, y ha de ir uno a buscar la imagen que le inspire adoración, el credo cuyas palabras consigan llevar la convicción a nuestra mente. Es inútil que se lleve al niño al templo y se le diga: póstrate y ora; si el Espíritu de aquel niño no está predispuesto para el formalismo de las religiones, nada sentirá; y decimos esto, porque lo sabemos por experiencia. Seguir leyendo “Ya era tiempo”

Yo no soy la casa

amaliaHablando una tarde con una amiga del corazón, nos dijo esta lo siguiente:

-Si vieras, ¡cuántas veces en Cuenca me acuerdo de ti!

-Lo creo, pues se que me quieres y el cariño recuerda siempre.

-Que mi afecto hacia ti evoca tu imagen en mi mente eso no hay que decirlo, por sabido se calla, pero es que te recuerda precisamente en los momentos que visito a algún desgraciado o hablo con un niño, pues se que te interesan los primeros y el estudio que haces con los segundos y justamente hace algún tiempo que veo con mucha frecuencia a una niña que indudablemente guarda una gran historia. Seguir leyendo “Yo no soy la casa”

Todo se paga

amaliaHace treinta años que conocí a Carlos y a Luisa; él era un joven pálido, enfermizo, de mirada dulce y melancólica; ella era casi una niña, aún no sabía llevar el vestido largo; parecía el símbolo de la modestia y de la humildad, y lo miraba fijamente al elegido de su corazón; me parece que aún los veo, ella sentada en un antiguo sofá y él sentado en una silla apoyado en el respaldo del canapé, es decir, en un brazo del mismo. El la miraba fijamente, y ella con la cabeza inclinada y los ojos medio cerrados, parecía que estaba magnetizada; ni uno ni otro pronunciaba una palabra, pues cuando habla el corazón no hay intérpretes para ese lenguaje divino. Seguir leyendo “Todo se paga”

Navegación de entradas

1 2 3 16 17 18 19
Volver arriba