Evolucionando siempre

¿Progresa el Espíritu en estado errante?

– Puede mejorar mucho, pero siempre según sea su voluntad y su deseo. Pero es en la existencia corpórea donde pone en práctica las nuevas ideas que ha adquirido.

Pregunta 230

Frecuentemente nos deparamos con la palabra “erraticidad”, en las obras básicas de la Doctrina Espirita, definiendo el estadio que el Espíritu hace en el Más allá, entre dos encarnaciones. Seguir leyendo “Evolucionando siempre”

Camino de luz

Para cualquier estación de mejoría y progreso, perfeccionamiento y elevación, el trabajo en el bien será siempre el camino de luz.

Si te dices inexperto, hallarás en el trabajo la precisa madurez.

Si te declaras en condiciones de flaqueza es la escuela que te hará fuerte, ante las exigencias edificantes de la vida.

Si te afirmas sin méritos, el trabajo es la vía de acceso hacia ellos.

Si inhibiciones o angustias te cercenan las manifestaciones, es el proceso más rápido de extinguirlas. Seguir leyendo “Camino de luz”

Cristo en casa

Contraponiéndose a la ola creciente de la locura que irrumpe avasalladora en todas partes y domina penetrando los hogares y destrozándolos, el Evangelio de Jesús, hoy como en el pasado, abre larga franja para la esperanza, facultando la visión de un futuro prometedor donde los inquietos del corazón no tendrán la oportunidad de prosperar.

Al lado de la lascivia y del moderno comercio del erotismo, que consumen las más elevadas aspiraciones humanas en la industria de la depravación, las semillas luminosas de la Buena Nueva, plantadas en el interior del conjunto familiar, se extienden en embriones de amor que enriquecen a los espíritus de paz, recuperando a los hombres portadores de las enfermedades espirituales de largo curso y medicándolos con las dádivas de la salud. Mientras campea la caza enloquecida a los estupefacientes y barbitúricos, a los narcóticos y a los excesos del sexo en perturbación, el mensaje del Reino de Dios cada semana, en la familia, representa un medicamento valioso que consigue recomponer de las perturbaciones psíquicas de aquellos que están anestesiados, bajo el yugo de fuerzas ultrices y vengadoras de existencias pasadas. Seguir leyendo “Cristo en casa”

La muerte del justo

Enseguida de la primera evocación del Sr. Sanson, hecha en la sociedad de París, un espíritu dio, bajo este título, la comunicación siguiente:

“La muerte del hombre de quien os ocupáis en este momento, ha sido la del justo. Como el día sucede naturalmente al alba, la vida espiritual ha sucedido para él a la vida terrestre, sin sacudidas, sin amargura, y su último suspiro se ha exhalado en un himno de reconocimiento y de amor…  ¡Cuán pocos atraviesan así este rudo pasaje!, ¡Cuán pocos después de la embriaguez y las esperanzas perdidas de la vida, consiguen la paz del ritmo, armonioso de las esferas!.  Seguir leyendo “La muerte del justo”

Fiesta de Indio

¿Conservan los Espíritus algunas de las pasiones humanas?

– Los Espíritus elevados, al perder su envoltura, sólo conservan las pasiones del bien. Pero los Espíritus inferiores continúan con las malas. De lo contrario pertenecerían a la primera jerarquía.

Pregunta 228

¿Existen buenas pasiones?

¿Puede ser bueno un sentimiento elevado con alto grado de intensidad, sobreponiéndose a la razón? ¿Algo que priva nuestra capacidad de evaluación y el control de nuestras emociones? Seguir leyendo “Fiesta de Indio”

Estudio y trabajo

“Espíritas, amaos; este es el primer mandamiento. Instruíos, este es el segundo…”

La Espiritualidad Superior viene insistiendo, a través de consecutivos mensajes, sobre la necesidad del estudio y del trabajo, en las columnas renovadoras del Espiritismo.

Amor e instrucción han sido, en verdad, la palabra de orden de los Mensajeros del Cristo. Los trabajadores encarnados, identificándose con el pensamiento y la orientación de quienes los acompañan desde lo Más Alto, en la sorprendente e irresistible marcha de la Doctrina, se sienten naturalmente, con el deber de secundarles la recomendación. Seguir leyendo “Estudio y trabajo”

La levadura de los fariseos

49. – Y pasando sus discípulos a la otra ribera, se olvidaron de llevar consigo los panes. – Jesús les dijo: Tened cuidado de guardaros de la levadura de los fariseos y de los saduceos. – Más ellos pensaban y decían entre sí: es porque no trajimos pan. Pero Jesús conociéndoles dijo: Hombres de poca fe, ¿por qué conversáis entre vosotros que no tenéis pan? ¿No comprendéis aún, ni os acordáis que cinco panes bastaron para cinco mil hombres y cuántas cestas recogisteis? – ¿Cómo es que no comprendéis que no era de pan que os hablaba, cuando os dije que os guardaseis de la levadura de los fariseos y de los saduceos? Entonces, ellos comprendieron que no había dicho que se guardasen de la levadura que se coloca en el pan, sino de la doctrina de los fariseos y de los saduceos. (San Mateo, Cap. XVI, v. del 5 al 12). Seguir leyendo “La levadura de los fariseos”

Días de desafíos

¿Quién de nosotros no desearía que la existencia trascurriera a semejanza de un río calmo, donde la barca de nuestra vida navegara por aguas tranquilas y serenas?

Todos tenemos el deseo de que, en la vida, los embates no surjan, las dificultades no se presenten y los dolores no ocupen espacio en nuestro caminar. Sin embargo, vivir es mucho más que ver el pasar de los días, o esperar la vejez llegar, y la muerte cerrar la vida del cuerpo físico. Seguir leyendo “Días de desafíos”

Espiritismo en el hogar

“Dios permite que, en las familias, ocurran esas encarnaciones de Espíritus antipáticos o extraños, con el doble objetivo de servir de prueba para unos y, para otros, de medio de progreso.”

Evangelio Según el Espiritismo, Capítulo 4º — Ítem 18.

Todos sabemos valorar el beneficio de un vaso de agua fría o de una ampolla de inyectable tranquilizante, ofrecidos en un momento de gran aflicción.

Reconocemos la bendición del alfabeto que nos enseña las bellezas del conocimiento universal y, bendecimos quien nos lo imprimió en el interior de nuestra mente. Seguir leyendo “Espiritismo en el hogar”

Pocas plazas en la escuela

¿Reencarna el alma de inmediato, después de su separación del cuerpo?

– A veces inmediatamente, pero casi siempre después de intervalos más o menos largos.(…)

Pregunta 223

El viejito era reencarnacionista convencido, pero eso no el animaba mucho.

– Tengo noventa y cuatro años. Me preocupa saber que mis padres desencarnaron hace cuarenta y cinco años. Tres decenios pasaron desde que mi esposa se fue. Cerca de medio siglo marca el fallecimiento de un hijo adolescente. Seguir leyendo “Pocas plazas en la escuela”

Navegación de entradas

1 2 3 16 17 18 19 20 21 22 452 453 454
Volver arriba