El mundo

amaliadsCuando yo deje, ¡oh, Mundo!, tu valle de amargura…
no puedo reclamarte recuerdos de dolor.
Si de ti a mí no existe un lazo de ternura,
¿por qué pedirte amor?

La gran familia humana, se encuentra dividida,
aunque ligarla debe afecto universal;
pero la indiferencia, domina en nuestra vida,
¡Qué germen tan fatal!

Por eso no te pido, ¡oh, Mundo!, de mis pesares,
de tierna simpatía, profunda compasión.
¿Qué pueden importarte la lucha los azares
que sufre un corazón…?

Leer másEl mundo

Un recuerdo

AmaliaAnte la estatua de Carlos I de España y V de Alemania»
¡Cuánto anhelaba contemplar tu frente;
porque en mi pensamiento te veía
con tu gentil y altivo continente,
con tu pujante y noble bizarría,
luchando en la llanura, en la montaña,
envuelto en fuego, en sangre y humo denso;
derramando una luz viva y extraña
¡de tu inmensa ambición el foco inmenso!
Cuál te vio mi entusiasta fantasía
tu imagen encontré noble y severa,
diciendo de tus ojos la osadía:

Leer másUn recuerdo

Plegaria a Dios

amalia-domingo-soler-399¡Vivir sin luz! ¡Sin contemplar del cielo
sus celajes y tintas purpurinas…!
¡Sin ver las aves en su raudo vuelo,
ni los rayos del sol en las colinas!
¡Ni esos prados cubiertos de verdura,
que esmaltan bellas y aromadas flores!
¡Vivir sin contemplar de la natura
los encantos, las galas y colores…!
¿Es expiación tal vez? ¿Es anatema
que el destino dejó sobre mi frente?
¿Por qué este llanto, que mis ojos quema…?
¿Qué culpa he cometido, Dios clemente…?

Leer másPlegaria a Dios

Dialogo

hablarANTONIO. ¿A dónde vas tan temprano?

PILAR. Porque me ha dicho el vicario
que a la Virgen del Rosario
le han descompuesto una mano:
que tiene el Niño perdido,
que hay en la Iglesia de arriba,
el vestido hecho una criba,
por los ratones raído.
Y como soy camarera
de la Virgen y del Niño,
quiere que de mi cariño
les dé una prueba sincera.

Leer másDialogo

Meditación

Amalia¡Hermosa Juventud! ¡Luz y armonía!
¡Destello celestial!
¿Por qué tan breves son tus dulces horas?
¿Por qué te vas?
¿Por qué tus sueños de ilusión y amores, los viene a disipar el desencanto de la edad madura?
¡¡¡Qué triste edad!!!
¿Por qué tus goces pasan como el humo?
¿Por qué la humanidad corre en pos de un fantasma que se llama felicidad?

No conocen que es vana su porfía; pues, ¿cómo han de encontrar en lontananza el bien que ellos soñaron, si lo dejan atrás? Gloria, honores, renombre de la posteridad…, ¡ay!, no son más que amargas irrisiones de la felicidad.

Leer másMeditación

Salvador Selles

salvador sellesDice un adagio vulgar que la Catedral no necesita adornos, y en verdad que el refranejo encierra gran enseñanza; porque, indudablemente, a todo aquello que es grande, le basta su propia grandeza para figurar en primera línea, sea en el orden que fuere. Por amistoso encargo tengo que ocuparme del primer poeta del Espiritismo en España, de Salvador Selles, y a la verdad que me encuentro perpleja por no saber qué decir.

Por mucho que digamos del Sol, que fecundiza la tierra, que da vida y calor a todo cuanto existe, que sin sus rayos viviríamos sin vivir, que sin su benéfica influencia este mundo sería un tenebroso abismo, ¿diremos nunca bastante para pintar su maravillosa grandeza y su espléndida hermosura? No, seguramente; cuanto digamos será pálido, insuficiente, un montón de palabras más o menos bonitas.

Leer másSalvador Selles

Historia de un presidiario

amaliadsYo quisiera, hijos míos, procuraros toda la luz que necesitan vuestras inteligencias para que podáis dar en la actual existencia un paso agigantado en el camino de vuestra vida hacia la perfección infinita que tanto anheláis.

Me he propuesto, desde el espacio, contaros historias reales de la vida, para que, deleitándoos, su lectura no os canse y sepáis encontrar en ellas el verdadero sentido, el fondo íntimo, que manifiestan estas mis narraciones de ultratumba. Leedme, pues, en espíritu, y dejad la letra. Y, como me he propuesto, repito, ser vuestra Madre y Maestra, cariñosamente unas veces, enérgica otras, trataré de inculcaros, en mis historietas, las ideas de amor y enseñanza, que son la base eterna del progreso del espíritu. Empiezo:

Leer másHistoria de un presidiario