Velatorio ideal

Comparecimos, cierta vez, al velatorio de un compañero de Doctrina. Los familiares, espiritas también, perfectamente conscientes de los problemas relacionados con el desligamiento, le ofrecieron un inestimable apoyo y edificante ejemplo de equilibrio y compostura que sensibilizó a mucha gente. 

No había ningún aparato fúnebre. Solo flores, muchas flores y música suave, convidando a la meditación. Viuda e hijos recibían las condolencias con serenidad, vertiendo lágrimas discretas, amenizando el trance de amargura con una perfecta conformación a los Designios Divinos. Se pedía silencio y oración. Por dos o tres veces, en el pasar de las horas, eran leídos, en voz pausada, textos espiritas relacionado con la muerte, destacando a los presentes de sus responsabilidades delante de alguien que, en las puertas de la Vida Espiritual, ave presto a dejar la jaula que lo aprisiona, tiene las alas aun frágiles y comprensibles inhibiciones, problemas que pueden ser agravados o minimizados por los presentes.

Leer másVelatorio ideal

El poeta

Es un destello sagrado
de un gran Ser Omnipotente,
y si ese mundo ha brillado
es porque luz le ha prestado
el esplendor de su frente.

Él como padre amoroso
olvida la ingratitud,
y siempre noble y grandioso
muestra al hombre vanidoso
el germen de la virtud.

Va aliviando el padecer
en su azarosa misión,
porque es el poeta un ser,
que al mundo le da placer
llorando su decepción.

Leer másEl poeta

Objetos de estudio

343. Cuando evocamos a nuestros parientes y amigos, y a algunos personajes célebres para comparar sus opiniones de ultratumba con las que tenían cuando vivían, se halla uno en un estado embarazoso para continuar la conversación sin que se caiga en las ligerezas y en las fruslerías. Muchas personas creen también, que El libro de los Espíritus ha agotado la serie de preguntas de moral y de filosofía; esto es un error; por esto puede ser útil indicar el manantial de donde pueden sacarse motivos de estudio, por decirlo así, ilimitados.

344. Si la evocación de los hombres ilustrados, de los Espíritus superiores, es eminentemente útil para la enseñanza que nos dan, la de los Espíritus vulgares no lo es menos, bien que sean incapaces de resolver las cuestiones de alta importancia; por su inferioridad se pintan ellos mismos, y cuanto menos es la distancia que nos separa, más relaciones encontramos con nuestra propia situación, sin contar que muchas veces nos ofrecen rasgos característicos de la más alta importancia, como lo hemos explicado antes, (número 281), hablando de la utilidad de las evocaciones particulares.

Leer másObjetos de estudio

Ella pasa

Ella pasa y el consuelo se irradia
cual la brisa de esencia misteriosa,
la esperanza aparece con la rosa
en el espino de la sombra y de la agonía…

Ella pasa y un susurro de alegría
sube en oración en la noche tenebrosa,
trae en torno sublime nebulosa,
¡Donde la vida celeste principia!

Ella pasa y nadie sabe su creencia,
es tan solo Caridad… Luz suspensa
¡Sobre los dolores la lágrima descierra!

Leer másElla pasa

Dios nuestro Padre

Honrar a nuestro padre es honrar también a Dios. Nuestro Padre de Infinita Bondad.

En el instituto doméstico, los hijos maduros en la experiencia honorifican a los padres, a través de las obligaciones ejecutadas en el hogar.

En la residencia planetaria, los hijos de Dios, edificados en la comprensión de Sus Leyes, dignifican al Todo-Misericordioso por intermedio de los deberes rectamente cumplidos, delante de la humanidad en los caminos del mundo.

Amamos a Dios en la persona del prójimo.

Leer másDios nuestro Padre

El oro y el talento

En el sagrado templo del destino
el oro y el talento se encontraron,
y parándose un rato en su camino
con arrogante audacia se miraron.

¿A dónde vas cansado peregrino?
Los labios mofadores pronunciaron
del oro seductor: ¿vas tras la gloria
esa vana creación de la memoria?

Me inspiras compasión siempre anhelando,
siempre corriendo en pos de la esperanza;
siempre consuelo a tu dolor buscando,
y siempre padecer tu vista alcanza

Leer másEl oro y el talento

Desobsesión

El amigo menos feliz de la Espiritualidad, al cual tantas veces grabamos con el peyorativo de “obsesor”, es siempre un afecto que se transformó en la retaguardia, metamorfoseando amor en odio y simpatía en desacuerdo.

Es siempre la criatura que unimos al distrito espiritual de nuestros propios intereses y esperanzas.

No se transformará en definitiva por fuerza de palabras que podamos pronunciar, y ni se anestesiará al contacto con promesas que vayamos a formular.

Es siempre la criatura que nos observará, en cuanto a las ideas y planes de mejoría y elevación que anunciamos.

Leer másDesobsesión

Velatorio

Cuando comparecemos aun velatorio cumplimos un sagrado deber de solidaridad, ofreciendo bienestar a la familia.

Infelizmente, tendemos a hacerlo por la mitad, con la presencia física, ignorando lo que podríamos definir por compostura espiritual, expandiéndose en el respeto por al ambiente y en el empeño de ayudar al muerto.

Superada la larga fase de los dolientes, en que obligatoriamente la presencia de la muerte era encarada como algo terrible inspirando compulsorios sentimientos de dolor, con la participación de lágrimas abundantes, fuimos a parar en el extremo opuesto en que, excluidos los familiares, los espectadores parecen estar en una oportuna reunión social, donde viejos amigos se reencuentran, con el anhelo de “poner la conversación al día”. Se cuentan chistes, se habla de fútbol, política, sexo, modas…

Leer másVelatorio