Plegaria a Dios

¡Vivir sin luz!, sin contemplar del cielo
sus celajes y tintas purpurinas,
sin ver las aves en su raudo vuelo,
¡ni los rayos de sol en las colinas!
Ni esos prados cubiertos de verdura,
¡Que esmaltan bellas y aromadas flores!
¡Vivir sin contemplar de la natura
los encantos, las galas y colores!

¿Es la expiación tal vez? ¿Es anatema
que el destino dejó sobre mi frente?
¿Por qué este llanto, que mis ojos quema?
¿Qué culpa he cometido, Dios clemente?
Dos amores llenaron mi existencia:
En los primeros años de mi vida
adoré del Señor la omnipotencia,
y amé a mi madre por mi mal perdida.

Leer másPlegaria a Dios

Respuestas de los espíritus a algunas preguntas

Preg. – ¿Cómo pueden los Espíritus obrar sobre la materia? Esto parece contrario a todas las ideas que nos hacemos de la naturaleza de los Espíritus.

Resp. – «Según vosotros, el Espíritu no es nada; esto es un error; nosotros ya hemos dicho que el Espíritu es algo, y es por eso que puede obrar por sí mismo; pero vuestro mundo es demasiado grosero para que pueda hacerlo sin intermediario, es decir, sin el lazo que une el Espíritu a la materia.»

Nota – El lazo que une el Espíritu a la materia, si no es inmaterial, es por lo menos impalpable; esta respuesta no resolvería la cuestión si no tuviésemos el ejemplo de fuerzas igualmente imponderables que obran sobre la materia: es así que el pensamiento es la causa primera de todos nuestros movimientos voluntarios y que la electricidad derriba, levanta y transporta masas inertes. De lo que no se conoce el móvil, sería ilógico concluir que éste no existe. Por lo tanto, el Espíritu puede tener palancas que nos son desconocidas; la Naturaleza nos prueba todos los días que su fuerza no se detiene ante el testimonio de los sentidos. En los fenómenos espíritas, la causa inmediata es indiscutiblemente un agente físico, pero la causa primera es una inteligencia que obra sobre este agente, como nuestro pensamiento obra sobre nuestros miembros. Cuando queremos golpear, es nuestro brazo que obra, no es el pensamiento el que golpea: éste es quien dirige al brazo.

Leer másRespuestas de los espíritus a algunas preguntas

Relación e influencia del espíritu de verdad en el Espiritismo

La relación e influencia del Espíritu de Verdad con el Espiritismo ocurrió inicialmente por intermedio de Hippolyte Léon Denisard Rivail y los primeros médiums e investigadores de los fenómenos de la comunicación de los Espíritus con los encarnados. Esa relación e influencia es evidenciada en los registros de Allan Kardec en la totalidad de su obra y, más específicamente en Obras Póstumas y la Revista Espírita. En el tópico que trata sobre Mi Guía Espiritual, en Obras Póstumas, el codificador registró: La protección de ese Espíritu, cuya superioridad yo estaba lejos de imaginar en ese momento, nunca me faltó. Su solicitud y la de los Espíritus buenos que se hallan bajo sus órdenes, se manifestó en todas las circunstancias de mi vida…

Esa interacción, entre el entonces profesor Hippolyte Léon Denizad Rivail y su guía, empezó de forma espontánea cuando él escribía un texto y empezó a escuchar ruidos, golpes en la habitación sin que pudiera encontrar la causa, ni con el auxilio de Amelie Boudet, su esposa, que llegó más tarde y también escuchó los sonidos raros. El propio Espíritu le informa que hacia el barullo porque no le gustaba lo que estaba escribiendo y que tendría que corregir y perfeccionar el texto antes de su publicación. Se sorprende el profesor, pues no tenía intenciones iniciales de publicar nada.

Leer másRelación e influencia del espíritu de verdad en el Espiritismo

De otro mundo Celestial

¡De otro mundo! gran problema
que busca la humanidad;
sol que nuestra frente quema
misericordia suprema
de infinita voluntad.

¡Otro mundo! gran misterio
que el ser material negó;
diciendo que este hemisferio
por límite un cementerio
fue todo lo que encontró

En tanto que el cristianismo
esperó en la eternidad;
y el grandioso Espiritismo
miró en la tierra el abismo
donde gime la humanidad..

Leer másDe otro mundo Celestial

Jesús en el Evangelio

El Espiritismo presenta a Jesús como el tipo más perfecto que Dios ha ofrecido al ser humano para que le sirviera de guía y de modelo. En el libro Camino de la luz, el Espíritu Emmanuel nos explica que Jesús forma parte de una comunidad de Espíritus puros que dirigen la vida y los fenómenos de todas las colectividades planetarias. Para que Jesús, un ser de tan sublime jerarquía espiritual, pudiera estar físicamente en la Tierra fue imprescindible que se adaptara, cumpliera y se sometiera a todas las leyes físicas que regulan la materia, en una gradual operación de reducción vibratoria, que le permitiera ajustar su psiquismo tan elevado al restrictivo metabolismo biológico de un simple cuerpo carnal, cuya naturaleza, siendo exactamente la misma que la de cualquier otro ser humano, estaría, inevitablemente, sujeta a reacciones distintas debido a las cualidades tan superiores del Espíritu allí encarnado, cuestión que se mostró a la largo de su vida física.

Leer másJesús en el Evangelio

Llamada

(…) Nosotros fuimos llamados por Jesús para tornar el mundo mejor.

No fue por acaso que en la última hora la voz del Divino Pastor llegó hasta nosotros. No nos encontramos en el mundo marcados apenas por los delitos y los errores pretéritos, somos los siervos del Señor en proceso de perfeccionamiento para servirlo mejor. Ni la jactancia de los presuntuosos, ni la subestima de los prefieren la acomodación.

Servir, hijos míos, con la instrumentalidad de la que dispongamos es nuestro deber. Observamos que la siembre crece, pero los trabajadores no se multiplican geométricamente como sería de desear, porque estamos aferrados a los hábitos enfermos, que en el momento de la evolución antropológica, nos sirvieron de base para la transformación del instinto en emoción edificante. La manera más segura de preservar los valores del Evangelio de Jesús en nosotros es a través de la vinculación mental con nuestro Conductor.

Leer másLlamada

Solución infeliz

El termino eutanasia, cuyo significado es “muerte feliz”, fue creado por el filósofo Francis Bacon. Él argumentaba que el médico tiene la responsabilidad de aliviar enfermedades y dolores, no solamente con la cura del mal, sino también proporcionando al enfermo una muerte calmada y fácil, si el problema es irreversible.

Aunque universalmente considerada homicidio, la eutanasia cuenta con la benevolencia de la justicia cuando es aplicada en pacientes terminales atormentados por dolores y aflicciones. Son rarísimos los procesos contra personas involucradas en ese crimen.

En algunos países se piensa en considerarla un simple acto médico con el consentimiento del propio enfermo o de familiares, en el piadoso propósito de abreviar sus padecimientos.

Leer másSolución infeliz

Los trabajadores de la última hora

Muchos, si no todos, conocemos la parábola de los trabajadores de la última hora. En ella el Maestro nos cuenta que un padre de familia salió muy de mañana a buscar trabajadores para su viña y concertó con ellos el sueldo de un denario por el día de trabajo. Salió otra vez unas horas más tarde y volvió contratar trabajadores por el mismo sueldo. Finalmente, casi ya al final de la jornada, contrató algunos trabajadores que le dijeron que nadie les había dado trabajo. También a estos los mandó a su viña a trabajar, pese a que quedaba no más que una hora para finalizar la jornada. Como todas las parábolas que nos dejó Jesús, también esta, sobre los trabajadores de la última hora, nos convocan a desarrollar una mirada nueva sobre los hechos de la vida.

Nos invita el Maestro a reconsiderar nuestras posturas, sopesar nuestros valores  desarrollar concepciones renovadas ante situaciones que tal vez nos parecen obvias, pero no lo son, sí asumimos el prisma de la justicia divina o la inmortalidad del alma.

Leer másLos trabajadores de la última hora