En el trabajo

andreSiempre que se encuentre en condiciones físicas saludables, dedicarse al ejercicio constante de una profesión noble y digna.

El engrandecimiento de la vida exige el tributo individual del trabajo.

Situar en posiciones distintas las propias tareas frente a la familia y a la profesión, a la Doctrina que abraza y a la colectividad a la que debe servir, atendiendo todas las obligaciones con el necesario equilibrio.

El deber, lealmente cumplido, mantiene la salud de la conciencia.

Leer másEn el trabajo

De viaje

andre_luiz_espirituDistribuir, durante el lapso de su viaje, exhortaciones de alegría y esperanza entre quienes compartiesen su itinerario. El verdadero espírita jamás pierde oportunidad de hacer el bien.

Tratar generosamente a los compañeros de trayecto. La calidad de la fe que nos alienta se trasparenta en toda acción.

Ceder, dentro de las posibilidades naturales, las mejores ubicaciones entre el pasaje a las personas más necesitadas. Un gesto simple define a una causa.

Sin olvidar los propios objetivos, prever, por medio de un estudio juicioso y detallado, los tropiezos y las metas del viaje. La previsión exige vigilancia.

Leer másDe viaje

En la vía publica

andreluzDemostrar, con ejemplos, que el espírita es cristiano en cualquier lugar. La viña del Señor es el mundo entero.

Colaborar en la higiene de los lugares públicos, no tirando desperdicios en las calzadas y en las veredas. Las personas de buenas costumbres se revelan en los menores actos.

Respetar los derechos ajenos, usando cordialidad y gentileza con todo transeúnte, sea él quien fuere. El culto de la caridad no exige circunstancias especiales.

Leer másEn la vía publica

En el hogar

andre_luiz_espirituComenzar en la intimidad del templo hogareño la ejemplificación de los principios que abrazara con sinceridad y firmeza, uniformando los procedimientos dentro y fuera de él.

Fe espírita en el ámbito de la familia, fuente del Espiritismo en el campo
social. Reprimir todo impulso de cólera o de violencia, amoldándose al Evangelio y logrando, así, la armonía en sí mismo frente a los demás.

La humildad construye para la vida eterna. Proporcionar a los niños los fundamentos de una educación sólida y bien orientada, sin infundirles temores o fantasías, comenzando por darles nombres simples y naturales, evitando la pompa de nombres célebres, susceptibles de crearles embarazos en el futuro.

Leer másEn el hogar