Un viejo carpintero

carpinteroUn viejo carpintero estaba a punto de jubilarse. Llegó junto a su jefe y le informó la decisión. Los años pesaban mucho y él deseaba una vida más tranquila. Quería descansar un poco, estar más con su familia, no preocuparse más con horarios y rígidas disciplinas que su labor le imponía. Como era un excelente empleado, su jefe se entristeció. Perdería un inestimable colaborador. Pero antes de dejar su puesto de tantos años, como última tarea, el jefe le pidió que construyera una casa, la última. Era un favor especial que le pedía. El carpintero consintió.

A medida que las paredes iban siendo levantadas, las habitaciones delineadas, la terminación concluyéndose, se podía notar a distancia que los pensamientos y el corazón del servidor no estaban allí. Él no puso empeño en su trabajo. No se preocupó en la selección de la materia prima, de tal forma que las puertas, ventanas y el techo presentaban serios defectos. Como tampoco tuvo cuidado con la mano de obra, la casa quedó con un aspecto lamentable. Fue una manera muy desagradable de cerrar su carrera. La sorpresa mayor fue cuando el jefe vino a inspeccionar la obra terminada. Miró y no pareció satisfecho con lo que veía. Ese no era un trabajo de su mejor carpintero. Asimismo, tomó las llaves de la casa y se las entregó al carpintero. Seguir leyendo “Un viejo carpintero”

Un violinista en el metro

Joshua BellUn hombre se sentó en una estación del metro en Washington y comenzó a tocar el violín, en una fría mañana de enero. Durante los siguientes 45 minutos, interpretó seis obras de Bach. Durante el mismo tiempo, se calcula que pasaron por esa estación algo más de mil personas, casi todas camino a sus trabajos. Transcurrieron tres minutos hasta que alguien se detuvo ante el músico.

Un hombre de mediana edad alteró por un segundo su paso y advirtió que había una persona tocando música. Un minuto más tarde, el violinista recibió su primera donación: una mujer arrojó un dólar en la lata y continuó su marcha. Algunos minutos más tarde, alguien se apoyó contra la pared a escuchar, pero enseguida miró su reloj y retomó su camino. Seguir leyendo “Un violinista en el metro”

Valores

feliz¿Cómo han sido sus actitudes en el transcurrir de los días? Si nos ponemos a analizar con seriedad llegaremos a la conclusión de que muchas veces no nos portamos como nos gustaría. Basta que prestemos atención en nuestros actos para que lleguemos a dicha conclusión. Normalmente, nos levantamos, higienizamos nuestro cuerpo, nos alimentamos, cuando lo hacemos, nos vestimos y salimos para el trabajo, o nos quedamos en casa involucrados con las tareas domésticas.

Delante del nuevo día que Dios nos concede, ¿recordamos de agradecérselo? Obsequiados con la oportunidad de convivir con la familia y amigos, ¿somos reconocidos al padre creador? ¿Recordamos de agradecer por el trabajo que nos da el alimento? Seguir leyendo “Valores”

Valorice su día

felizCada día corresponde a una nueva página escrita en el libro de su vida, donde usted deberá escribir las mejores memorias. Así, cuando se despierte, dirija al Infinito su oración. Agradezca por la noche superada y ruegue al Padre del Cielo las indispensables bendiciones el período que empieza. Eleve las vibraciones del alma y entréguese al Señor, totalmente. Levántese y alégrese con la oportunidad de mantener su cuerpo físico para las empresas del progreso. Busque ocuparse con algo noble, algo que dignifique su existencia en la Tierra. Ante los trastornos y contratiempos, que surgen en los caminos de todos, invariablemente, no se deje conducir por la irritación por el desgaste y por el resentimiento, y trate de entender que nada le ocurre sin que tenga un sentido útil para su crecimiento general. Seguir leyendo “Valorice su día”

Veintiséis maneras de identificar un mensaje proveniente de un buen Espíritu

FantasmaSea usted espírita o no, probablemente, ya se habrá visto en alguna situación determinada en la que alguien le trasmitió algún “mensaje”, recibido por algún médium, adivino o “sensitivo”, en el que usted era el destinatario principal. Es muy probable, también, que usted conozca a personas que andan por allí consultando y recibiendo instrucciones de espíritus, con la intención de obtener soluciones rápidas a sus problemas o aflicciones. También es posible que exista aquel vecino suyo que “recibe” tal o cual entidad y “trabaja” en su propia casa. Pues bien, seguramente debe haberse quedado con la duda, sin saber discernir el contenido de esos mensajes.¿Habría provenido de algún espíritu ? Y si así fuera …, por lo menos, ¿tendría ese espíritu una índole moral superior capaz de merecer su confianza ? Seguir leyendo “Veintiséis maneras de identificar un mensaje proveniente de un buen Espíritu”

Vida después de la muerte

trabajo_mediumnidad¿Hay vida después de la muerte? Las investigaciones científicas indican que si, y las religiones también afirman que, de alguna forma, la vida continua después de esta vida, aunque sea en estado latente, aguardando la resurrección de los muertos. Solo que ahí surge una cuestión de la más alta importancia: si todos tenemos que morir algún día, ¿cómo estaremos en ese más allá de la vida? ¿Sera que vamos a quedar almacenados en algún almacén celestial, aguardando el juicio final? ¿O quién sabe, postrados delante del trono divino, en adoración, para toda la eternidad? ¿O tal vez sentados a la vera de una nube tocando el harpa? ¿Sera que una naturaleza dinámica como es la del ser humano iría a soportar un estado de inactividad, inocuo y vacío, para toda la eternidad? Seguir leyendo “Vida después de la muerte”

Y Dios lloro

nostalgiaUna famosa periodista había entrevistado a los personajes más famosos del mundo, artistas, políticos, escritores, gobernantes, inventores e ingenieros. Le apasionaba la vida de aquellos que más habían influido en su comunidad o naciones y su pregunta más categórica era aquella que enfrentaba a estos personajes con sus propias obras.

Un día de camino a su oficina le dijo a su redactor que siempre había soñado con entrevistar al mismo Dios y hacerle la gran pregunta de su vida la cual estaría relacionada con su obra máxima: el hombre. De repente, se vio envuelta por una gran luz en medio de un torbellino:

– ¿Para, me dijo, así que quieres entrevistarme? Seguir leyendo “Y Dios lloro”

Yo sé

viajero“Conseguir la fe es alcanzar la posibilidad de no decir más: “yo creo, mas afirmando: “yo sé”, como todos los valores de la razón tocados por la luz del sentimiento”- Emmanuel.

Yo sé

Yo sé que Dios es todo poderoso
Único, Eterno, Justo y Bueno
y como Padre creó, siempre amoroso
al ser humano y le imprimió su don. Seguir leyendo “Yo sé”

Envidia

envidiosoVamos a hablar en este capítulo sobre una cosa muy común y cuyos efectos todos conocen: la envidia. La envidia es resultado de nuestra mezcla de pensamientos y del sentimiento mezquino de alguien que no se contenta con lo que posee y está deseando lo que no le pertenece.

¿Pero cómo combatir las cargas de energía negativa que el envidioso lanza sobre nosotros? Creando fuerzas positivas, magnetismo de elevado tenor. Cuando vibramos en una frecuencia de elevado tenor, estamos creando en torno de nosotros un aura capaz de defendernos, no solo de la envidia sino también de otros maleficios. Es una energía que generamos a través de nuestra vivencia fraterna y por el cultivo de los valores del optimismo, de la confianza, de la fe, y de todas aquellas virtudes que el Cristo enseño. Seguir leyendo “Envidia”

Orgullo

maloCasi todas las personas en la tierra tienen orgullo. Ese es un valor negativo que se instala en el alma como el cemento que asegura los tochos de la auto-afirmación. En verdad, es señal de inmadurez espiritual. Nosotros vivimos aquella fase de la evolución en que estamos construyéndonos como individuos.

Por eso sentimos tanta necesidad de destacarnos delante de los otros, como alguien que puede superarlos, o por lo menos, asemejarse a ellos. Pero, conforme vamos evolucionando comenzamos a comprender la futilidad de tales actitudes. Percibimos entonces, cuanto es más importante amar y, amando, no deseamos exhibir nuestras virtudes o adquisiciones como factores de comparación entre nosotros y el prójimo, mismo porque, si observamos la grandeza espiritual de aquellos que están encima de nosotros, acabamos sintiendo vergüenza de nuestra pobreza interior. Seguir leyendo “Orgullo”

La felicidad produce beneficios

barca-a-velaNo se puede pensar seriamente en estar vivo renunciando a la búsqueda de este camino hacia la armonía, la plenitud, la felicidad. Habrá que tomar esta decisión, y sé que no es sencillo hacerlo. Esto es lo que yo hice porque esto es lo que yo creo; ustedes pueden creer otra cosa.

La postura que tomemos hoy tal vez no sea definitiva, quizá mañana cambie. Hace diez años yo pensaba absolutamente otra cosa. Cualquiera sea la postura que ustedes tengan, es válida. Sólo pregunto por la posición tomada para que se pregunten si están siendo coherentes con ella. Si ser feliz es la búsqueda más importante que tengo en la vida, y la felicidad para mí consiste en estos momentos gloriosos, ¿qué hago yo perdiendo el tiempo, por ejemplo, leyendo este libro? Si yo decido que la felicidad es el mayor de mis desafíos, y decido que esta búsqueda tiene que ver con sensaciones nuevas, en realidad tendría que estar buscándolas, ¿qué hago entonces perdiendo el tiempo y ocupándome de otras cosas que me distraen de esta búsqueda? Seguir leyendo “La felicidad produce beneficios”

Los dos pedidos

ninos_21El niño aun no tenía diez años. Sus cabellos claros le cubrían la cabeza revuelta. Sus ojos tenían una expresión de viva curiosidad. Se aproximó a la madre y, sin ceremonias, le preguntó:

“¿mamá, qué quieres que sea cuando crezca?”

La madre dejó los quehaceres de lado y miró despacio al pequeño.

“¿Por qué esa pregunta, mi bien? – devolvió la pregunta al niño.

“Ah, ¡mamá!, dijo suspirando, “hoy, en la escuela, mi amigo me dijo que él va a ser médico porque su abuelo es médico y su padre también. Entonces, me quedé pensando en eso. ¿Qué quieres tú y papá que sea ? Seguir leyendo “Los dos pedidos”

El sentido y el propósito son esenciales

paulo-coelho-ayudarLa felicidad puede alcanzarse prácticamente bajo cualquier circunstancia, siempre y cuando creamos que nuestra vida tiene sentido y propósito. Fue también Viktor Frankl quien por primera vez puso el acento en este hecho fundamental.

Como prisionero del campo de concentración observó, de la manera más dura posible, que la gente necesita un propósito para mantener su voluntad de vivir, y lo aplicó sobre sí mismo cambiando muchas veces la mitad del poco pan que recibía por una sábana rota donde seguir con sus anotaciones sobre la investigación. Ése era su propósito, el mismo que —según él— lo mantuvo vivo. Seguir leyendo “El sentido y el propósito son esenciales”

Genética o filosofía de la vida

epigenéticaDe todas maneras, como puede confirmarlo cualquier padre y como cada vez más lo muestran los estudios científicos realizados, nacemos ya dotados de ciertos rasgos de personalidad, con determinadas características, que nos harán distintos de nuestros hermanos criados por los mismos padres en el mismo entorno. Así como la medicina clásica determinaba los cuatro temperamentos básicos y encontraba correlatos clínicos entre las enfermedades somáticas y los rasgos temperamentales, la psicogenética parece haber confirmado que algunos de nosotros hemos nacido con una personalidad predispuesta hacia el optimismo o la alegría y algunos con una personalidad predispuesta a la queja pesimista. (Lo que la ciencia no parece resolver es el gran enigma; ¿por qué estos dos tipos de personas se casan siempre con alguien del otro grupo?) Seguir leyendo “Genética o filosofía de la vida”

Navegación de entradas

1 2 3 10 11 12 13 14
Volver arriba