El espiritismo

kardecTened confianza en la bondad de Dios, y sed bastante clarividentes para comprender los preparativos de la nueva vida que él os destina.

No os será dado, es verdad, gozarla en esta existencia; pero, ¿no seréis más felices si no revivís más sobre este globo, de considerar lo alto de la obra que habéis comenzado y que se desarrollará bajo vuestros ojos?

Acorazaos de una fe firme y sin vacilación, contra los obstáculos que parecen que se levantan contra el edificio del cual ponéis los fundamentos. Las bases sobre las cuales él se apoya son sólidas: Cristo sentó la primera piedra.

Leer másEl espiritismo

Juana de Cusa

HumbertoEntre la multitud que invariablemente acompañaba a Jesús en las predicaciones del lago, se encontraba siempre una mujer de rara dedicación y noble carácter, de las más altamente colocadas en la sociedad de Cafarnaúm. Se trataba de Juana, consorte de Cusa, intendente de Antipas, en la ciudad donde se unían intereses vitales de comerciantes y pescadores.

Juana poseía verdadera fe; con todo, no consiguió escaparse de las amarguras domésticas, porque su compañero de luchas no aceptaba las claridades del Evangelio. Considerando sus íntimos sinsabores, la noble dama buscó al Mesías, en una ocasión en que él descansaba en casa de Simón, y le expuso la larga serie de sus contrariedades y padecimientos.

Leer másJuana de Cusa

Exhortación al Amor

bezerrademenezesTodos vosotros, que tenéis la honra de conocer el Evangelio de Jesús, parad por un momento y reflexionad. La vida tiene un sentido ético-moral de profundidad. El fenómeno vegetativo pertenece a la organización material.

Somos seres inmortales, incluso cuando la desencarnación posterga el momento de la llegada, anuncia que después vendrá más, y arrebatándonos para el país de la conciencia libre, ese ser angélico que es la muerte libertadora, hará que, en el examen de conciencia repasemos nuestros actos pasados en una maravillosa manifestación de recuerdos que nos darán la plenitud o el tormento.

¡Hijos del alma! Tenéis conocimiento de los valores de la vida.

Leer másExhortación al Amor

Aun la síntesis cronológica

haroldo_dutra“Desde ya, veo a los críticos consultando textos y combinando versículos para traer a la superficie los errores de nuestro sencillo intento. (…) y al pedantismo dogmático, o literario, de todos los tiempos, recorremos al propio Evangelio para repetir que, si la letra mata, el espíritu vivifica”. (1)

Atendiendo a la sugerencia de Simón Pedro, Bernabé convidó a Pablo para los trabajos prometedores en la Iglesia de Antioquia.

En el artículo anterior (publicado en enero, 2010, p 33-35), concluimos que, de la fecha de su conversión en Damasco hasta su llegada a Antioquia, transcurrieron seis largos años (primer trimestre del año 36 d.C, hasta el verano del año 42 d.C) en los cuales el Apóstol de los Gentiles consolidó las profundas transformaciones que el encuentro con Jesús le provocó.

Leer másAun la síntesis cronológica

Cruz y cruces

Cairbar_schutel«Jesús quedó en manos de los judíos y, cargando con la cruz, salió hacia el lugar llamado «Calvario», en hebreo Gólgota, donde lo crucificaron. Con él crucificaron a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. Pilatos, por su parte, escribió y puso sobre la cruz este rótulo: Jesús Nazareno, Rey de los judíos. (Juan, XIX, 17-19).

¡Cruz! ¡Madero infamante, que serviste de instrumento para el suplicio de mi Maestro! ¡Símbolo de torturas y desventuras, emblema de la malicia humana, invento satánico del odio y de la venganza, origen de todos los artefactos, de todas las máquinas, de todos los utensilios, de todas las rejas, de todos los hierros, lanza, puñal, cuchillo, que masacraron cuerpos y pisotearon almas, yo te maldigo, como la luz maldice las tinieblas, como la verdad maldice el error, como el amor maldice el mal!

Leer másCruz y cruces

¿Existe el mal?

EinsteinEl profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta. «¿Dios creó todo lo que existe?» Un estudiante contestó valiente: Sí, lo hizo.

«¿Dios creó todo?: Sí señor, respondió el joven. El profesor contestó, «Si Dios creó todo, entonces Dios hizo al mal, pues el mal existe, y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo».

El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe Cristiana era un mito. Otro estudiante levantó su mano y dijo: ¿Puedo hacer una pregunta, profesor?. Por supuesto, respondió el profesor.

Leer más¿Existe el mal?

Sectarismo

Emmanuel2“Pero si tenéis amarga envidia y sentimiento faccioso, en vuestro corazón, no os gloriéis ni mintáis contra la verdad.” – (Santiago, 3:14)

Toda escuela religiosa presenta valores inconfundibles para el hombre de buena voluntad. No obstante los abusos del sacerdocio, la explotación inferior del elemento humano y las fantasías del culto exterior, el corazón sincero se beneficiará ampliamente, en la fuente de la fe, iluminándose para encontrar la Ciencia Divina en sí mismo.

Pero, en todo instituto religioso, propiamente humano, hay que evitar un peligro – el sentimiento faccioso, que aplaza, indefinidamente, las más sublimes construcciones espirituales.

Leer másSectarismo

La fotografía y la telegrafía del pensamiento

allan_kardecLa acción fisiológica de individuo, con o sin contacto, es un hecho incontestable. Esta acción no puede evidentemente ejercerse más que por medio de un agente cuyo receptáculo es nuestro cuerpo y cuyos principales órganos de emisión y dirección son nuestros ojos y nuestros dedos. Este agente invisible es por fuerza un fluido. ¿Cuál es su naturaleza, cuál su esencia, cuales sus propiedades íntimas? ¿Es un fluido especial, o bien una modificación de la electricidad o de cualquier otro fluido conocido? ¿Es el fluido nervioso? ¿No es el que designamos hoy bajo el calificativo cósmico, cuando está esparcido por la atmósfera, y con el fluido periespiritual, cuando está individualizado? Esta cuestión es, pues, del todo secundaria.

Como la luz, la electricidad y el calórico, el fluido periespiritual es imponderable. En su estado normal, es invisible para nosotros, y sólo por sus efectos se revela; pero se hace visible en el estado de sonambulismo lúcido, y aun en el de vela para las personas dotadas de doble vista.

Leer másLa fotografía y la telegrafía del pensamiento