Viviremos siempre

corazonHijo, no humilles a los ignorantes y a los débiles. Todos somos viajeros de la vida eterna. De la cuna al túmulo atravesamos a penas un acto del inmenso drama de nuestra evolución hacia Dios. A veces, el Señor viste el traje pobre del operario humilde para conocer sus duras necesidades, y el operario humilde viste el suntuoso traje del Señor, para conocerle las duras obligaciones en la tarea administrativa.

Cuando un hombre menosprecia las oportunidades de tiempo y dinero que el Cielo le confía, vuelve al mundo en otro cuerpo, experimentando escasez de todo.

No escarnezcas al estropeado. Tu boca podrá cubrirse de cicatrices.

Leer másViviremos siempre

Clara de Asís: el coraje de una mujer apasionada

claraHace 800 años, en la noche del 19 de marzo de 1221, el día siguiente al Domingo de Ramos, Clara de Asís, toda ataviada, huyó de casa para unirse al grupo de Francisco de Asís en la capillita de la Porciúncula, que todavía hoy existe. Por eso, las clarisas de todo el mundo y toda la familia franciscana celebran esta fecha, que conmemora la fundación de la Orden de Santa Clara, hoy extendida por el mundo.

Clara, junto con Francisco –nunca debemos olvidarlo, pues se habían prometido, en su puro amor, que «nunca más se separarían», según la hermosa leyenda de la época–, representa una de las figuras femeninas más luminosas de la cristiandad. Por ello, es bueno recordarla siempre como ejemplo para muchas mujeres. Por causa de ella, hay millones de Claras y María Claras en el mundo.

Leer másClara de Asís: el coraje de una mujer apasionada

No condenes

pastorinoNo condenes a los que se destacan en la política o en la administración pública.

No digas que tú en su lugar lo harías mucho mejor.

Hasta que no ponemos nuestras fuerzas a prueba, no tenemos la certeza de lo que somos capaces.

Si tú estuvieras en el lugar de ellos, tal vez lo harías mucho peor.

Trata de disculpar, porque no conocemos las circunstancias en que se encuentran aquellos que tienen sobre sus hombros el enorme peso de la responsabilidad pública.

Leer másNo condenes