El limosnero

burrodecarga4Hubo una vez un limosnero que estaba tendido a un lado de la calle. Vio a lo lejos venir al rey con su corona y capa. “Le voy a pedir algo, de seguro me dará bastante” pensó el limosnero y cuando el rey pasó cerca le dijo: “Su majestad, ¿me podría por favor regalar una moneda?” aunque en su interior pensaba que el rey le iba a dar mucho.

El rey le miró y le dijo:” ¿Por qué no me das algo tú? ¿Acaso no soy yo tu rey?”. El mendigo no sabía que responder a la pregunta y dijo: “Pero su majestad… ¡yo no tengo nada!”. El rey respondió: “Algo debes de tener… ¡busca!”.

Leer másEl limosnero

El halcón que no volaba

halconCuenta una leyenda oriental que hubo un rey que recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara. Pasados unos meses, el instructor comunicó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero no sabía lo que le sucedía al otro; no se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio, a tal punto que había que llevarle el alimento hasta allí.

El rey mandó a llamar sanadores de todo tipo, pero nadie pudo hacer volar al ave. Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió. Por la ventana de sus habitaciones, el monarca podía ver que el pájaro continuaba inmóvil.

Leer másEl halcón que no volaba

Al joven Timoteo

DestinoCuando Pablo de Tarso se convirtió al Cristianismo, Timoteo era poco más que un niño. Cuando se conocieron en la ciudad de Listra, Timoteo era un adolescente que, al oír al  ex-doctor de Tarso hablando sobre el Evangelio de Jesús, se hizo cristiano, de inmediato. Joven aun, se transformó en un ejemplo para todos los jóvenes que deseaban seguir a Cristo.

Renunciando a los placeres efímeros de la materia, fue un baluarte de la Buena nueva, trabajando incansablemente por la edificación del Reino Divino en la superficie de la Tierra. Escribiendo a Timoteo, Pablo que lo amaba en la condición de hijo de su propia alma, conclamábalo, diciendo: “Que nadie desprecie tu joven edad. En cuanto a ti, sé para los fieles un modelo en la palabra, en la conducta, en la caridad, en la fe, en la pureza.” (I Timoteo, cap. 4 – v. 12) “Pues nosotros nada trajimos para el mundo, ni ninguna cosa nos llevaremos.

Leer másAl joven Timoteo

Tus lagrimas

velasCuentan que había una vez un señor que padecía lo peor que le puede pasar a un ser humano: su hijo había muerto. Desde la muerte y durante años no podía dormir. Lloraba y lloraba hasta que amanecía.

Un día, cuenta el cuento, aparece un ángel en su sueño. Le dice:

– Basta ya.

– Es que no puedo soportar la idea de no verlo nunca más.

El ángel le dice:

Leer másTus lagrimas

El guardián del castillo

sakura-en-japonCierto día, en un monasterio Zen-Budista, a la muerte del guardián, fue necesario encontrar un substituto. El gran Maestro entonces convocó a todos sus discípulos para determinar quién sería el nuevo centinela. El Maestro, con mucha tranquilidad habló: “asumirá el puesto el primer monje que resuelva el problema que voy presentarles”.

Entonces, colocó una mesita magnifica en el centro del enorme salón donde se encontraban reunidos, y encima de ella, puso un florero de porcelana muy raro, con una rosa amarilla de extraordinaria belleza adornándolo, y solamente dijo:”¡aquí esta el problema!”.

Leer másEl guardián del castillo

Aborto

ErraticidadPracticar el aborto, más allá de las posibles persecuciones espirituales que puede acarrear, genera responsabilidad con la Ley Mayor, porque en ese acto se mata al cuerpo de alguien, aun en formación, frustrando su programación evolutiva. Muchos espíritus de abortados traen grandiosos compromisos con la colectividad o con aquellos que deberían ser sus padres en la tierra. Más allá de eso, provoca terribles sufrimientos al feto, cuyo cuerpecito es impiedosamente destrozado, generando karma negativo a los que lo practican.

El aborto, hoy, es largamente practicado en la tierra y, en muchos países, con respaldo de la ley. Solo que la mayoría de las mujeres que lo hacen no tienen plena consciencia de su real significado.

Leer másAborto

El Delfín

decisionLlega un momento en la vida en que uno no puede sino seguir su propio camino. Es el momento de perseguir los sueños, de defender los principios en los que se cree.

Caer en la más profunda desesperación nos ofrece la oportunidad de descubrir nuestra verdadera naturaleza. Del mismo modo que los sueños se cumplen cuando menos lo esperamos, hallarás inopinadamente las respuestas a las preguntas que te haces.

Deja que tu intuición construya un sendero de sabiduría, y que la esperanza borre tus temores. La mayoría de nosotros no estamos preparados para superar nuestros fracasos, y por eso no somos capaces de cumplir nuestro destino.

Leer másEl Delfín

El amor y el tiempo

tiemposHubo un tiempo en el que en una isla muy pequeña, confundida con el paraíso, habitaban los sentimientos como habitamos hoy en la tierra. En esta isla vivían en armonía el Amor, la tristeza, y todos los otros sentimientos. Un día en uno de esos que la naturaleza parece estar de malas, el amor se despertó aterrorizado sintiendo que su isla estaba siendo inundada.

Pero se olvidó rápido del miedo y cuidó de que todos los sentimientos se salvaran. Todos corrieron y tomaron sus barcos y corrieron, y subieron a una montaña bien alta, donde podrían ver la isla siendo inundada pero sin que corriesen peligro.

Leer másEl amor y el tiempo

Perdón

felizQuien vence a sí mismo y a toda suerte
de frustraciones que existen en esta vida,
buscando un bien mayor que nos exhorte
a la contención de la aflicción irreprimida.

Quien ama, con amor que reconforte,
o que tiene en su alma atroz herida,
consiguió realmente ser soporte
de una felicidad merecida.

Pero quien perdona el mal sin restricción
y al enemigo extiende su mano

Leer másPerdón

El cuento de Tommy

verdadero-amigoTommy solo tenía seis años y quería tener un reloj de pulsera. Cuando se lo regalaron por fin, en Navidad, estaba impaciente por enseñárselo a su mejor amigo, Billy. La madre de Tommy le dio permiso, y cuando su hijo salió de casa le hizo esta advertencia:

– Tommy, ahora llevas tu reloj nuevo, y sabes leer la hora. De hache a casa de Billy llegas andando en dos minutos; así que no tienes excusa para llegar tarde a casa. Vuelve antes de las seis para merendar.

– Sí, mamá -dijo Tommy mientras salía corriendo por la puerta.

Leer másEl cuento de Tommy

Los tres arboles

tres_arbolesHabía una vez tres árboles en una colina de un bosque. Hablaban acerca de sus sueños y esperanzas y el primero dijo:

“Algún día seré cofre de tesoros. Estaré lleno de oro, plata y piedras preciosas. Estaré decorado con labrados artísticos y tallados finos. Todos verán mi belleza”.

El segundo árbol dijo:

“Algún día seré una poderosa embarcación. Llevaré a los más grandes reyes y reinas a través de los océanos, e iré a todos los rincones del mundo. Todos se sentirán seguros por mi fortaleza y mi poderoso casco”.

Leer másLos tres arboles

El ave dorada

aveMartín era un niño de 12 años que tenía una debilidad muy especial, era un fanático de los cuentos. Vivía en un pequeño pueblo de no más de 200 habitantes donde, como podrán imaginar no existían las palabras biblioteca ni librería. Así que Martín esperaba todos los veranos la llegada de los narradores de historias que venían junto con las ferias y los circos.

Un día llegó un narrador muy anciano. Martín, por supuesto, no quiso perderse ninguna función, así que estuvo en la función de la mañana, en la de la tarde y en la de la noche. Después de la última función el anciano se quedó mirando fijamente a los ojos de Martín y reconoció el brillo de quien lleva el espíritu de un narrador.

Leer másEl ave dorada