Guerras y conflictos

Pregunta – La humanidad cada vez se materializa más. Pero existen algunas paradojas. Mientras es cada vez mayor el número de adeptos a sectas y religiones que usan al demonio para llegar a Dios y el islamismo es cada vez más radical, en el catolicismo y en el espiritismo parece haber un reflujo. ¿Por qué?

R – En realidad, vivimos momentos de transformaciones históricas muy graves, porque el hombre moderno, que logró de la ciencia y de la tecnología alargar los horizontes del mundo y penetrar en las micropartículas, no consiguió encontrar la paz. Pero en realidad nunca hubo tanta fe y tanto amor como en los días actuales. Sucede que los vehículos de los medios de comunicación, por un proceso natural de información, traen a nuestro conocimiento noticias impactantes y ellas casi siempre son de tragedia, de aberración, dándonos un paisaje que no corresponde a la realidad. Vemos, también, que, si las doctrinas nuevas están reuniendo multitudes, los centros espíritas y las iglesias católicas están hasta los topes de fieles buscando respuestas. Creemos que — pasado ese entusiasmo inicial de los que desean el reino de los cielos comprando a Dios en la Tierra o huyen hacia Dios huyendo de su antípoda, Satanás — las personas despertarán, como ya viene ocurriendo, hacia la gran realidad de sí mismas que es su autoconocimiento, la transformación a mejor y la adopción de los postulados que Jesús nos enseñó: el amor, el auto-amor y la caridad.

Leer másGuerras y conflictos

Revelación y reencarnación

“En efecto, este recuerdo tiene inconvenientes muy graves.”  

EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO Capítulo 5º – Ítem 11.

Se generaliza entre los partidarios menos avisados del Reencarnacionismo la falsa creencia de que, en vidas pasadas, vestían ropajes que se destacaban en el primer plano, en el mentiroso mundo del poder y de la fama.

Muchos dicen recordar los atavíos de viejas Cortes donde eran amados y solicitados, e intentaban mantener gestos y hábitos, que serían remanentes de tales existencias…

Reyes y reinas, príncipes y princesas, nobles y miembros de viejos linajes, pueden, fácilmente, ser encontrados entre ellos…

Leer másRevelación y reencarnación

Tercer orden. – Espíritus imperfectos

101 Caracteres generales. – Predominio de la materia sobre el espíritu, propensión al mal, ignorancia, orgullo, egoísmo y todas las malas pasiones que de él derivan. Tienen intuición de Dios; pero no lo comprenden. Todos no son esencialmente malos y en algunos abunda más la ligereza, la inconsecuencia y la malicia que la verdadera perversidad. Unos no hacen bien ni mal; pero por lo mismo que no practican el bien, demuestran su inferioridad. Otros, por el contrario, se complacen en el mal, y están satisfechos cuando hallan ocasión de hacerlo.

Pueden reunir la inteligencia a la perversidad y a la malicia; pero, cualquiera que sea su desarrollo intelectual, sus ideas son poco elevadas y sus sentimientos más o menos abyectos. Sus conocimientos sobre las cosas del mundo espiritista son limitados, y lo poco que de ella saben lo confunden con las ideas y preocupaciones de la vida corporal, no pudiendo darnos sobre el particular más que nociones falsas e incompletas; pero el observador atento encuentra con frecuencia en sus comunicaciones, aún imperfectas, confirmadas las grandes verdades que nos enseñan los espíritus superiores.

Leer másTercer orden. – Espíritus imperfectos

Cuerpo

Al margen de las digresiones científicas – puesto que los usuales libros técnicos sobre educación son suficientemente esclarecedores, en lo concerniente al aspecto exterior del cuerpo humano -, recordaremos que el Espíritu, inquilino de la casa física, es quien preside su formación y su sustentación, en forma consciente o inconsciente, desde la primera hora de la organización fetal, si bien a menudo lo hace con la asistencia protectora de Mensajeros de la Providencia Divina.

Como trae consigo la suma de los reflejos buenos y no tan buenos, en concordancia con la cosecha de méritos y perjuicios que sembró para sí mismo en el suelo del tiempo, el Espíritu incorpora a los moldes reducidos de su ser las células del equipaje humano, y las asocia a su propia vida a partir de la vesícula germinativa. Amparado en el seno materno, su cuerpo se estructura mediante las células referidas a medida que éstas se multiplican alrededor de la matriz espiritual, del mismo modo que la limadura de hierro lo hace sobre un imán, y forman al principio las láminas blastodérmicas de las cuales deriva el tubo intestinal, el tubo neural, el tejido cutáneo, los huesos, los músculos, los vasos.

Leer másCuerpo

Por amor

1-¿Por qué tantas personas se matan cuando el compañero rompe la relación afectiva?

2-¿Pero no es el amor la parte más importante de la existencia?

Sí, pero el amor verdadero, que se da, que se dedica, que es capaz de ejercitar valores cristianos, como la comprensión. Ésta nos dice que nadie es dueño de nadie y que toda relación afectiva, en los dominios del romance, pide reciprocidad. Amor posesivo, que no se conforma con la separación, es sinónimo de egoísmo.

Es porque hacen de él el objeto de sus vidas, sin comprender que apenas se trata de una parte de ella, delante del objetivo mayor, nuestro crecimiento como hijos de Dios. Muchos ignoran u olvidan que estamos destinados a la perfección, convocados al perfeccionamiento moral, espiritual e intelectual, incesantemente. Las uniones afectivas representan un detalle en ese contexto. Si las transformamos en la razón de existir, perdemos el hilo del ovillo y nos desajustamos. A partir de ahí, muchos males pueden ocurrir por una frustración amorosa, inclusive el suicidio.

Leer másPor amor

La búsqueda de la felicidad

El hombre es la especie más bien sucedida del Planeta, principalmente por su extraordinaria capacidad de adaptación, favorecida por complementos cerebrales especiales, asegura el conocido científico y lord inglés Robert Winston: Desde hace cinco millones de años, nuestros ancestrales homínidos descendieron de los árboles para tentar la suerte en la sabana. El fin de la Era de hielo los forzó a adaptarse a un nuevo ambiente, con menos recursos naturales que los bosques repletos de vegetación y poca protección física contra los predadores. (…)1

El drama lento de la cruel selección natural persistió por más de 200 mil generaciones, como hombres-macacos, compitiendo con animales más rápidos, fuertes, resistentes, venenosos y, fundamentalmente más preparados para la violencia y el clima de las sabanas. (…)

Leer másLa búsqueda de la felicidad

Plegaria a Dios Delirio de mi enfermedad

¿Es ya llegado mi postrer momento…?
¿Voy a unirme contigo, madre mía?
¿Voy a lanzar el último lamento
y a dejar este mundo de agonía?

“Este agudo dolor que es mi tormento
que implacable me sigue noche y día…”
¿Me anuncia acaso, que mi vida acaba,
y que voy a dejar de ser esclava.

¡Esclavos son aquellos cuya suerte
es seguir los caprichos del destino,
y que arrastran la vida de la muerte
sin hallar una flor en su camino!

Leer másPlegaria a Dios Delirio de mi enfermedad

Escala espiritista

100 Observaciones preliminares. – La clasificación de los espíritus está basada en su grado de progreso, en las cualidades que han adquirido y en las imperfecciones de que han de despojarse aún. Esta clasificación, además, no es absoluta; cada categoría no ofrece en su conjunto más que un carácter sobresaliente; pero la transición es insensible de un grado a otro, y en los límites desaparece el matiz como en los reinos de la naturaleza, en los colores del arcoíris y también como en los diferentes periodos de la vida del hombre. Se puede, pues, formar un número mayor o menor de clases, según el aspecto que se elija para considerar esta cuestión. Sucede con esto como en los sistemas de clasificaciones científicas, que pueden ser más o menos completos, más o menos racionales y cómodos para la inteligencia, sin que, cualesquiera que sean, cambien en nada el fondo de la ciencia. Los espíritus consultados sobre el particular han podido, pues, discordar en el número de categorías, sin que esto tenga transcendencia. Algunos han hecho un arma de esta contradicción aparente, sin reflexionar que los espíritus no dan importancia a lo que es puramente convencional, ya que para ellos el pensamiento lo es todo, dejando a nuestra voluntad la forma, la elección de los términos, las clasificaciones, los sistemas, en una palabra.

Leer másEscala espiritista

Espiritismo en el hogar

“Dios permite que, en las familias, ocurran esas encarnaciones de espíritus antipáticos o extraños, con el doble objetivo de servir de prueba para unos y, para otros, de medio de progreso.”

EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO Capítulo 4º – Ítem 18.

Todos sabemos valorizar el beneficio de un vaso de agua fría o de una ampolla inyectable de tranquilizante, ofrecidos en un momento de gran aflicción.

Reconocemos la bendición del alfabeto que nos descubre las bellezas del conocimiento universal y bendecimos quien nos lo imprimió en el fondo de nuestra mente.

Mantenemos en el cariño del espíritu aquellos que nos ayudaron en los primeros días de la reencarnación, ofreciéndonos amparo y amamantamiento.

Leer másEspiritismo en el hogar

Finalidad de la Reencarnación

En El Libro de los Espíritus, respectivamente, ítem 115 y 132, Allan Kardec explica que «Dios creó todos los Espíritus simples e ignorantes y les impone la encarnación con el fin de hacerlos llegar a la perfección. Aunque la vida en la Tierra pueda ser muy corta, ella tiene, para cada uno, una connotación importante. El alma precisa de la experiencia en las dificultades que pueda encontrar, a fin de promover su progreso en la escala evolutiva. Depende de cada uno utilizar su libre albedrío, su voluntad, para aceptar los trastornos que le ocurren, mantenerse en el buen camino y apartarse de las acciones que puedan perjudicar su bienestar, tanto en esta vida como en vidas futuras. En verdad, la vida de cada uno, aunque pueda ser transitoria, cuando es conducida según la ley de Amor tiene el significado de una ascensión humanitaria. Nadie nace por casualidad, sino para realizar un destino, promover su perfeccionamiento físico, mental, emocional y espiritual, y para colaborar para la mejoría de las personas y del ambiente en que se encuentra.

Leer másFinalidad de la Reencarnación

La nave espacial

Las películas de ciencia ficción ya han mostrado, con mucha riqueza, escenas de naves espaciales inmensas cruzando el Cosmos a velocidades espantosas. Dentro de ellas, pequeñas ciudades. Salas, habitaciones, restaurantes, lugares de ocio, todo lo que se pueda imaginar. Además, una enorme tripulación llevando una vida normal, como si estuviera en un planeta cualquiera. Ni parece que estuviera cruzando el espacio velozmente. ¿Una visión futurística? ¿Un futuro lejano? La verdad, no.

Curiosamente, vivimos una realidad exactamente como esa, sin darnos cuenta. Somos pasajeros de una gran nave que se desplaza rápidamente por el espacio. Se llama Tierra. El planeta gira alrededor del Sol a una velocidad altísima, cerca de ciento siete mil kilómetros por hora. Además, todo nuestro sistema solar gira alrededor del centro de la galaxia a una velocidad de cerca de setecientos setenta y ocho mil kilómetros por hora.

Leer másLa nave espacial