Visitando enfermos

andreluzLa visita al enfermo pide tacto y comprensión. Abstenerse de dar la mano al enfermo cuando sea la persona admitida a presencia de él, con excepción de los casos en que sea él quien tome la iniciativa.

Si el visitante no es llamado espontáneamente para ver al enfermo, no insistirá en eso, aceptando tácitamente los motivos no manifestados que le obstan semejante contacto.

Toda charla al pie de un enfermo exige control y selección. Evitar narraciones alrededor de enfermedades, síntomas, padecimientos ajenos y acontecimientos desagradables. Seguir leyendo “Visitando enfermos”

Frente a los enfermos

andreCrear en torno de los dolientes una atmósfera de franca confianza por medio de la oración, vibraciones y palabras de cariño, fortaleza y buen ánimo. El trabajo de recuperación del cuerpo se fundamenta en la rehabilitación del Espíritu.

Aun cuando estén ligados estrechamente a nuestro corazón, nunca dejarse abatir frente a los enfermos y evitar las palabras de pena y de tristeza, ofreciéndoles, en cambio, la elevación de nuestros sentimientos y de nuestra fe. La desesperanza es un fuego invisible.

Discurrir oportunamente sobre el papel relevante del dolor en nuestro camino, sin ninguna manifestación de queja o rebeldía. La resignación nace de la confianza. Seguir leyendo “Frente a los enfermos”

Frente a la niñez

andreVer en el corazón infantil el esbozo de la generación venidera, procurando ampararlo en todos los sentidos. Orientación de la infancia, profilaxis del futuro.

Solidarizarse con los movimientos que inspiren respeto por su labor asistencial a la niñez, mejorando los métodos y ampliando las tareas. Educar a los pequeñitos es sublimizar a la humanidad.

Colaborar decididamente en la recuperación de las criaturas enfermas, pugnando por la disminución de la mortandad infantil. En la infancia del cuerpo, el Espíritu encuentra oportunidad de renovar las bases de su propia vida. Seguir leyendo “Frente a la niñez”

Visitas fraternas

andreluzVisitar es un acto de fraternidad, del cual no conviene abusar con robo de tiempo o comentario inconveniente.

Siempre que sea posible, la visita será marcada con antecedencia, a fin de que no se sacrifique a aquellos que la reciben.

La persona que visita a otra, por el placer de la amistad o de la cortesía, no necesitará, para eso, de tiempo más allá de quince minutos, competiendo a los anfitriones prolongar ese tiempo, insistiendo para que el visitante o los visitantes no se retiren. Seguir leyendo “Visitas fraternas”

Frente a los compañeros

andre.luizMantener comunicación y respeto con los compañeros de lucha, aun con aquellos que se encuentran alejados del Espiritismo. Todos somos estudiantes en la gran escuela de la vida.

Respetar las ideas y la personalidad de todos nuestros hermanos, sean ellos nuestros vecinos o no, estén presentes o ausentes, sin jamás descender al lodo de la liviandad que genera la maledicencia. Quien censura a alguien delante de nosotros seguro que nos censurará delante de alguien.

Cuando prestase objetos comunes, no exija su devolución, manteniéndose, firme, en el propósito de auxiliar a los demás en todo aquello que pueda serles útil. Desapego es indicio de elevación. Seguir leyendo “Frente a los compañeros”

Frente a los parientes

andreluzCumplir todos los justos deberes para con aquellos con quienes comparte los lazos de la consanguinidad. Los parientes son los allegados materiales que exigen las primeras grandes responsabilidades al Espíritu encarnado. Intensificar los recursos del afecto, la comprensión y la buena voluntad con los seres más próximos que no comprendan sus ideales. El hogar constituye un crisol redentor de las almas endeudadas. Dilatar los vínculos de la afectuosidad más allá del círculo de la familia.

La humanidad es nuestra gran familia. Seguir leyendo “Frente a los parientes”

Frente a nosotros mismos

andre.luizVigilar las propias manifestaciones, no juzgándose indispensable y prefiriendo la autocrítica al autoelogio, recordando que el ejemplo de la humildad es el de mayor fuerza para la transformación de la persona.

Toda jactancia evidencia ausencia de Evangelio.

Luchar tenazmente por impedir, hasta indirectamente, actos que signifiquen profesionalismo religioso, ya sea en el campo de la mediumnidad, en la dirección de instituciones, redacción de libros y periódicos, traducciones y revisiones, excursiones y visitas, predicaciones o cualquier otro tipo de tarea. Seguir leyendo “Frente a nosotros mismos”

Vivir mejor

andre_luiz_espirituTodos queremos ser felices, vivir mejor. Entre tanto, oigamos a la experiencia.

La felicidad no es una alfombra mágica. Ella nace de los bienes que usted esparce, no de aquellos que se amontonan inútilmente. Tanto esto es verdad que la alegría es la única donación que usted puede hacer sin poseer ninguna.

Usted puede estar en dificultades y suprimir muchas dificultades de los demás. Aunque a veces sin ningún consuelo, usted dispone de inmensos recursos para reconfortar y levantar a los hermanos en pruebas o desvalimiento. La receta de Vida mejor será siempre mejorarnos, a través de la mejoría que vengamos a realizar para los demás. Seguir leyendo “Vivir mejor”

En las asambleas Doctrinarias

andreluzSolamente emprender la organización de asambleas doctrinarias como medio de aproximación y planeamiento del trabajo, en completo y natural acuerdo con las organizaciones centrales y regionales, responsables de la marcha evolutiva del Espiritismo.

No hay orden sin disciplina.

Escoger como representantes de las instituciones en los actos del movimiento espírita a los compañeros de buena voluntad que sean, de hecho, competentes para los objetivos doctrinarios a ser considerados. Seguir leyendo “En las asambleas Doctrinarias”

En la radiofonía

andre_luiz_espirituDivulgar en cada programa de radio, televisión u otros medios públicos de difusión, conceptos y páginas de las obras fundamentales del Espiritismo. Los cimientos son indispensables en cualquier edificación.

Por ningún motivo despreciar la adopción y mejoría de los procesos técnicos, en bien del perfeccionamiento constante de las programaciones, y al solo efecto de no perjudicar a la superación de la enseñanza. El pensamiento correcto sufre la influencia de la forma deficiente por la que es trasmitido.

En los comentarios, conferencias y exposiciones evitar las alusiones ofensivas o irrespetuosas hacia los derechos y las ideas ajenos, especialmente aquellos que se refieran a las creencias religiosas y a los intereses colectivos. La boca sin control, muchas veces, discurriendo sobre el amor, condena e hiere. Seguir leyendo “En la radiofonía”

En el periodismo

andre_luiz_espirituEscribir con llaneza y claridad, concisión y objetividad, velando por la revisión severa e incesante, en cuanto a la forma y al fondo, de los originales que deban ser entregados para su publicación.

El patrimonio valioso de los postulados espíritas está empeñado en nuestras manos.

Utilizar con moderación y discernimiento la fuerza de la prensa, no atacando a personas ni a instituciones, evitando, con ello, que el escándalo y la murmuración cundan en nuestras filas.

El comentario agravante desencadena la perturbación. Seguir leyendo “En el periodismo”

20 maneras de detener la marcha del espiritismo

andreluzNosotros, los Espíritas, podemos perturbar la marcha del Espiritismo de las siguientes maneras:

1. Postergando nuestra reforma moral.
2. Menospreciando los deberes profesionales que tenemos.
3. No apoyando las obras de caridad.
4. Negándonos al estudio.
5. Faltando a los compromisos sin un justo motivo.
6. Solicitando privilegios.
7. Evitando deliberadamente a los sufrientes para no brindarles pequeños servicios. Seguir leyendo “20 maneras de detener la marcha del espiritismo”

En la tribuna

andreluzExponer con naturalidad, dominando las propias emociones, sin asperezas, sin nerviosismo y sin afectación, tratando de seleccionar lo justo para el tiempo disponible por el horario establecido.

La palabra revela el equilibrio.

Evitar todo propósito de relevancia, suprimiendo el exhibicionismo de conocimientos y poniéndose bajo la inspiración superior, comentando las lecciones sin alejarse del tema en tratamiento y usando la simplicidad, previniéndose a los fines de no generar dudas en los oyentes. Seguir leyendo “En la tribuna”

En la propaganda

andreEscudarse en la humildad, permanentemente, al desarrollar cualquier actividad de propaganda doctrinaria, evitando alardes, sensacionalismos, demostraciones publicitarias pretenciosas o métodos de acción susceptibles de perturbar la tranquilidad pública. Sin orientación segura, no hay propaganda productiva.

Con criterio y templanza, llevar la propaganda liberadora de los postulados espíritas hasta los recluidos en las penitenciarías y en las colonias de aislamiento sanitario, sin menospreciar creencias ni sentimientos. Los más dolientes requieren mayor ayuda.

Incentivar el intercambio fraterno entre las personas y las organizaciones doctrinarias por medio de cartas y publicaciones, libros y mensajes, visitas y certámenes especializados, buscando la unificación de las tareas y el esclarecimiento común. La comunicación de experiencias equilibra el progreso general. Seguir leyendo “En la propaganda”

En la obra asistencial

andreluzPor lo menos una vez a la semana, cumplir con el deber de asistir a los hermanos en desgracia, visitando y distribuyendo auxilios entre los enfermos y hogares más necesitados. Quien ayuda hoy, mañana será ayudado.

Prestar servicio espiritual y material en las casas asistenciales de internación colectiva, sin percibir remuneraciones ni humillar a las personas auxiliadas. Solo pone restricciones al bien quien se identifica con el mal.

En la casa asistencial de carácter espírita, fomentar la simplicidad doctrinaria, evitando la exhibición de objetos, muebles, construcciones o toda nota que exprese superfluidad o lujo. El alarde del poseyente humilla a las personas menos afortunadas. Seguir leyendo “En la obra asistencial”

Navegación de entradas

1 2 3 7 8 9 10 11
Volver arriba