Minutos de Sabiduría

Carlos_Torres_PastorinoSi alguien te mostrara una semilla oscura y fea, diciendo que dentro de ella hay una hermosa y perfumada flor, tú le creerías, porque sabes que de la semilla nace la planta que produce la flor. Pues bien, cree también que en ti, por más imperfecto que seas, crecerá, purificada y hermosa, tu alma inmortal que alcanzará la felicidad.

Ten fe en ti mismo y busca la perfección.

***

Ten la certeza de que no te puede suceder nada malo, porque la fuerza divina es tu protección permanente. El mal que te sucede tal vez sea una experiencia por la que tienes que pasar. Pero todo coopera para el bien en aquellos que aman a Dios.

También los dolores y sufrimientos, las enfermedades y persecuciones. Ningún mal puede alcanzarte, a no ser que tú lo practiques.

***

Enciende tu luz interior, la luz de la sabiduría y de la bondad. Dedica algunos minutos del día a la meditación, porque el hombre iluminado no encuentra tinieblas en su camino.

Por donde pasas, irradias la luz de ti mismo, iluminando a los que están cerca. Entra en tu interior y oirás la voz de la conciencia, que es la voz silenciosa de Dios hablando dentro de ti mismo.

***

Dondequiera que encuentres un niño, derrama sobre él todo tu cariño y extiéndele la mano para ayudarlo a crecer. En cada niño existe un día nuevo que surge para la felicidad del mundo.

En casa, en la escuela, en el jardín, en el hospital, jamás mires con indiferencia a un niño; facilítale al máximo el camino que él va a recorrer y siembra de flores el sendero que él seguirá.

***

¡No te desanimes jamás! Aunque tu dolor te parezca insoportable y sin remedio, un día se acabará, y la alegría brillará de nuevo en tu corazón.

No hay noche eterna a la que no le suceda la luz de un día radiante. De los sufrimientos pasados, conservamos apenas un leve recuerdo. Así sucederá mañana con los sufrimientos de hoy. Entrega todo al tiempo que, con su mano suave y compasiva, mitigará todos tus dolores.

***

Trata de cultivar la verdad en relación con los otros y también en relación contigo mismo. Sólo la verdad nos hará llegar a la perfección, porque ella nos hace conocer lo que realmente somos. Y sólo llegaremos a ser perfectos cuando nos conozcamos para poder corregimos de nuestros defectos y lanzarnos a la conquista de las virtudes que nos faltan.

***

Mientras tengas tiempo en esta tierra, dirige tus pasos por la senda del bien. Procura actuar y hacer siempre alguna cosa en beneficio de alguien, aunque sea una palabra de aliento, un gesto de cariño, una sonrisa de estimulo.

Haz algo en favor del prójimo, y tendrás el corazón lleno de alegría y felicidad.

***

¡Dios está en ti! Pero está también en todas las personas que te rodean. También en aquellos que no obran bien está permanentemente Dios, que de los errores de las criaturas humanas hace nacer el bien y el progreso. Por lo tanto, no juzgues apresuradamente, pues lo que te parece un error, quizás sea el comienzo de un resultado maravilloso.

***

¡Que tu vida sea dinámica! No te quedes parado, de brazos cruzados. No son las ideas bonitas las que valen. ¡Son las cosas prácticas! Los pies que no caminan, crían raíces.

¡La vida es una lucha!

No esperes a que los necesitados te vengan a llamar; visítalos en sus tugurios. Llévales una palabra de consuelo, una sonrisa de comprensión, un pensamiento de ternura.

***

Cultiva la alegría en alto grado. Alegría no es ruido. Es el estado del alma de quien siente en sí la plenitud de la vida.

La alegría nace de nosotros mismos, de la conciencia tranquila, del cumplimiento exacto de nuestros deberes; y vibra en nosotros a pesar de todos los sufrimientos, calumnias e injusticias.

Sé siempre alegre, y cuando la tristeza quiere cubrir el sol de tu vida, eleva una canción al Padre, y la luz brillará siempre en ti.

Minutos de Sabiduría
C Torres Pastorino

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.