Cambio de rumbo

curarseSi estás enfermo, amigo mío, encima de cualquier medicación, aprende a orar y a entender, a ayudar y a preparar el corazón para el Gran Cambio.

Emmanuel (2)

Cuando estamos en un lugar que nos desagrada y nos provoca algún sufrimiento, la solución más lógica es dejar ese lugar. Cuando pretendemos llegar a una ciudad al norte y cogemos una carretera para el sur, necesitamos hacer un cambio de sentido para alcanzar la carretera correcta.

En la enfermedad ocurre la misma cosa.

La enfermedad es un aviso de que estamos dirigiendo el coche de nuestra vida por la carretera equivocada, y generalmente esa carretera se llama “desequilibrio”.

Por eso, no hay cura verdadera sin cambio de carretera, sin una conversión por nuestra parte.

Desacelere el coche, haga una parada. Si usted continúa corriendo de esa manera va a estrellarse en la primera curva de las dificultades.

Reflexione sobre sus actos y caminos, sin ningún propósito, de culparse por lo que ha hecho. El objetivo es tornarle consciente de las decisiones que ha tomado, estimulándolo a tomar una nueva carretera que lo llevará al destino de la salud y de la felicidad.

En todas las curas que realizaba Jesús siempre presentaba a los enfermos la propuesta del “No peques más”, esto es, del “no vuelvas a errar” lo que para nosotros significa la necesidad de cambio de rumbo que cualquier proceso sincero de cura nos solicita.

Muchos a quien Jesús curó volvieron a enfermar porque no cambiaron de vida, persistiendo en sus viejos hábitos enfermizos.

Tengamos conciencia de que costará mucho menos cambiar que experimentar el sufrimiento del egoísmo.

Ningún proceso de cura se establece sin dos condiciones indispensables; conciencia y cambio. Nunca es tarde para cambiar de camino, por peores que hayan sido las carreteras del error recorridas. Jesús no desistió de Usted. La enfermedad es una llamada para volver al camino del bien.

Como hace dos mil años atrás, el Médico Jesús está preparado para curarle, ¿Y usted, está preparado para el cambio?

(2) Fuente Viva, psicografía de Francisco Cándido Xavier, FEB.

Extraído del libro “El Médico Jesús”
Jose Carlos de Lucca
Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.