Dar

servirLas mayores transformaciones de nuestra vida surgen, casi siempre, de las donaciones que hacemos. Dar, en su esencia, significa abrir caminos, fundamentar oportunidades, multiplicar relaciones.

Muchos creen, todavía, que el acto de asistir proviene exclusivamente de los que se garanticen sobre poderes adinerados. De hecho, nadie debe subestimar el bien que el dinero donado o prestado puede hacer; no obstante, no se debe inferir de ahí que la donación sea privilegio de los hermanos llamados transitoriamente a la comodidad financiera en la Tierra. Todos podemos ofrecer consuelo, entusiasmo, gentileza y aliento.

A veces, basta una sonrisa para barrer la soledad. Una frase de solidaridad es capaz de traer vida nueva al espíritu en que el sufrimiento había sorbido la esperanza. En general, todas las virtudes tienen su raíz en el acto de dar:

– Beneficencia: donación de recursos propios.
– Paciencia: donación de tranquilidad interior.
– Tolerancia: donación de entendimiento.
– Sacrificio: donación de sí mismo.

Cada dádiva puesta en movimiento vuelve infaliblemente a su donante, suplementada de valores siempre mayores. Quien desee más rendimiento y progreso en sus tareas y obligaciones, procure ampliar las formas de asistencia a los hermanos, y observará sin demora los resultados felices de tal actitud. Eso ocurre porque en todo el Universo las Leyes Divinas se basan en amor – en que, al hondo, es la omnipresencia de Dios en donaciones eternas.

En toda suma de prosperidad y paz, realización y plenitud, el servicio en beneficio del prójimo es la parcela más importante, la única, además, susceptible de sostener las otras actividades que componen la estructura del éxito. Da de lo que puedas y tengas, de lo que seas y representes, en la convicción de que tu donativo es inversión en la organización de créditos de la vida, garantizando los saques de recursos y fuerzas de que necesites para el camino.

“Den, y se les dará”- nos enseña el Cristo de Dios.

Será únicamente por la bendición de dar que la vida de cada cual transformará en una bendición.

Espíritu Emmanuel
Médium Francisco Cándido Xavier
Extraído del libro «Alma y corazón»
Traducido por Marcia Andrade

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.