El trabajo

JoannaAngelisEl trabajo, aparentemente humillante, que otras personas menosprecian, es tu tesoro, sustento que te concede honradez. Realízalo consciente de su importancia, acabándolo con nobleza.

El diamante que fulgura vino de las entrañas de la tierra, donde confraternizaba con los gusanos, y el pan sabroso, que enriquece la mesa, nació del trigo que se desarrolló en el charco…

Trabajar constituye un desafío para todos. Mientras el hombre produce, la marcha del progreso no se interrumpe.

Dignifica tus actividades, siéndoles fiel servidor.

***

El despecho responde por muchos males humanos.

Planta maligna, se enraíza en la envidia enferma.

Inspirando actitudes infelices, el despecho fomenta persecuciones gratuitas, acusaciones incesantes, informaciones venenosas.

El despechado no perdona el triunfo del prójimo. Siempre descubre el lado infeliz de cualquier cuestión, el “alfiler perdido en la paja”.

Sufre sin necesidad, se amarga constantemente y lucha contra los dragones que ve en los otros, cuando el problema es solamente suyo.

Aprende a compartir el triunfo de tu hermano y vencerás el despecho.

***

Estudia siempre.

Incorpora en tus actividades el hábito de la buena lectura.

Una página por día, un fragmento en los intervalos del trabajo, una frase para meditar, se tornan el cimiento fuerte de tu construcción para el futuro.

El conocimiento es un bien que, por más que sea almacenado, jamás coge cualquier espacio. Al contrario, proporciona más amplia facilidad para nuevas adquisiciones.

Las buenas lecturas enriquecen la mente, calman el corazón, estimulan el progreso.

El hombre que ignora, camina a oscuras.

Lee un poco cada vez, pero, hazlo constantemente.

***

Un poco de silencio interior te hará mucho bien.

La agitación desgastante, las preocupaciones continuas, los sobresaltos, disminuyen las resistencias morales.

Indispensable que te reserves tiempo emocional para tu restablecimiento, tu silencio interior. Ora, sin palabras, y cálmate, dejando las ideas fluir con espontaneidad, recomponiendo los paisajes emocionales y nerviosos, a fin de proseguir en la lucha.

En esos instantes, te encuentras contigo mismo y experimenta el júbilo de amarte, cuidando de ti y renovándote, a fin de que ningún mal permanezca contigo.

***

No lleves el ultraje que alguien te lanzó, desmoronando tu día.

Ciertamente, hay persona que no simpatizan contigo y hasta te detestan. Pero, esto no es sorpresa, porque te ocurre lo mismo en relación a otras. Este es un problema que los corazones pacificados resuelven con facilidad, nunca valorizando ofensas, ni involucrándose con ellas.

Hay un gran número de personas agradables y afectuosas que te rodean, que no es justo te enfades con aquellas, las que constituyen excepción en tu camino.

Deja en el suelo del olvido la ofensa que te dirigen y sigue en la dirección del amor que te aguarda.

***

Hay un sol brillando dentro de ti. Es la presencia del Cristo en tu corazón. No empañes su claridad con las nubes del mal humor, de la rebeldía, de la insatisfacción…

La luz que viene del exterior clarea, pero proyecta sombra, cuando enfrenta cualquier obstáculo. Tu sol interior jamás provoca tinieblas, porque ilumina de dentro para fuera, en chorros abundantes.

Usando el combustible del amor, tu luz se hará siempre más poderosa, irradiándose, bendiciendo, en todas las direcciones. Permite, pues, que brille tu luz en todas partes.

***

Aún es tiempo de recomponer una situación infeliz que se está quedando para atrás. Mientras estás en camino con el otro, hay oportunidad para rehacer y corregir.

Si él no acepta tu disposición, el problema ya no es tuyo. Mientras, no te dispongas al acto noble, permaneces en débito.

El mal momento ocurre siempre. Su manutención es opcional del capricho humano.

Sanéate con la disposición superior de no conservar basura emocional, buscando todo aquel con quien no fuiste feliz, a fin de rectificar la situación.

Espíritu Joanna de Ângelis
Médium Divaldo Pereira Franco
Extraído del libro “Vida feliz”
Fragmento por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.