El purgatorio

allank1. El Evangelio no hace mención alguna del purgatorio, que no fue admitido por la iglesia hasta el año 593. Es seguramente un dogma más racional y más conforme con la justicia de Dios que el infierno, puesto que establece penas menos rigurosas y redimibles, por faltas de una mediana Gravedad. El principio del purgatorio está basado en la equidad, porque comparado con la justicia humana, es la reclusión temporal comparada con la condena para toda la vida.

¿Qué se pensaría de un país que no tuviese más castigo que la pena de muerte para los crímenes y los delitos menos graves? Sin el purgatorio, no hay para las almas más que dos alternativas extremas: la felicidad absoluta o los suplicios eternos. En esta hipótesis ¿qué es de las almas culpables solamente de faltas ligeras?, o bien gozan de la felicidad de los elegidos sin ser perfectas o sufren el castigo de los mayores criminales sin haber hecho mucho mal, lo que no es ni justo ni racional.

2. Pero la noción del purgatorio debía necesariamente ser incompleta y como sólo se conocía la pena del fuego, se hizo de él un diminutivo del infierno. En aquél las almas arden también pero en un fuego menos intenso. Siendo el progreso incompatible con el dogma de la eternidad de las penas, las almas no salen de allí en méritos de su adelanto, pero sí en virtud de las oraciones que se dicen o se mandan decir con tal intención. Si el pensamiento primero fue bueno, no sucede lo mismo con sus consecuencias por los abusos a que han dado lugar. Por medio de las oraciones pagadas, el purgatorio es una mina más productiva que el infierno.(1)

1. El purgatorio dio entrada al comercio escandaloso de las indulgencias, con cuya ayuda se vendía la entrada en el cielo. Este abuso fue la primera causa de la reforma. Por eso Lutero rechazó el purgatorio.

3. El lugar del purgatorio nunca se ha determinado, ni la naturaleza de las penas que allí se sufren se ha definido claramente. Estaba reservado a la nueva revelación llenar este vacío, explicándonos las causas de las miserias de la vida terrestre, cuya justicia podía demostrársenos únicamente con la pluralidad de existencias. Estas miserias son necesariamente consecuencia de las imperfecciones del alma, pues si el alma fuese perfecta, no cometería faltas y no tendría que sufrir sus consecuencias. El hombre que fuese sobrio y moderado en todo, por ejemplo, no sufriría las enfermedades originadas por los excesos. Lo más general es que sea desgraciado aquí en la Tierra por su propia culpa. Pero si es imperfecto, es porque lo era antes de venir a la Tierra. Expía en ella, no sólo sus actuales faltas, sino también las faltas anteriores que no reparó. Sufre en una vida de pruebas lo que hizo sufrir a otros en otra existencia. Las vicisitudes que experimenta son a la vez un castigo temporal y una advertencia de las imperfecciones que debe abandonar, para evitar los males futuros y progresar hacia el bien. Son para el alma las lecciones de la experiencia, lecciones rudas a veces, pero más provechosas para el porvenir pues dejan una profunda impresión. Esas vicisitudes son la causa de luchas incesantes, que desarrollan sus fuerzas y sus facultades morales e intelectuales. La fortalecen en el bien, sale de ellas siempre victoriosa, si tiene el valor de luchar hasta el fin. El premio de la victoria está en la vida espiritual, en donde entra radiante y triunfante, como el soldado después de la pelea recibe la palma de la victoria.

4. Cada existencia es para el alma una nueva ocasión de dar un paso adelante. De su voluntad depende que este paso sea lo más grande posible, el subir muchos peldaños o quedarse estacionada. En este último caso, sufrió sin provecho, y como siempre, tarde o temprano tiene que pagar su deuda y principiar de nuevo otra existencia en condiciones todavía más penosas, porque a una mancha no lavada, añade otra. Por esta razón, en las encarnaciones sucesivas el alma se despoja, poco a poco, de sus imperfecciones. Se purga, en una palabra, hasta que esté lo bastante pura para merecer dejar los mundos de expiación por mundos mejores, y más tarde éstos para gozar de la suprema felicidad. El purgatorio no es, pues una idea vaga e incierta. Es una realidad material que vemos, que tocamos y que sufrimos. Está en los mundos de expiación, y la Tierra es uno de esos mundos: los hombres expían en él su pasado y su presente en provecho de su porvenir. Pero en contra de la idea que se tiene de poder cada uno abreviar o prolongar su permanencia en él, según el grado de adelanto y de depuración a que haya llegado con su propio trabajo, se sale de allí, no porque se haya cumplido el tiempo ni por los méritos de otro, sino por su propio mérito, según estas palabras de Cristo: A cada uno según sus obras, palabras que resumen toda la justicia de Dios.

5. Aquel, pues, que sufre en esta vida, debe convencerse de que es porque no se purificó suficientemente en su precedente existencia, y que, si no lo hace en ésta, sufrirá todavía en la siguiente. Esto es a la vez, equitativo y lógico. Siendo el padecimiento inherente a la imperfección, se sufre tanto tiempo cuanto es uno imperfecto, como se sufre por una enfermedad mientras no se esté curado de ella. Así es que mientras un hombre sea orgulloso, sufrirá las consecuencias de su orgullo; mientras sea egoísta, sufrirá por su egoísmo.

6. El espíritu culpable sufre primero en la vida espiritual en proporción a sus imperfecciones. Después se le da la vida corporal como un medio de reparación. Por esto se encuentra allí nuevamente, ya sea con las personas a quienes ofendió, o bien en centros análogos a aquellos en donde hizo el mal, o en situaciones opuestas, como por ejemplo, en la miseria si fue un rico avaro, en una situación humillante si fue orgulloso. La expiación en el mundo de los espíritus y en la Tierra, no es un doble castigo para el espíritu. Es el mismo que continúa en la Tierra, como complemento, con el fin de facilitarle su mejoramiento por un trabajo efectivo. Depende de él aprovecharlo. ¿Acaso no es preferible para él volver a vivir en la Tierra con la posibilidad de ganar el cielo, a ser condenado sin remisión, dejándola?. Esa libertad que se le concede es una prueba de la sabiduría, de la bondad y de la justicia de Dios, que quiere que el hombre lo deba todo a sus fuerzas y que sea el autor de su porvenir. Si es desgraciado, y si lo es más o menos tiempo, sólo a él mismo puede culpar. El camino del progreso está siempre expedito para él.

7. Si se considera cuán grande es el padecimiento de ciertos espíritus culpables en el mundo invisible, cuán terrible es la situación de algunos que ansiedades los devoran, y cuán penosa es esa situación por la imposibilidad en que están de ver el fin de ella, se podría decir que es para ellos el infierno, si esta palabra no implicase la idea de un castigo eterno y material. Gracias a la revelación de los espíritus y a los ejemplos que nos ofrecen, sabemos que la duración de la expiación está regulada sobre el mejoramiento del culpable.

8. El Espiritismo no viene, pues, a negar la penalidad futura. Al contrario, viene a patentizarla. Lo que destruye es el infierno localizado con sus hornos y sus penas irremisibles. No niega el purgatorio, puesto que prueba que estamos en él, lo define y lo precisa, explicando la causa de las miserias terrestres y con esto hace que los que lo negaban crean en él. ¿Rechaza, acaso, las preces por los difuntos?, muy al contrario, puesto que los espíritus que sufren las solicitan y hacen de ellas un deber de caridad, demostrando su eficacia para atraerlos al bien y por este medio abreviar sus tormentos. (2).Hablando a la inteligencia, ha vuelto a la fe a los incrédulos y a la oración a aquellos que se burlaban de ella. Pero dice que la eficacia de las oraciones está en el pensamiento y no en las palabras, que las mejores son las del corazón y no las de los labios, aquellas que uno mismo dice, y, no aquellas que se mandan decir por dinero. ¿Quién se atrevería a vituperarlo por esto?

2. Véase El evangelio Según El Espiritismo, capitulo XXII, “Acción de la oración”

9. Que el castigo se verifique en la vida espiritual o en la tierra y sea cual fuere su duración tiene siempre un término más o menos lejano o próximo. En realidad, para el espíritu no hay, más que dos alternativas: castigo temporal y graduado según la culpabilidad, y recompensa graduada según el mérito. El Espiritismo rechaza la tercera alternativa la de la condenación eterna. El infierno queda como una figura simbólica de las mayores penas cuyo término es desconocido. El purgatorio es la realidad. La palabra purgatorio revela la idea de un lugar circunscrito. Por esto se aplica más naturalmente a la Tierra, considerada como un lugar de expiación que está en el espacio infinito, en el que viven errantes los espíritus que padecen, y además, la naturaleza de la expiación terrestre es una verdadera expiación. Cuando los hombres hayan mejorado nos suministrarán al mundo invisible más que espíritus buenos, y éstos, encarnándose, no suministrarán a la Humanidad corporal más que elementos perfeccionados. Entonces, cesando la Tierra de ser un mundo de expiación, no padecerán los hombres las miserias que son consecuencia de sus imperfecciones. Es ésta la transformación que se está verificando actualmente y que elevará la Tierra en la jerarquía de los mundos (véase El Evangelio Según El Espiritismo capitulo III).

10. ¿Por qué, pues, Cristo no habló del purgatorio?, porque no existiendo la idea no había palabras para representarla. Se sirvió de la palabra infierno, la única en uso entonces cómo expresión genérica, para designar las penas futuras sin distinción. Si al lado de la palabra infierno hubiera colocado otra equivalente a purgatorio, no habría podido fijar su verdadera significación sin decidir una cuestión reservada para el porvenir. Hubiera sido, además, establecer la existencia de dos lugares especiales de castigos. El infierno en su acepción general, despertando la idea de castigo, contenía implícitamente la del purgatorio, que no es más que una manera de penalidad. Debiendo el porvenir ilustrar a los hombres sobre la naturaleza de las penas, tenía que reducir por esto mismo el infierno a su justo valor, puesto que la iglesia creyó, después de seis siglos, que debía suplir el silencio de Jesús decretando la existencia del purgatorio, fue porque pensó que no lo había dicho todo. ¿Por qué no ha de suceder lo mismo en otros asuntos?

Allan Kardec
Extraído del libro; «El cielo y el infierno»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.