Valor y fe

Cristo_ayudaContinuar a servicio del bien, cuando todo nos parezca una estela de males bajo los pies, – he ahí el real significado de la lealtad al Señor.

Mantenerse de corazón tranquilo y alma serena, en el taller de los ideales superiores, para convertirlos en realidad, sin desanimar, en la ejecución de los más pesados deberes, cuando muchos de los compañeros de los primeros días, ya se hayan distanciado de nosotros y perseverar trabajando, con la certeza invariable en la victoria de la verdad y del amor, a beneficio de todas las criaturas, a despecho de todos los pesares…

Sustentarse de espíritu vigilante en la acción y en la oración, sin desconfiar de los objetivos supremos de la vida, en la edificación de la felicidad común, aunque la tempestad de desilusiones se nos caiga alrededor, derrumbando apoyos que se nos presentan inamovibles…

Proseguir caminando para el objetivo entrevisto, en el amanecer de los sueños más puros, aunque las piedras de la aflicción y los espinos de sufrimiento se nos multipliquen en la senda, dificultándonos la marcha…

Avanzar aun y siempre, en el rastro de las realizaciones sublimes a que nos proponemos alcanzar, en el campo del Espíritu, a pesar de todos los sufrimientos que nos experimenten la confianza, a veces, cayendo en la perplejidad y en el error para levantarnos en las alas de la reconsideración y de la esperanza; llorando y secando las propias lágrimas, al calor de las consolaciones absorbidas en el propio conocimiento; comprendiendo y silenciando; amando y sirviendo, – he aquí el valor de la fe, la única que puede efectivamente renacer de los destrozos de las peores circunstancias terrenas y encarar la razón frente a frente.

Emmanuel

Médium Francisco Cándido Xavier
Del libro “Paz y renovación”
Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.