Minutos de Sabiduría

Carlos_Torres_PastorinoNo te quejes del abandono. Nadie está abandonado por el Padre. Si te sientes solo y que nadie se preocupa de ti, haz lo contrario: procura ayudar a otros que necesiten de ti.

Visita los hogares pobres, a los niños necesitados, a los corazones hambrientos de tu cariño. Derrama tu corazón afectuoso en el seno de los que sufren, y jamás te sentirás abandonado.

***

Conserva la calma y la serenidad en cualquier circunstancia.

Cuando te aflija algún disgusto, como primera medida, procura moderar tu cuerpo físico: no te pasees de un lado a otro, torciendo las manos, golpeando la mesa. ¡No!

Siéntate y trata de estar inmóvil algunos minutos. Verás cómo conseguirás gran parte de tu serenidad…

Permanece tranquilo, lo más que puedas, y los problemas se resolverán.

***

Trata de entender lo que significa servir a Dios. Dios, la Omnipotencia absoluta e infinita, no precisa nada. Sin embargo, quiere ser alabado, indirectamente, a través de sus manifestaciones, que son las criaturas, animadas e inanimadas.

Todas las veces que servimos a un semejante, a un animal, o a una planta, estamos sirviendo a Dios, porque Dios se manifiesta a los hombres a través de los mismos hombres.

***

¡No estés triste! Recibe el consuelo que el cielo da a los que se conforman y aceptan los dolores con resignación.

Si esa persona que tú amas más que a nadie y más que a ti mismo, fue ingrata contigo, no te pongas triste, ruega al Padre que la haga cada vez más feliz…

Entrega al Padre Todo Comprensión a las personas que amas, y amalas tú también.

***

Expulsa de tu espíritu todos los recuerdos tristes. ¿Crees que removiendo las equivocaciones lograrás corregir el mal pasado? ¡No!

Cuanto más revuelves en tu corazón las tristezas del pasado, más sufrirás sin resultado alguno. Emplea tu mente en recuerdos alegres, en momentos felices, en hechos agradables del pasado.

Enciende la luz para que desaparezcan las tinieblas.

***

Aprovecha al máximo los momentos de alegría, para agradecer todo lo que has recibido de la bondad divina. Sé agradecido al Creador y Padre que te da tantos momentos de felicidad, y procura irradiar alegría y sano optimismo a los que te rodean.

La alegría es la salud del alma, y el optimismo es la alegría de mañana, bien aprovechada en el día de hoy.

Esparce alegría en torno tuyo.

***

Vive tu vida interior con mayor intensidad, porque Dios está permanentemente en ti, a pesar de tus imperfecciones y defectos.

El Padre habita en todas las cosas creadas, llamando a todas las criaturas por el camino de la justicia, de la virtud, del amor. Nadie puede destruir esta verdad: Dios está en ti. Trata de descubrirlo y habrás conquistado la felicidad.

***

Cuando el sol aparezca en el horizonte, saluda con un pensamiento de alabanza al Padre y Creador y levántate tú también para comenzar un nuevo día.

Mantén firme en tu mente el deseo de ayudar a todos y de cumplir con perfección tus obligaciones. Y así podrás deleitarte, al finalizar el día, con la conciencia feliz, de haber cumplido tu deber.

Minutos de Sabiduría
C Torres Pastorino

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.