No tengáis miedo

bezerraHijos, no tengáis miedo de la vida, en las pruebas y sorpresas del camino; no tengáis recelo del mañana, que solamente a Dios pertenece. Vivid con alegría y sin miedo, sumisos a la Voluntad Divina en cualquier circunstancia.

Combatid vuestros errores, todavía comprendéis la necesidad de aprender la lección en los reveses que nadie puede esquivar.

Recoged, resignadamente, en la gleba que plantasteis, sin reclamar de los espinos que os dilaceran las manos, que no supieron separar los brezos del buen grano. Que la revuelta silenciosa no os amargue la existencia, determinando vuestras más veladas actitudes.

No os canséis de ser generosos, tolerantes y compasivos. Amad sin esperar ser amados.  Cumplid con vuestras obligaciones por el pan de cada día, recordando que el Señor alimenta a los pájaros y viste a los lirios del campo…

No llevéis la vida de forma liviana e inconsecuente, sin saber que las sombras que rondan los pasos ajenos también espían los vuestros.

El dolor que nos quita la tranquilidad es la misma que nos posibilita tomar consciencia de nuestras fragilidades. Sí, de cuando en cuando, el sufrimiento no visitase al hombre, es posible que él jamás se interesaría por la transcendencia de la Vida.

No os permitáis, pues, concesiones de cualquier naturaleza, en la satisfacción de los propios deseos. Si la ascensión del espíritu es infinita, la caída a que voluntariamente se arroja no conoce límites…

Siempre habrá como descender a lo más hondo, oscuro e inaccesible abismo de dolor.

Hijos, vivid solamente con la intención de hacer el Bien, y en todo veréis la manifestación de la Sabia Providencia.

No tengáis miedo y no os encerréis en la inercia como quien retrocede y se oculta, con el pensamiento de que la Vida no lo encontrará, más tarde o más temprano, para arrancarlo del egoísmo y traerlo de vuelta a la realidad.

Por el Espíritu Bezerra de Menezes
Psicografiado Por Carlos A Bacelli
Extraído del libro “El coraje de la fe”
Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.