Consideración Espirita

vivir y dejar vivirDe los otros recibimos la calumnia, pero igualmente de los otros recogemos el elogio que, en muchas ocasiones, al elogiarnos inmerecidamente, nos fortalece para ser al final lo que debemos ser y como debemos ser.

De los otros recogemos los perjuicios, pero también de los otros obtenemos la dádiva.

De otros viene la hiel; no obstante, de otros surge el bálsamo;

De los otros procede la ingratitud que tantas veces nos deprime; con todo, igualmente de los otros nace la generosidad que nos levanta el corazón para lo Alto.

De los otros llegan hasta nosotros pensamientos obsesivos; entretanto, de los otros recogemos benditas inspiraciones que nos inducen a la elevación y al progreso.

De los otros se origina la critica que acobarda, pero de los otros proviene el estímulo para la realización de nuestra tarea alentándonos las fuerzas a fin de que podamos cumplir los deberes que la vida nos atribuye.

El campo de nuestras relaciones unos con los otros, en el fondo, se asemeja a la gleba de plantación.

En medio del terreno valioso, sorprendemos hierbas, pantano, pedrusco… Si nos comportamos, pues, con atención, administrando entendimiento y amparo al trato del suelo que se nos confió, en poco tiempo, conseguiremos la regeneración de la tierra y la riqueza de la producción.

Aprovechemos lo similar, en el intercambio fraternal, porque, si de los otros recibimos los impactos de las pruebas y de la sombra, de la dificultad y de la amargura, es también a través de los otros que Dios nos socorre y bendice, invariablemente y cada vez más.

Albino Teixeira

Médium Francisco Cándido Xavier
Del libro “Paz y renovación”
Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.