Manuel Porteiro

ManuelPorteiroManuel Porteiro nació en Buenos Aires, Capital de Argentina, el 25 de marzo de 1881. Contrajo matrimonio en 1904, con Doña Ana María Torrens, de la que tuvo cinco hijos. Su boda se celebró ajena a toda ceremonia religiosa, que contrastaba con sus principios; pero, por circunstancias del momento tuvo lugar dentro de la iglesia de la Virgen María (de Avellaneda, provincia de Buenos Aires) ya que en aquella época el Registro Civil estaba instalado en ella.

Su esposa, mucho antes de abrazar Porteiro el Espiritismo, estaba ya en la idea, asistiendo a reuniones y realizando cesiones mediúmnicas familiares. Por su parte, Porteiro tuvo su inicio espiritista en la veterana Sociedad Constancia, de la Capital, pasando luego a la Sociedad Víctor Hugo. Desencarnó el día 8 de febrero de 1936.

No obstante que a los 24 años era todavía un hombre de escasa instrucción, llegó a ser uno de los más ilustrados espiritistas de aquel tiempo. Fue entusiasta estudioso de obras de filosofía, fisiología, literatura, biología, astronomía, física, pedagogía, y conversaba y escribía con soltura sobre pensadores tan diversos como Flammarión, Geley, Hegel, Kant, Leibnitz, Víctor Hugo, Crookes, Lombroso, Bozzano, Lodge, Zöllner, Schiaparelli, Gibier, Osty, W.James, Aksakof, Richet, Freud y otros.

Sin embargo, en su patria (y en el mundo espiritista en general) hoy día apenas le recuerdan unos muy pocos amigos. Los demás lo desconocen, o pretenden olvidarlo y silenciarlo. Y ello, por que Porteiro tuvo, ya cerca de sus cincuenta años, preferencias políticas por el socialismo; pero quizás sobre todo, por su visión areligiosa del espiritismo, lo cual aterraba (y aterra) a los dogmáticos religiosos.

“El Espiritismo –afirmaba en Espiritismo Dialéctico- no viene a adormecer las conciencias, ofreciendo al mundo el opio de una nueva religión dogmática y conservadora, como son todas las religiones (…). El Espiritismo es por su propia esencia revolucionario, en el elevado concepto de la palabra, lo mismo en la ciencia y en la filosofía que en la moral y en la sociología.”

Conservó durante toda su vida la sencillez y la llaneza. Cuando en 1932 perdió una pierna, no sufrió complejo alguno. Tan recia personalidad y, sobre todo, la fuerza de su pensamiento, provocó envidias y temores. Asistió al Congreso Internacional de Espiritismo, celebrado en Barcelona en septiembre de 1934, como Delegado de la Confederación Espiritista Argentina, de la que en aquella fecha era Presidente, acompañado del entonces joven Humberto Mariotti (1905-1982), otra gran figura del espiritismo argentino, que posteriormente también fue Presidente de la C.E.A., así, como Vicepresidente de la Confederación Espirita Panamericana (C.E.P.A.).

Su obra escrita es compromiso para los hombres libres, que aceptan el deber de lucha para que el olvido no cubra con su capa de nieve al insigne espiritista argentino. Nos legó, entre otras, las dos siguientes principales obras: Concepto Espirita de la Sociología y Espiritismo Dialéctico, así como numerosos escritos y artículos diseminados o revistas y publicaciones.

Tomado del libro Espiritismo Dialéctico.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.