Compadécete

DICompadécete de los débiles.

Dales una mano amiga en cualquier situación.

Más allá de la fragilidad orgánica, son tímidos y dependientes, reconociendo la deficiencia de energías.

Ayúdalos con una sonrisa afable de compañerismo, con una promesa de silencioso apoyo, mediante un gesto que les de seguridad.

Colócate en el lugar de ellos y haz, en su favor, lo que te gustaría recibir, estando en su situación.

***

Conserva el valor en la lucha, sea cual sea la situación.

Hay caminos menos difíciles de ser recorridos, ahora bien, todos exigen ser vencidos.

Se piensa que, por el hecho de estar trabajando por el bien del prójimo, no se enfrentan dificultades y obstáculos. Es puro engaño. En todas partes y posición la criatura humana es la misma.

San Vicente de Paúl, que tanto se dedicó a los pobres, afirmaba que estos “eran muy exigentes e ingratos”.

Ten, pues, buen ánimo siempre.

***

Una vez que otra, dedica algún tiempo para meditar al respecto de la muerte.

La muerte arrebata a los enemigos, a los afectos, y te llegará en un momento cualquiera.

Prepárate todos los días, como si fuese tu último día en la Tierra.

Acostumbrándote a pensar en la muerte, ella no te herirá cuando pase por tu puerta o se lleve a alguien que te sea amado.

San Francisco de Asís la aguardaba con la tranquilidad con que “deshierbaba el jardín”.

***

Tu posesión en relación a los bienes terrestres es relativa. En un mundo transitorio, en lo cual todo pasa, lo que ahora te pertenece, mañana habrá cambiado de manos.

Usa, pero no abuses de los recursos que dispongas.

No te esclavices a lo que detienes por momentos, evitándote sufrimiento cuando se transfieran para otro.

Los únicos bienes de duración permanente son los tesoros de los sentimientos, de la cultura y de las virtudes.

“Acumula tesoros en el cielo”, enseña el Evangelio.

Vida feliz
Espíritu Joanna de Ângelis
Médium Divaldo Pereira Franco

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.