Amanecer de una nueva era

ManoelFilomenodeMiranda«No pocas instituciones nobles, portadoras de objetivos elevados en la construcción del mundo mejor, se destruye en razón de ese comercio sin dicha con los espíritus ociosos y vengativos, echando a perder todo el esfuerzo conjunto de los abnegados mentores y de los dedicados misioneros de quienes se utilizan… Mientras no haya una conciencia responsable en el trabajador del Evangelio, que supere el egoísmo y la necesidad de proyección de la imagen, la batalla gigantesca proseguirá…

«(…) Aunque la conquista de los conocimientos de la Doctrina Espírita, de las artimañas y habilidades de los espíritus infelices y de baja moral, a buen seguro, pero con alta capacidad de discernimiento y de acción persecutoria, fácilmente algunos adeptos más frágiles no aplican la teoría excelente en la conducta, siendo presas simples de sus enemigos desencarnados, así como de aquellos que se consideran adversarios de Jesús y se complacen en crear obstáculos y complicaciones en la siembra donde se encuentran trabajando.

«Comienzan el trabajo con gran entusiasmo, programando la transformación del planeta terrestre, el cambio de su psicosfera, y van, a medida que el tiempo transcurre y la rutina se les instala en el comportamiento, disminuyendo la exaltación, dándose cuenta de las dificultades, especialmente en las relaciones con el prójimo, siendo incapaces de realizar la propia indispensable renovación para mejor.

«Meditaran más en las preciosas lecciones” del Maestro Jesús, siempre invitándonos a la vigilancia y a la oración, así como en las orientaciones seguras de Allan Kardec, registradas en la Codificación, así como en los contenidos de las comunicaciones mediúmnicas, considerándolas no solamente bellas, sino sobre todo portadoras de enseñanzas serias, merecedoras de la más alta consideración, y ciertamente resistirían con más vigor a las situaciones perturbadoras.

«(…) Asumiendo actitudes ridículas de venganza y de desconfianza en relación a sus hermanos de creencia y amigos de actividades doctrinarias, se transforman en piedras de tropiezo para todos, tras envenenarse con las enfermas reflexiones y fijaciones mentales que se permiten, cuando están desajustados o insatisfechos.

«Es siempre de bueno arbitrio, como recomiendan los espíritus nobles, tomarse para sí aún los consejos que vierten de lo Alto, en vez de transferirlos para su prójimo (…).

«El Espiritismo, a su vez, viene siendo sacudido por tormentas internas en el movimiento, generando disensiones, hijas dilectas de la presunción, llegando al punto de contestar las bases de la Codificación, o presentándose falsas técnicas travestidas de científicas, de experiencias personales, de informaciones mediúmnicas no confirmadas por la universalidad de la enseñanza.

«Nuevos misioneros surgen de uno para otro momento, a sí mismos atribuyendo realizaciones superiores y buceando en tormentosas obsesiones por fascinación, así como se presentan novedades estrambóticas que llevan el buen nombre de la doctrina al ridículo, por la manera como son expuestas las tesis infelices, nacidas en la vanidad de aquellos que son médiums o no.

«(…) Se hace imprescindible el retorno a la fuentes evangélicas y a los orígenes del movimiento doctrinario totalmente destituidos de autoridades, de especialistas, de poseedores de títulos universitarios y arrogancia intelectual, volviéndose a la simplicidad y al servicio eminentemente cristiano».

Espíritu Manoel Philomeno de Miranda.
Médium Divaldo Pereira Franco
Trecho do livro: Amanhecer de Uma Nova Era.
Traducido por Isabel P. González

1 comentario en “Amanecer de una nueva era”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.