El aborto

aborto¿Qué es el aborto? Un aborto es la terminación de un embarazo. Es la muerte y expulsión del feto antes de los cinco meses de embarazo. Hay un gran debate abierto en la cuestión de en que momento se considera que existe vida, si en el momento de la concepción o cuando se considera que el feto es capaz de sobrevivir y mantener una vida extrauterina. Según el espiritismo, existe vida desde el mismo momento de la concepción. Mucho antes de la concepción hay todo un equipo espiritual de acompañamiento y especialización en el evento. Al igual que en el planeta tierra tenemos las maternidades para acoger al recién nacido, en el plano espiritual existe el correspondiente equipo que acompaña a aquel que va a reencarnar.

Los lazos afectivos o de desafecto del pasado atraen a la entidad hacia la madre cuyo campo vibratorio más se le afiniza. A partir de este primer acercamiento vibratorio, el equipo espiritual pasa a dar asistencia y a promover la progresiva ligación fluídica del espíritu con los fluidos peri espirituales de la madre. Se establece así un intercambio energético en dos direcciones. De esta manera el espíritu se ve envuelto en una malla energética que lo prende suavemente, del mismo modo que la futura madre siente en muchas ocasiones el deseo progresivo de quedar embarazada. Más adelante, esa ligación fluídica de la entidad reencarnante pasará al fluido vital del óvulo materno, quedando así el óvulo magnetizado por los fluidos peri espirituales del espíritu reencarnante. Pasando a reflejar el patrón energético que traduce la real situación evolutiva del espíritu. El óvulo irradiando las vibraciones del espíritu atrae por sintonía de onda a aquel espermatozoide que contiene los genes que él necesita, o que merece. De este modo podemos explicar por que de 200 ó 300 millones de espermatozoides, a veces gana aquel portador de las más profundas anomalías. Hasta este momento no hubo reencarnación propiamente dicha. La unión del espíritu reencarnante con las moléculas físicas, se da en el instante en que ocurre el gran choque biológico: el espermatozoide penetra en el interior del óvulo.

La paternidad y maternidad, son siempre consecuencias de vínculos pasados. El trabajo asistencial a veces necesita extenderse a otros miembros de la familia, cuya interferencia en la gestación se hace de forma acentuada, como p. Ej. Mecanismos de presión induciendo al aborto. Ahora bien, ¿todos los embarazos tienen como fin la reencarnación de un espíritu?. Allan Kardec en el libro de los espíritus en la pregunta 356 nos dice: ¿entre los nacidos muertos los habrá que no hayan sido destinados a la encarnación de Espíritu?. Res: Algunos hay, efectivamente, a cuyos cuerpos nunca ningún espíritu estuviera destinado. Nada tenia que efectuarse para ellos. Tales criaturas entonces sólo vienen por sus padres. El deseo de quedar embarazada a veces se vuelve una verdadera auto-obsesión. Hay madres o candidatas a madres que por la idea fija de gestar crean el molde mental que ofrece la forma genética para que las células se desenvuelvan intra-útero.

Existen diferentes tipos de aborto, entre ellos encontramos:

Aborto espontáneo o natural.
Aborto provocado.
Aborto terapéutico.
Ahora pasaremos a tratar cada uno de ellos.

El aborto espontáneo

El término aborto espontáneo se refiere a los que se presentan de manera natural. Muchas de las reencarnaciones esperadas no se concretizan, a pesar de toda la planificación tanto espiritual como de los padres que desean la oportunidad de tener un hijo en su hogar. Entre las causas “médicas” por las que se produce un aborto espontáneo encontramos: anomalías en los cromosomas, anomalías uterinas, causas endocrinas, problemas del sistema inmunológico, infecciones y estilos de vida de la madre. Pero de muchos de ellos no se conoce causa alguna. Espiritualmente, encontramos el aborto espontáneo propiamente dicho, el aborto aparentemente espontáneo provocado mentalmente por la madre y los provocados por el espíritu.

Aborto espontáneo propiamente dicho

Existen siempre entidades espirituales que en el pasado adquirieron débitos con la ley universal en el área del renacimiento. Hoy desean un hijo que no consiguen tener. Son individuos que en vidas pasadas pusieron muchas dificultades a la Reencarnación de otros ya fuera como encarnados (p.ej. un medico que practica el aborto) o como espíritus influenciando negativamente (p.ej. tentando a una madre al aborto), teniendo ahora que pagar esa deuda con la ley divina de causa-efecto. Reunidos por la similitud de ondas, no existe nadie inocente en el proceso. No se trata de un castigo, sino una consecuencia motivada por el libre albedrío del pasado. De esta forma todos aprenderán el valor de la vida y la oportunidad de la reencarnación.

Abortos aparentemente espontáneos provocados mentalmente por la madre

En este caso se determinan espontáneos por que médicamente no tiene explicación ninguna. Hay que ir al plano espiritual para darnos cuenta que la causa esta en la madre. Ya sabemos el inmenso potencial energético que los seres humanos poseemos. Las acciones mentales de la gestante tienen profundas repercusiones sobre las ligaciones energéticas del espíritu reencarnante con su embrión. Además, no hay que olvidarse de la llamada memoria extra-cerebral en la fase embrionaria y fetal, que permite al cerebro registrar informaciones y experiencias a través de los filtros maternos del medio exterior. De tal modo que los pensamientos maternos influyen en el feto, si la madre tiene pensamientos maternos de nivel elevado, ideas de paz y de amor al prójimo en el embarazo educara desde ese instante a aquel que vendrá a morar con nosotros. De igual modo que pensamientos constructivos y de contenido ético-moral constituyen ondas de alta frecuencia que va educando al espíritu reencarnante en la doctrina de amor y sabiduría; pasará lo contrario cuando los pensamientos de la madre sean materialistas, de odio… por que hay madres que odian estar embarazadas, sea por la causa que sea, repercutirán de manera muy negativa en el espíritu reencarnante.

Para ilustrar este hecho citaremos un caso real.

Cecilia era una enfermera muy buena y cuidadosa en su trabajo, ponía una dedicación personal ejemplar en su tarea. Era muy guapa, tenía un porte vistoso, ojos azules muy expresivos, tez rosada, cabellos largos y lisos. Era discreta y se alejaba de los ligoteos de sus compañeros. En aquel año llegó desde Canadá, donde se había especializado en neurología, un medico de refuerzo buscando desarrollar una mejor asistencia medica en aquella tierra. Rogelio, que así se llamaba, al ver a Cecilia experimento un gran impacto, la dio la sensación de conocerla, de haberla visto antes en algún sitio, pero no lograba localizarla en sus archivos de memoria, algo que no llegaba a comprender. Cecilia no pudo dejar de notar al joven médico soltero, con su aire compenetrado y sonriente al lidiar con los enfermos, irradiaba simpatía. Después de algún tiempo se volvió claro para ellos que se buscaban, y nació (o renació) el afecto entre ellos. Aunque Rogelio no deseaba unirse definitivamente a alguien, se apasionó como un adolescente.

Al principio se encontraban de vez en cuando y mas tarde de forma frecuente. Para Cecilia, no fue difícil descubrir que estaba embarazada. En este instante hacemos un corte en la historia, para encontrarnos 14 años más tarde a ambos preocupaos por su hijo Gustavo. A pesar de haber tenido una infancia aparentemente tranquila, con una educación esmerada, súbitamente como por encanto, el niño se vuelve agresivo con los padres. Se considera rechazado. Conflicto de adolescente, se decían ambos. En realidad aquella faja de edad era desencadenadora de problemas que yacían subyacentes y aguardaban la época propicia para explotar. Después de varios meses de cansados diálogos con el muchacho que resultaron infructuosos, decidieron acudir a un profesional. Cecilia recientemente se había interesado por la lectura de obras sobre terapia de vidas pasadas y simpatizaba con la teoría de la reencarnación. Así que después de mucho hablar al respecto, decidieron buscar ayuda a un conocido investigador del área, que llamaremos Prof. Fernández. Gustavo comenzó sus regresiones de memoria relatando periodos de la preadolescencia que eran minuciosamente anotados después de la conversaron grabada. Poco, o casi nada de expresivo se obtuvo en las primeras sesiones. Poco a poco se buscaban las edades menores del muchacho.

El pro. Fenandes espera que las regresiones más profundas en el tiempo, tomando datos de encarnaciones pasadas, trajeran la ayuda más valiosa. Pero en este caso el problema no se situaba en un nivel tan antiguo. Al llegar a la fase intra-uterina, en el 2º mes de gestación, el joven se agitaba y lloraba constantemente.

-¡Mi madre y mi padre no me quieren!. Decía con cara de sufrimiento e indignado.
-¿Por que dices eso Gustavo?. Preguntaba el profesor
-Ellos están tristes por que yo estoy aquí (intra-útero). No me quieren.
-Gustavo tranquilizate que te vamos a ayudar.
-¡No, ellos no me quieren!¡no me quieren!

Lloraba copiosamente, así que el profesor decidió llamarlo a la conciencia y aplicarle pases magnéticos sobre la región cardíaca. Gustavo se calmo. El profesor pensaba que estaban próximos a la raíz del problema. En la siguiente sesión…

-¡Mi padre mi madre me odian!

Sus manos se crispaban, su rostro se retorcía en una mezcla de diversos sentimientos.

-¿Por qué Gustavo?
-Ellos me quieren matar. –decía sollozando y repetía incontables veces-
-¿Ellos quien, Gustavo?
-Mi padre y mi madre, dicen que me van a matar.

Al día siguiente llamaría a los padres para una larga conversación. Una vez en la consulta, Rogelio y Cecilia se sorprendieron por las expresiones fuertes de Gustavo oídas en una grabadora. Después de escuchar atentamente, se miraron por unos momentos. Cecilia tomo la iniciativa dirigiéndose a su marido.

-Rogerio, ¿cómo podríamos esperar que un embrión de 2 meses fuese a sentir nuestras inseguridades?-

Después del intercambio de opiniones de si podía o no ser posible, Cecilia entre emocionada y compungida comenzó la narración, hablando de cómo la noticia del embarazo los pilló de sorpresa. Rogelio también participaba completando su exposición, narraron durante horas, ambos cambiaron ideas y propuestas de cómo librarse del embrión. Durante algunas semanas el feto fue magnetizado con las energías provenientes de aquel dialogo. No deseaban hacer publica la gestación en su medio de trabajo, y mucho menos el aborto provocado que planeaba. Después de estudiar numerosas posibilidades y alternativas, optaron por viajar a una ciudad próxima donde un colega de Rogelio los atendería y haría el aborto. Partieron el jueves por la tarde. A esta altura el profesor los paró y los instó a continuar en la siguiente sesión. El profesor volvió a trabajar con Gustavo.

-¡ja¡ja¡ja¡.carcajeaba ruidosamente.
-¿de que te ríes Gustavo?
-¡Ellos no pueden mas!
-¿Ellos quien?
-Mi madre y mi padre. ¡Ja!¡ja!¡ ja!
-¿no pueden el qué?
-No pueden matarme

Gustavo se reía histéricamente, era una risa sádica e irónica. La pareja vuelve a consulta y continúan la historia: Cuando viajaban sufrieron un accidente de coche. Fueron trasladados al hospital. Cecilia se rompió el fémur. Pero en el informe del hospital quedó reflejado su estado y se hizo público. Volvieron a casa y un mes después se casaron. Gustavo fue tratado, estudió Psicología, pretende hacerse especialista en Psicología trans-personal. La relación con sus padres es armoniosa y constructiva. En el hecho relatado, no hubo aborto, aunque la intención de hacerlo ya produjo significativas influencias sobre el psiquismo del ser en vías de nacer. Sabemos, por contactos mediúmnicos, que en numerosos casos las ligaciones entre el espíritu y las moléculas del embrión pueden ser hasta rotas por el deseo persistente de la madre en eliminarlo.

Abortos aparentemente espontáneos provocados por el espíritu

Lejos de los abortos espontáneos por causas de ley de causa-efecto. Existen los debidos a la propia entidad reencarnante. Al igual que muchos hombres tienen miedo a la muerte, a abandonar lo conocido o donde te sientes seguro y salvo. Los espíritus en muchas circunstancias temen abandonar una situación que se les figura estable para sumergirse nuevamente en la materia, aprisionando o anestesiando sus conquistas del pasado, en otras palabras, tienen miedo a nacer. El hecho de renacer con severas limitaciones físicas, los sentimientos de antipatía con relación a algunos de sus miembros de la futura familia, etc.. hacen que algunos espíritus, pese a la asistencia espiritual que asiste todo el proceso, hay espíritus que se posicionan mentalmente de una forma reiterada en el rechazo psíquico a reencarnar, rompiendo incluso los lazos fluídicos que lo unen al periespíritu materno. En el caso en donde la gestación está en curso, y el fluido vital del embrión desarrollado se funde con el cuerpo espiritual en proceso de miniaturización, la súbita e intensa revuelta del espíritu puede determinar la ruptura definitiva de las ligaciones dejando al futuro feto sin el espíritu. Se inviabiliza la gestación por falta de modelo organizador biológico. Pierde así una gran oportunidad para superarse así mismo y acelerar el rumbo a la felicidad.

ABORTO PROVOCADO

Desde todos los puntos de vista, es el más criminal, si cabe, de todos los abortos. Ya que es hecho con conocimiento de causa y la mayoría de las veces con total impunidad. Como ejemplo de la criminalidad de este acto solo hay que ver las técnicas de aborto utilizadas por la medicina actual, supuestamente indoloras, pero indoloras para quien ¿para la madre o para el feto? Entre las técnicas encontramos:

Por envenenamiento salino

Se extrae el líquido amniótico dentro de la bolsa que protege al bebé. Se introduce una larga aguja a través del abdomen de la madre, hasta la bolsa amniótica y se inyecta en su lugar una solución salina concentrada. El bebé ingiere esta solución que le producirá la muerte 12 horas más tarde por envenenamiento, deshidratación, hemorragia del cerebro y de otros órganos. Esta solución salina produce quemaduras graves en la piel del bebé. Unas horas más tarde, la madre comienza “el parto” y da a luz un bebé muerto o moribundo, muchas veces en movimiento. Este método se utiliza después de las 16 semanas de embarazo.

Por Succión

Se inserta en el útero un tubo hueco que tiene un borde afilado. Una fuerte succión (28 veces más fuerte que la de una aspiradora casera) despedaza el cuerpo del bebé que se está desarrollando, así como la placenta y absorbe “el producto del embarazo” (o sea, el bebé), depositándolo después en un balde. El abortista introduce luego una pinza para extraer el cráneo, que suele no salir por el tubo de succión. Algunas veces las partes más pequeñas del cuerpo del bebé pueden identificarse. Casi el 95% de los abortos en los países desarrollados se realizan de esta forma.

Por Dilatación y Curetaje

En este método se utiliza una cureta o cuchillo provisto de una cucharilla filosa en la punta con la cual se va cortando al bebé en pedazos con el fin de facilitar su extracción por el cuello de la matriz. Durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo el bebé es ya demasiado grande para extraerlo por succión; entonces se utiliza el método llamado por dilatación y curetaje. La cureta se emplea para desmembrar al bebé, sacándose luego en pedazos con ayuda de los fórceps. Este método está convirtiéndose en el más usual.

Por “D & X” a las 32 semanas

Este es el método más espantoso de todos, también es conocido como nacimiento parcial. Suele hacerse cuando el bebé se encuentra muy próximo de su nacimiento Después de haber dilatado el cuello uterino durante tres días y guiándose por la ecografía, el abortista introduce unas pinzas y agarra con ellas una piernecita, después la otra, seguida del cuerpo, hasta llegar a los hombros y brazos del bebé. Así extrae parcialmente el cuerpo del bebé, como si éste fuera a nacer, salvo que deja la cabeza dentro del útero. Como la cabeza es demasiado grande para ser extraída intacta; el abortista, entierra unas tijeras en la base del cráneo del bebé que está vivo, y las abre para ampliar el orificio. Entonces inserta un catéter y extrae el cerebro mediante succión. Este procedimiento hace que el bebé muera y que su cabeza se desplome. A continuación extrae a la criatura y le corta la placenta.

Por Operación Cesárea

Este método es exactamente igual que una operación cesárea hasta que se corta el cordón umbilical, salvo que en vez de cuidar al niño extraído se le deja morir. La cesárea no tiene el objeto de salvar al bebé sino de matarlo.

Mediante Prostaglandinas

Este fármaco provoca un parto prematuro durante cualquier etapa del embarazo. Se usa para llevar a cabo el aborto a la mitad del embarazo y en las últimas etapas de éste. Su principal “complicación” es que el bebé a veces sale vivo. También puede causarle graves daños a la madre. Recientemente las prostaglandinas se han usado con la RU-486 para aumentar la “efectividad” de éstas.

Consecuencias del aborto provocado:

Para la gestante:

– Complicaciones clínicas que incluso pueden llevar a la muerte de la madre

– Procesos depresivos, sensación de vacío interior y la consecuente bajada de vibraciones en la psicoesfera femenina

– La acción del magnetismo mental de los espíritus expulsados pasara gradualmente a empeorar la situación depresiva materna.

– Al desencarnar la madre, de vuelta al plano espiritual, la madre presentará, según su grado de culpa o responsabilidad, distonías energéticas que se verán representadas por manchas oscuras que formaran parte de su cuerpo espiritual.

– Expiación, p. ej. En deficiencias en el cuerpo físico en la próxima encarnación o la imposibilidad de tener hijos…

-Para el padre: el elemento paterno muchas veces es el mentor intelectual del crimen. Desertando del compromiso asumido, o presionando por la fuerza física o mental. Cada cual responderá ante la ley de la naturaleza, la madre tendrá su responsabilidad, pero el padre también.

– En la existencia próxima, su nivel vibratorio descenderá atrayendo a la obsesión espiritual.

– Fragilidad en el aparato reproductor: molestias testiculares, disturbios hormonales.

Los problemas pueden ser reducidos considerablemente en función de los actos constructivos y amorosos desempeñados en lo cotidiano. Sólo el amor reconstituye. Por otro lado, debemos considerar la problemática de la legitimidad o no del aborto cuando el embarazo es consecuencia de un acto de violencia física. Debemos destacar que no hay actos perversos que hayan sido planeados por la espiritualidad superior. Cada uno de nosotros al reencarnar traemos todo nuestro pasado impreso, experiencias que se traducen en el material energético que irradiamos constantemente de nuestro interior hacia la superficie. Así es también la víctima, la joven que hoy se presenta de forma diferente, trae de su pasado profundas marcas de actitudes perjudiciales a hermanos suyos. Por la ley Universal de la sintonía de vibraciones, el agresor, dentro de su desequilibrio patológico, entró en sintonía con su víctima. En ciertas ocasiones, el ser va a reencarnar de esta gestación, vibra en la misma faja de desequilibrio. Así, recordemos que el acto violento no estaba programado, ni en ninguna circunstancia se justifica. No obstante, existiendo crimen, la espiritualidad siempre hará el máximo para que del mal resulte algún bien. Muchas veces la gestante presionada por los familiares opta por interrumpir el embarazo indeseado.

La víctima de violación, podrá tener a su lado la luz de alguien que podrá venir a ser su apoyo y su consuelo en la vejez. La eliminación del embarazo a través del aborto provocado en estos casos irá a anular este laborioso auxilio que el espíritu protector lamentará haber perdido. Por lo expuesto, el aborto como consecuencia de violencia, es siempre una actitud arbitraria y que sólo ampliará el sufrimiento de los familiares.

ABORTO TERAPEUTICO

La interrupción del embarazo no siempre constituye contraposición a las leyes naturales. Hay situaciones peculiares en que no existe otra alternativa, ni por parte de los padres ni de los médicos. Hay gestantes que enferman gravemente durante el embarazo, o sufren una descompensación cardíaca de una insuficiencia anteriormente existente. Entonces surge el momento crítico donde la preservación de la vida de la mujer, sólo podrá ocurrir por la supresión de la gestación. No nos referimos a supuestos y teóricos riesgos, sino a una inminente muerte en la secuencia de los hechos y tras un minucioso estudio médico.

Por el lado espiritual, una de las causas que generan esta situación podría ser la de la vivencia por parte de los padres y del espíritu reencarnante de esta prueba. En la pregunta nº 359 del libro de los espíritus leemos:

-Dado el caso de que el nacimiento de la criatura pusiese en peligro la vida de la madre, ¿habrá crimen en sacrificarse la primera para salvar la segunda?

Preferible es que se sacrifique al ser que aun no existe a sacrificar al que existe.

Como podemos observar, no hay radicalismo de forma absoluta, en lo que se refiere a la no aceptación del aborto por los espíritus superiores. Salvaguardemos la idea central del real e inminente riesgo de vida a que se encuentra expuesta la gestante. No extrapolemos esta respuesta para situaciones menores, ampliando el abanico de las indicaciones del aborto, a pretexto de pretendidos riesgos que potencialmente existen.

Casos Extremos

¿Qué harías si te encontraras en alguna de estas situaciones?

1.- El padre es asmático, la madre tuberculosa. Tuvieron cuatro hijos, el primero es ciego, el segundo es sordo, el tercero esta muerto y el cuarto tiene tuberculosis. La madre esta embarazada de nuevo.

¿Recomendarías el aborto en esta situación?

2.- Un hombre blanco viola a una niña negra de 13 años y está embarazada. Si fueras el padre de esta joven, ¿Le recomendarías el aborto?

3.- Un predicador y su esposa quienes enfrentan problemas económicos muy fuertes, ya tienen 14 hijos, son realmente pobres. Considerando su extrema pobreza, ¿Recomendarías que la esposa abortara su decimoquinto hijo?

4.- Una joven esta embarazada; no esta casada y su prometido no es el papá del niño que esta esperando. ¿Le recomendarías que abortara?

SI contestaste “SI” en alguna de las situaciones anteriores lee lo siguiente:

1.- En el primer caso el mundo no hubiera conocido a Ludwing Van Beethoven.

2.- En el siguiente caso Ethel Walters, una de las cantantes negras más famosas de todos los tiempos nunca hubiera nacido.

3.- En la tercera situación hubieras aniquilado a Jhon Wesley, uno de los más grande predicadores del siglo.

4.- Y en el cuarto caso hubieras quitado Maria y a todo el mundo el regalo más precioso de toda la humanidad: JESÚS.

Y para concluir, para todos aquellos que respeten la vida, que amen la vida…. Pueden abrir el sobre (aquí los asistentes abrieron un sobre que les fue entregado al principio con fotos de bebés con el texto: GRACIAS)

Sara Isabel Herrero Ruiz
Sociedad Espiritista Alicantina

2 comentarios sobre “El aborto

  1. Responder
    Amanda María Núñez - 16 junio, 2018

    Confío en que cada ser humano debe ser libre de tomar sus propias decisiones y obviamente hacerse cargo de su elección, lejos de los juicios y pre-juicios familiares, sociales, culturales, religiosos, etc. En cuanto a “qué haría en casos extremos” me parecen muy torpes las respuestas ya que nada tiene que ver el hecho de que una persona (por haber sido “concebida” más allá de las circunstancias reales de aquel momento en particular) haya resultado ser “alguien con éxito y/o famosa” ya que eso no es para nada garantía que esa misma persona “HAYA SIDO EN SU VIDA UN SER FELIZ Y ESPIRITUALMENTE SANO”.

  2. Responder
    Bell - 25 julio, 2018

    Si en el aborto, ya sea espontáneo o provocado, no se sana o se libera la información dentro del útero, .. se está destinado a que en el momento de volver a embarazarse la mujer, el bebé almacenara la información que quedó registrada dentro y la absorberá, naciendo con los problemas de existencia a causa de estos abortos no sanados dentro de la psique de la madre.
    Por eso es importante. Que la madre selle y cierre el evento. Poniendo le un nombre al feto o embrión y colocandolo con su respectivo lugar en la vida.
    Ya sea el primero, el segundo, etc… hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba