Alguien debe plantar

emmanuel2“Yo planté, Apolo regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.” Pablo (I Corintios, 3:6)

Nada de personalismo desordenado en la labranza del Espíritu.

Como ocurre en cualquier campo terrestre, ningún cultivador, en la gleba del alma, puede jactarse de hacer todo en los dominios de la siembra o de la cosecha.

Después del esfuerzo de quien planta, hay quien siega al vegetal naciente, quien lo ayude, quien lo corrija, quien lo proteja.

Pensando, todavía, en el impositivo de la descentralización, en el servicio espiritual, muchos compañeros huyen de la iniciativa en las construcciones de orden moral que nos compete.

Muchos de ellos, convidados a compromisos edificantes, en ese o en aquel sector de trabajo, se afirman incapaces para la terea, como si nunca debiésemos iniciar el aprendizaje del perfeccionamiento íntimo, mientras que otros aseguran, casi siempre con ironía, que no nacieron para líderes.

Los que así proceden acostumbran a relegar para DIOS simples obligaciones en lo que atañe a la elevación, progreso, purificación, o mejoría, pero las leyes del CREADOR no exentan a la criatura del deber de colaborar en la edificación del bien y de la verdad, a favor de sí misma.

Veamos la palabra del Apóstol Pablo, cuando ya conocía los problemas del auto-perfeccionamiento, en nosotros refiriéndose a la evangelización: “Yo planté, Apolo regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.”

La necesidad de la dedicación individual a la causa de la verdad transluce, clara, de semejante conceptuación.

Sabemos que la esencia de toda actividad, en una labra agrícola, procede, originariamente, de la Providencia Divina.

De DIOS viene la simiente, el suelo, el clima, la savia y la orientación para el desarrollo del árbol, como también dimanan de DIOS la inteligencia, la salud, el coraje y el discernimiento del cultivador, pero somos obligados a reconocer que alguien debe plantar.

Del libro ¡Sígueme!
Espíritu Emmanuel
Médium Francisco Cándido Xavier
Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.