¿En qué perseveras?

emmanuel2“Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles y en la comunión y en la partición del pan y en las oraciones.” – (Hechos, 2:42)

Observadores poco avisados pretenden encontrar entera negación de espiritualidad en los acontecimientos actuales del Planeta.

Creen que la época de las revelaciones sublimes esté muerta, que las puertas celestiales permanezcan cerradas para siempre. Y comentan entusiasmados, como si divisasen un paraíso perdido, los resplandores de los tiempos apostólicos, cuando un puñado de cristianos renovó los principios seculares del más poderoso imperio del mundo.

Muchos aseveran que el Cielo agotó la fuente de las dádivas, olvidándose de que la generalidad de los creyentes entorpeció la capacidad de recibir.

¿Dónde está el coraje que revestía corazones humildes, frente a los leones del circo? ¿Dónde está la fe que ponían afirmaciones inmortales en la boca herida de los mártires anónimos? ¿Dónde están las señales públicas de las voces celestiales? ¿Dónde están los leprosos limpios y los ciegos curados?

Las oportunidades del Señor continúan fluyendo, incesantes, sobre la Tierra.

La misericordia del Padre no cambió.

La Providencia Divina es invariable en todos los tiempos.

Pero, la actitud de los cristianos, en la actualidad, es muy diferente. Rarísimos son los que perseveran en la doctrina de los apóstoles, en la comunión con el Evangelio, en el espíritu de fraternidad, en los servicios de la fe vivía. La mayoría prefiere los llamados “puntos de vista”, comulga con el personalismo destructor, fortalece la raíz el egoísmo y razona sin iluminación espiritual.

La Bondad del Señor es constante e imperecedera.

Veamos, pues, en qué dirección somos perseverantes.

Antes de aplaudir a los más osados, procuremos saber si estamos con la volubilidad de los hombres o con la inmutabilidad de Cristo.

Espíritu Emmanuel
Médium Francisco Cándido Xavier
Del libro “Viña de luz”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.