Pequeños servicios

Emmanuel_1“Antes sed benignos unos para con los otros.” – Pablo (Efesios, 4:32)

Gran masa de aprendices se queja, a veces, de la ausencia de grandes oportunidades en los servicios del mundo.

Aquí, es alguien disgustado por no haber obtenido un cargo de alta relevancia; más allá, es un hermano inquieto porque aun no consiguió situar el nombre en la gran prensa.

La mayoría anda olvidada del valor de los pequeños trabajos que se traducen, habitualmente, en un gesto de buenas maneras, en una sonrisa fraternal y consoladora…

Un vaso de agua pura, el silencio ante el mal que no comporta esclarecimientos inmediatos, un libro santificante que se da con amor, una sentencia cariñosa, el transporte de un fardo pequeño, la sugerencia del bien, la tolerancia en vista de una conversación fastidiosa, los favores gratuitos de algunos centavos, la dádiva espontánea aunque sea humilde, la gentileza natural, constituyen servicios de gran valor que raras personas toman en su justa consideración.

¿Qué importa la ceguera de quien recibe? ¿Qué podrá significar la malevolencia de las criaturas ingratas, ante el impulso afectivo de los buenos corazones? ¿Cuántas veces, en otro tiempo, fuimos igualmente ciegos y perversos para con Cristo, que nos ha dispensado todos los obsequios, grandes y pequeños?

No te mortifiques por la obtención de la oportunidad de aparecer en los grandes carteles del mundo. Eso puede traducir mucha dificultad y perturbación para tu espíritu, ahora o después.

Sé benevolente para con aquellos que te rodean.

No menosprecies los pequeños y útiles servicios.

En ellos reposa el bienestar del camino diario para cuantos se congregan en la experiencia humana.

Espíritu Emmanuel
Médium Francisco Cándido Xavier
Del libro “Viña de luz”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.