Realidades

Emmanuel2Alegría es incentivo al trabajo.

El sufrimiento, pues, nos enseña a obrar con seguridad.

El anhelo realizado es una bendición.

La dificultad, sin embargo, nos induce a seguir para adelante.

La tranquilidad nos renueva las energías.

Entretanto, los problemas nos hacen manantiales de experiencia.

El deseo atendido es una fuerza estimulante.

La insatisfacción, sin embargo, nos suscita a la sed de conocimiento.

El sueño afectivo que se concretiza es bendita oportunidad para que se aprenda a servir.

La renuncia, pues, aceptada con humildad, proporciona la medida del amor.

Espíritu Emmanuel
Extraído del libro “Joya”
Médium Francisco Cándido Xavier

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.