Mensaje de Tio Nilson

nilson¡Que la paz de Jesús permanezca con nosotros!

Estos son días apropiados para la evolución de la criatura humana. Aprovecho una pausa entre las comunicaciones de los sufridores, para abrazar a los compañeros de lucha que se encuentran en nuestra Casa, con abnegación y fervor.

Hablar de nostalgia sería demostrar falta de sensibilidad al amor de Dios que me concede un cariñoso apoyo, al de los benefactores queridos, al de los familiares devotos y al de los amigos que me han precedido en el retorno al Gran Hogar. No obstante, ¡cuánta nostalgia!…

Una prolongada existencia carnal impone al Espíritu hábitos que se prolongan más allá del cuerpo, en la erraticidad. Los recuerdos se agigantan y las lágrimas amenazan con descender a través de la cortina de los ojos, porque también brotan de la gratitud. Gratitud a la fidelidad de vuestros corazones, sosteniendo el arado y trabajando el suelo de las existencias dilaceradas.

Estamos invitados a implantar el Reino de Dios en la Tierra. En este momento, fuerzas satánicas están segando vidas cristianas en las ciudades que han conquistado. A través del degüello, repiten los dantescos espectáculos del pasado.

Jesús aún es odiado por unos, ignorado por otros y menospreciado por quienes lo conocen. No por nosotros, que lo amamos, porque Él nos sacó del cautiverio de las pasiones inferiores y nos atrajo hacia la plenitud. ¡Sigamos pacientes, confiados!

El momento de crisis es un período que anuncia el cambio. Todo cambio produce sorpresa y se convierte en un desafío. No nos sumemos a los grupos que gritan, blasfeman, promueven anarquía… Seamos servidores de Jesús donde y cuando nos sea necesario. Sea la Casa que Él nos confió un rincón seguro de paz, para aquellos a los que la sociedad excluyó de su grupo, habiéndonos acostumbrado con la miseria en que se encuentran. Conservemos activo el ideal de la fraternidad, y nunca nos arrepentiremos de haber sido gentiles, sensatos, pacíficos y pacificadores.

Los días se suceden, pero el Maestro es el mismo. Aún estamos en Cafarnaum escuchando su voz y preparándonos para los extensos caminos que nos cabe recorrer…

Hermanos queridos, invoco las bendiciones divinas para todos, a fin de que tengan coraje, el coraje del amor, que nunca titubea y jamás fracasa. Abrazando los corazones queridos, el viejo amigo y compañero de luchas entre los sufridores.

Nilson

(Página psicofónica recibida por el médium Divaldo Pereira Franco, el 19 de agosto de 2015, en la reunión mediúmnica del Centro Espirita Camino de Redención, en Salvador, Bahía, Brasil).

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.