No desistir Jamás

JoannaParece que hay una conspiración generalizada contra los principios éticos-morales, las realizaciones ennoblecedoras, los trabajos de engrandecimiento humano, las obras benéficas…

*

Mucho se habla con respecto a la violencia y a la agresividad, de los horrores que se abaten sobre las comunidades; sin embargo, aquellos que repudian esos comportamientos alienados se acomodan, sistemáticamente, a sus intereses personales y solamente censuran…

Se sueña con un mundo más feliz y verbalmente se propugna por la transformación socio-moral de la Tierra; empero, no se va más allá de ese verbalismo o de los artículos bien elaborados de la prensa, pero poco sentidos.

Se estimula al hombre al sacrificio, sin que el sacrificio personal caracterice la conducta de quien incentiva a otro.

Muchos individuos se emocionan frente a aquellos que se extenúan en el afán de modificar el estatuto de las injusticias sociales vigentes, absurdas y dominantes. Se ofrecen, entonces, a la tarea de auxilio, imponiendo condiciones a las que no ceden, deseando someter a quienes admiran a la voluntad de sus opiniones y experiencias, desertando, no obstante, con facilidad, tan luego pasa el entusiasmo, sin guardar el mínimo respeto por la obra que se está realizando.

*

Todos saben que el precio de un ideal cuesta el sacrificio del idealista, así como la índole de una empresa es evaluada por la profundidad de su contenido, por el bien que esparce y por la firmeza con que soporta todas las fuerzas opositoras…

Por lo tanto, es comprensible que existan dificultades en el desempeño de las tareas de elevación espiritual de la criatura en particular y de la sociedad en general.

El ardor de la lucha forja al héroe y la fuerza del coraje se revela en el fragor de la batalla.
Quien desiste no pasa de ser un aspirante sin poseer las credenciales del legítimo combatiente.

*

Ana Sullivan podría haber desistido de educar a Elena Keller ante la obstinada negativa de los padres de la educanda y de los estrechos límites en los cuales la niña se encerraba.

Pasteur habría desistido, de no haber tenido su ideal vinculado al coraje de proseguir, cuando la burla y el sarcasmo intentaron expulsarlo de los laboratorios de investigación.

Semmelweis podría haber desistido de buscar la solución de la fiebre puerperal en razón de haber sido expulsado de la Clínica de Obstetricia, en Viena, como consecuencia de la intolerancia de sus colegas y de su director.

Francisco de Asís tenía todo para desanimarse y desistir ya sea al comienzo, durante o al finalizar su obra espiritual.

Allan Kardec superó inmensas barreras en la Sociedad que fundó en París para estudiar y divulgar el Espiritismo.

Van Gogh, padeciendo indescriptibles tormentos, podría haber desistido de la pintura, no obstante, prosiguió.

Aleijadinho, como sufría las limitaciones que le producía el mal de Hansen, poseía todas las condiciones para justificar su eventual deserción de la labor escultórica, pero a pesar de ello, continuó esculpiendo.

*

La anónima de los héroes y santos de ayer como de hoy, anónimos o conocidos, es interminable.
Fue sobre la perseverancia de ellos que el progreso estableció sus bases vigorosas para bendecir el presente y hacer feliz el futuro.

En un mundo perturbado y de hombres imperfectos, no esperes mejor tratamiento, más allá de las contiendas que son inherentes a tu evolución.

Debes insistir en el bien, porque no eres diferente a ellos, al exigir lo que les niegas, cuando ellos esperan recibir de ti apoyo y comprensión.

*

Desistir es fácil; sin embargo, perseverar es un desafío que merece ser aceptado.

Quien desiste, huye y transfiere la oportunidad de realizar, asumiendo las consecuencias naturales que sobrevendrán.

Dirás que lo harás más adelante, después. Tal vez lo hagas, pero es posible que no.

*

Quien se acostumbra a desertar, muy difícilmente permanece cuando llega el momento del testimonio, que inevitablemente vendrá.

Haz un compromiso contigo mismo y entrégate a Dios, perseverando en la ejecución de la labor que hace frente a los factores infelices de este instante y dedícate a modificar los desdichados panoramas que predominan en esta hora histórica de dolor.

¡Desistir, nunca!

Recetas de paz
Espíritu Joanna de Angelis
Médium Divaldo Pereira Franco
Traducción Juan Antonio Durante

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.