Francisco Cándido Xavier – Parte 11

En el teatro y en la televisión

xavier.En la segunda mitad de los años 70 e inicio de la década de los 80, la obra difundida por Chico ganó atenciones en ruedas de teatro y televisión, convidando a no olvidar que entre 1961 y 1964 fueron presentadas por la Tv-Itacolomi, de Belo Horizonte (MG), cuatro telenovelas basadas en las novelas mediúmnicas, Hace dos mil años, Cincuenta años después, Renuncia y ¡Ave, Cristo!.

Directores, autores y productores de nombrada, de entre los cuales Ivani Ribeiro y Augusto César Vanucci, aprovecharon, animados por la noble intención de extender el mensaje espirita al pueblo, el riquísimo filón existente en la literatura psicografiada por Chico. Obras de André Luiz y de Emmanuel, como Nuestro hogar y Renuncia, son adaptadas para el actuación en el escenario o bajo la forma de novela de radio y televisión. El mayor éxito de taquilla viene de la pieza, Más allá de la vida, tejida con el material proporcionado por mensajes psicografiados, por Chico y por Divaldo Franco, pieza que, lanzada en 1982, continua hasta hoy en cartelera. La figura dulce y comunicativa de Chico pasa entonces a ser el centro de las más cariñosas manifestaciones en el medio artístico.

El 23/5/1980, conforme registrado en el Reformador del mismo año, ocurrió una inolvidable noche en los estudios de la Rede Globo de Televisión, Canal 4 (Rio de Janeiro), con el programa “Un hombre llamado amor” que enfocó a Francisco Cándido Xavier, entonces presente en aquel “especial”. Dirigida por el conocido presentador Hilton Gomes, la Sexta-Súper presentó una declaración pública de festejados artistas de televisión y teatro, más allá de cantantes famosos, todos amigos incondicionales del médium. Este, a su vez, respondió a varias preguntas de los presentes sobre diversos asuntos. Satisfaciendo la curiosidad del artista Yara Cortes, que también quería saber quien recibía los derechos de autor de las obras de Chico, este declaró, en términos bien claros:

“Todos los derechos de autor, fueron cedidos a instituciones de caridad, comenzando por la digna Federación Espirita Brasileira, con sede en Rio de Janeiro, y otras instituciones congéneres esparcidas en todo el País.”

Ese “Especial” llevó al consagrado periodista, escritor, político, crítico de música, teatro, cine y televisión, Artur da Távola – un verdadero especialista de la comunicación – para tejer un brillante e imparcial análisis de la personalidad de Chico, publicada en el periódico El Globo, de Rio de Janeiro, edición del 26/5/80, y transcrita en el Reformador de junio del mismo año, pagina 36. De ese largo artículo presentamos el siguiente y muy significativo fragmento:

«Más allá del aura de paz y pacificación que parte de Chico, hay otro elemento poderoso para explicar la fascinación y la durabilidad de la impresionante figura de comunicación de Francisco Cándido Xavier: la gran seriedad personal del médium, la dedicación integral de su vida a los que sufren y el desinterés material absoluto. La canalización de todo el dinero, levantando en derechos de autor para las variadísimas actividades de asistencia espiritas, dan a Chico Xavier una autoridad moral- tanto mayor porque no es reivindicada por el- que lo coloca entre los grandes líderes religiosos de nuestro tiempo».

Candidatura al Premio Nobel

En 1980, por iniciativa del entonces diputado federal Freitas Nobre, del director de televisión Augusto César Vanucci y del actor Dionisio Azavedo, el Movimiento Espirita del Brasil es movilizado para indicar al médium como candidato al Premio Noble de la Paz, en 1981. La justificativa se asentaba sobre los servicios del médium, durante toda su existencia, a los pobres y sufridores de todos los matices, bien como sobre la influencia de su vida y obra en la construcción de múltiples instituciones de asistencia social.

Tal iniciativa, involucrando aspectos fundamentales de la propia ética espirita, suscitó un movimiento de opinión en el centro mismo de la organización del Espiritismo en Brasil, cuyas entidades representativas en los Estados necesariamente se volvieron para la Casa de Ismael, de ella obteniendo, a titulo de fraterna orientación, un documento firmado el 14/3/80 por el entonces presidente Francisco Thiesen, transcrito en el Reformador de abril de 1980, pagina 8.

El propio médium esclarece todas las cuestiones suscitadas por su indicación, de iniciativa de terceros, al famoso Premio, por medio de entrevistas concedida a Carlos A. Bacelli, publicada en el periódico Lavoura e Comercio, edición del 6/3/80 y transcrita en el número del Reformador mencionado. De ella destacamos el siguiente fragmento, por contener una preciosa lección de humildad y lucidez:

8) El Premio de la Paz es un reconocimiento internacional al trabajo de una personalidad que se destacó en la lucha por la compresión entre los hombres. ¿Usted se considera por el innegable ejemplo al trabajo del Evangelio, un benefactor de la Humanidad?

– De modo alguno. Para decir la verdad, he sido siempre alguien con tamaña lucha para comprenderme a mí mismo, que nunca me pasó por la cabeza la idea de estar trabajando para la compresión entre los hombres. El Evangelio de Jesús, en la Doctrina Espirita, representa una luz para mostrarme la inmensidad del esfuerzo que tengo que hacer para mejorarme. Si la pregunta me obliga a examinar la palabra “benefactor”, debo esclarecer que si existen personas que se beneficiaron, con esa o aquella actividad, que he compartido, semejantes beneficios habrán nacido de los Benefactores espirituales que nos amparan y que habitualmente se sirven de mis modestas facultades mediúmnicas y no de mi mismo.

El Premio Nobel de la Paz de 1981, al cual también competía el Jefe de la Iglesia Católica, Papa Juan Pablo II, seria en fin conferido al “Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas”.

Plaza Chico Xavier, en Pedro Leopoldo.

Aun en 1980, Chico recibió cariñosa manifestación de amor del pueblo de Pedro Leopoldo, ciudad que lo vio nacer, crecer, prepararse para las importantes responsabilidades de médium espirita, y, como tal, allí servir hasta 1959, cuando se mudó para Uberaba. A una bella plaza pública, construida en un lugar agradable de la pequeña ciudad, y donde también se inauguró el nuevo edificio del Ayuntamiento Municipal, era dado el nombre de “Plaza Chico Xavier”, colocándose, un sólido bloque de piedra, una placa conmemorativa con las siguientes palabras: Plaza Chico Xavier –Homenaje del pueblo de Pedro Leopoldo a su ilustre y querido hermano – Hélio Issa – Ayuntamiento Municipal – Pedro Leopoldo – 15/11/1980.

Al acto de inauguración comparecieron autoridades del gobierno, el pueblo en general, desde las personas más conceptuadas hasta los más humildades moradores de la ciudad y de sus alrededores. Era una prueba más de que los corazones, incluso los más refractarios, siempre se rinden al amor, allí encarnado en la figura modesta, humilde y sincera del querido médium, cuyo magnetismo nacía, entre otras razones, del hecho de que el nada reivindicaba para sí, sino el derecho de servir al prójimo bajo la inspiración y la orientación de la Doctrina de los Espíritus y del Evangelio de Jesús.

Continuara…

Affonso Soares y Zeus Wantuil
Revista “Reformador”
Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.