El grito

Vencedor–Una buena palabra auxilia siempre. A veces, suponemos estar solos y proferimos inconveniencias. Complicamos las cosas cuando podríamos ayudar. Es necesario aprovechar las oportunidades. Hablar es un don de Dios. Si abrimos la boca para decir algo, sepamos decir lo mejor.

La pequeña asamblea oía atenta la palabra de Salus, el instructor espiritual que hablaba por el médium.

–No es conveniente repetir frases inútiles. Y es siempre una grave falta conferir espacio al mal. Comentemos el bien. Destaquemos el bien.

Entre todos los presentes, Belarmino Arruda escuchaba en silencio.

***

Transcurridos algunos días, Arruda, en las funciones de maestro de obras, orientaba el término de la construcción de un gran recinto. El enorme salón parecía completo. Todo estaba terminado. Esmerado trabajo. Pintura primorosa.

–Probemos la acústica –dijo el ingeniero superior. Y volviéndose hacia Belarmino:

–Grite algo.

Arruda, recordando la lección, gritó:

–¡Confía en Jesús!… ¡Confía en Jesús!…

El sonido estaba admirablemente distribuido. Los operarios continuaban con su faena, cuando un triste hombre penetra en el recinto. Cabellos revueltos. Semblante trastornado.

–¿Quién mandó a confiar en Jesús? –preguntó.

Alguien señala a Belarmino, y se dirige hacia él, abriendo los brazos.

–¡Gracias mi amigo! –exclamó.

Y mostrando un revólver:

–Iba a ponerme el cañón en el oído, sin embargo escuché su llamado y detuve el disparo… Quería morir en el terreno baldío de la construcción, pero su voz me despertó a otra realidad… Estoy desempleado, hace mucho tiempo, y soy padre de ocho hijos… ¡Jesús, sí! ¡Confiaré en Jesús!

Arruda lo abrazó con los ojos llenos de lágrimas. El caso fue llevado a conocimiento del director general. Y éste, visiblemente emocionado, extendió la mano al desconocido y habló:

–¡Venga mañana! Puede venir a trabajar mañana…

Espíritu Hilario Silva
Médium Waldo Vieira

Comunicación publicada originalmente en La vida escribe, FEB, pp. 21 – 22, Río de Janeiro, Brasil. Anuario Espirita 2015.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.