Francisco Cándido Xavier – Parte 6

La fase de los romances

chico-felizEn este periodo, rico de experiencias para el joven médium, Emmanuel le proporciona bendecidas consolaciones por medio de la visión de los cuadros fluídicos que precederían al recibimiento de los grandes romances históricos, joyas dignas de mención, quizá superándolas, con más bellas obras de la literatura sobre los tiempos heroicos del Cristianismo, como Quo Vadis? y Fabiola.

Entre 1939 y 1942, el amoroso guía, que ya orientaba los trabajos de Chico desde 1931, revela aspectos de su personalidad, dictándole las novelas, Hace dos mil años y Cincuenta años después, los cuales, habían sido prometidos en, A camino de la luz, libro en que Emmanuel narra los ascendientes espirituales de las civilizaciones terrestres. Pero, si le proporcionaba tan consoladoras y transcendentes manifestaciones de su amor y de su sabiduría, Emmanuel no le ahorraba a Chico enseñanzas y aprendizajes que, aunque triviales, ni por eso dejaban de ser igualmente útiles para la conveniente formación del médium.

Un episodio, ocurrido en 1941, da bien la medida del cuidado de aquel amoroso y concienzudo Benefactor.

Una cuñada de Chico, que enviudó hacia algunos meses, se vio obligada a internar en un sanatorio de enfermedades mentales, dejando sobre el médium una pesada carga de cuidar a los sobrinos, uno de los cuales era paralitico. Chico lloró mucho, lo que le valió de consoladores esclarecimientos de Emmanuel sobre la justicia y necesidades de las aflicciones. Pero el médium, desecho en lagrimas, aun persistía en cierta inconformidad, y, a la pregunta del bondadoso guía (¿porque aun lloraba?) él responde enfadado: -“¡Estoy llorando, porque, al fin y al cabo, necesitas saber que ella es mi hermana!”.

Emmanuel entonces le proporcionó, a Chico y a todo sincero discípulo del Cristo, una profunda lección sobre la verdadera fraternidad: – “Yo me sorprendo mucho, porque, antes de ella, tu tenias allí dentro, en aquella casa, trescientas hermanas y nunca te vi ir allá a llorar por ninguna de ellas. El dolor Xavier no es mayor que el dolor Almeida, que el dolor Pires, que el dolor Soares, el dolor de toda familia que tiene un enfermo. Si quieres incluso seguir la doctrina que profesas, en vez de llorar por tu cuñada, toma tu lugar al lado del niño que está enfermo, precisando de calor humano. Sustituye a nuestra hermana, ejerciendo, así, la fraternidad”.

En 1942, se materializó en la Tierra, gracias a la bondad de Emmanuel y la dedicación de Chico, el libro que, evidenciando profundos y luminosos trazos de la personalidad del apóstol de las naciones, también revelaría al mundo, el papel del primer mártir del Cristianismo, en la obra gigante de Tarso, que llevó la doctrina de Jesús más allá de las fronteras de Palestina. Nos referimos al libro “Pablo y Esteban”, el cual como que amplía el cuadro del Nuevo Testamento, completando el relato inacabado de Lucas en los Actos de los Apóstoles.

La médium Yvonne A. Pereira, que, en la época de su publicación, atravesaba ríspidas pruebas, se revigorizó al influjo de tan sublimes revelaciones, declarando, más tarde, ser Paulo y Esteban la más importante obra concedida a los hombres por la Espiritualidad superior, después de la codificación del Espiritismo. “Lo leí, lo releí y lo estudie con el alma vuelta para el Cielo y allí encontré no solo un legitimo bienestar para el corazón, sino también orientación nueva para mi vida”.

Consolidación Chico-FEB

Es, sin embargo, el año de 1943 que marca una etapa en la mediumnidad de Chico Xavier. La ascensión de Antonio Wantuil de Freitas para la Presidencia de la Casa de Ismael consolidaría las relaciones entre el médium y la Federación, con vistas a la divulgación de las revelaciones de que el médium aun se haría portador, emprendimiento que naturalmente exigiría una sustentación editorial capaz de enfrentar los perjuicios que espían y asedian toda iniciativa en el plano material. Wantuil era la personalidad tallada para tal misión.

Chico identifica la revelación del hecho, de forma simple y lucida, en una postal que envió al presidente de la FEB, el 23/12/1943: (…) Hagamos cuenta que yo soy un pescador, en el decir de un Espíritu amigo. ¿He de enviarte siempre el resultado de la pesca, y examinarás el material, antes de ir al mercado, verdad que si? Lanzarás solo lo que encuentres de utilidad (…)

Se creaba, aunque aun en el plano de las ideas, el núcleo editorial de la Casa de Ismael, vehículo seguro para que llegase a los mercados del sentimiento y de la razón, la pesca de luz obtenida por el humilde médium de Pedro Leopoldo, en los océanos fecundos de la Espiritualidad. Y, como que aprobando la feliz unión con el plano físico, lo Alto envía a Chico la otra parte de la alegría que le reservaba el año de 1943: se inicia el trabajo con el Espíritu André Luiz con el objetivo importantísimo del programa de inusitadas revelaciones sobre la vida en la Espiritualidad.

La misión de André Luiz

Los primeros contactos con André Luiz datan, pues, de 1941, cuando Chico comenzó a ver al amado Espíritu siempre junto a Emmanuel, identificándolo como una de aquellas “autoridades espirituales”, de que le habló el amoroso guía, encargadas de revelar desconocidos objetivos para despertar y edificar. Escuchemos del propio Chico sus impresiones, transcritas, en la página 98, en la obra “Testimonios de Chico Xavier, de Suely Caldas Schubert, editada por la FEB:

Dentro de algún tiempo, me familiaricé con ese nuevo amigo. Participaba de nuestras oraciones, perdía tiempo conmigo, conversando. Me contaba historias interesantes y muchas veces relacionó recuerdos del Segundo Imperio, lo que me hizo creer que era él, Andre Luiz, una personalidad de la época referida. Veía extraño, su cuidado, el interés y la estima, entre tanto, pasado algún tiempo, me dijo Emmanuel que estaba preparando el compañero para llevar a cabo la tarea proyectada y, de hecho, en 1943, se inició el trabajo con “Nuestro hogar”.

En 1946, Chico, aun en carta con Wantuil, expresaba su creencia de que André Luiz representaba un circulo tal vez más vasto de entidades superiores, basando su suposición en el hecho de que, habiendo sido interrumpida, por varios días, de recibir la obra “Misionarios de la luz”, el vino a saber que la causa de la interrupción fue la realización de algunas reuniones para el examen de la conveniencia o no de ser presentadas algunas tesis del autor espiritual en el referido libro.

Para refuerzo de su opinión, Chico informó a Wantuil que “psicografiando el capitulo “Reencarnación”, del mismo trabajo, por más de una vez, veía a Emmanuel y Bezerra de Menezes asociados al autor, revisando o amparando al trabajo.

Continuara…

Revista “Reformador”
Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.