Hermano Francisco Portugal

chico_xavierNuestro apreciado hermano Francisco Portugal se sentó a nuestro lado y nos decía entristecido, no tener aun una posibilidad para abrazar a Chico y hablarle. Y, en virtud de ver tanta gente en la sesión y alrededor del médium, calculaba que su deseo no sería satisfecho. Tenía que asistir a la sesión y regresar el sábado a Petrópolis, donde reside, sin al menos recibir algo que carecía, principalmente con relación a un hermano desencarnado.

Rápido como un relámpago, Chico captó el anhelo de su hermano, pues, dejando de lado algunos amigos, ya atendidos, se acercó a nosotros y dijo:

– ¡Hermano Portugal, entonces, pensabas que no te abrazaría, que no te había visto! Estás equivocado, como otros hermanos, estás también dentro de mi corazón.

Nuestro querido hermano Portugal lloró de emoción. Después de la sesión, Chico le dio un mensaje que recibió. Más se conmovió, nuestro hermano de Petrópolis, pues era de su Hermano desencarnado, que le vino a contar particularidades de su vida cuando estaba en la Tierra y ahora en el Espacio, dándonos, con esto, una prueba real de su inmortalidad.

Antena de Luz, en verdad, es el querido Chico Xavier, porque siempre atento, atrayendo de lo más Alto la misericordia de Dios y sintiendo, a todo instante, nuestras necesidades, espíritus llenos de deudas, buscando redención.

Sigue abajo el mensaje que el digno hermano Francisco Portugal recibió, el 1 de octubre de 1947, en Pedro Leopoldo, de su Hermano Alfredo Portugal, por intermedio de Francisco Cándido Xavier:

Francisco, mi querido hermano, aquí me encuentro a tu lado, rogando a Dios que nos ayude y nos bendiga. Perdóname si te hablo aquí, de alma abierta, pasados tantos años sobre mi forzada liberación. Soy el peregrino que llega de lejos, cansado, desilusionado…

Quiero vaciar el cáliz del corazón, tocado por la nueva fe que estoy abrazando en tu hogar bendecido. Compadeceos de mis pies heridos, de mis manos extenuadas, y ayudadme. La muerte provocada es un camino doloroso, que nosotros mismos llenamos de espinos. Decirte de las espesas nieblas que atravesé es una tarea imposible.

Las palabras de la Tierra, si no consiguen expresar la palabra de los ángeles, tampoco no expresan la indescriptible angustia de todos aquellos que, como yo, se adentran en la noche del horror.

Si yo pudiese, retornaría ahora al mundo para sentirme feliz en el cuerpo más defectuoso de la Tierra. La vida más oscura, en los órganos más dolorosamente mutilados, será, para mí, una bendición y espero que me amparéis con el servicio de las oraciones reparadoras.

Gracias a Jesús, el rocío de las oraciones de su nido domestico, cae sobre mí en forma de lluvia suave y benéfica.

Después de largo tiempo en las tinieblas abismales, con la fuerza que me proporcionasteis, emergí de la oscuridad afligida y mis ojos, llenos de nueva luz, vierten lágrimas de esperanza, aguardando el nuevo día de luchas terrestres…

Derramo lagrimas de renovación, porque comprendo hoy, en compañía de vosotros, que el dolor es un divino don de salvación para la eternidad.

Me siento edificado porque, entiendo en la actualidad que el sufrimiento es la única fuerza capaz de levantarnos para Dios. Y aquí me tenéis vosotros, agradecido y reconfortado, pidiéndoles cada vez más celo en la preservación de los tesoros que recibieron. Vosotros poseéis una lámpara que nos faltaba en otro tiempo. Guardan, en casa, una fuente de dadivas imperecederas. La paz del alma y la posibilidad de hacer el bien con Jesús, es, realmente, la verdadera felicidad, ahora y siempre.

Perdonadme si mis visitas, muchas veces, os hacen sentir indefinibles amarguras. Reconozco que Carolina y Jorge, principalmente, notaron, con más intensidad, mi presencia y, en más de una ocasión, se dejaron dominar por mi influencia. Creían, que mi espíritu permanece transformado y ruego a Dios para que ninguno de vosotros, por más venenosos que sean los espinos de la lucha a que fuisteis llamados, jamás os dejéis vencer por las sugestiones sombrías de la muerte provocada.

Abracad la cruz de la existencia humana con alegría. Las horas efectivamente preciosas de la experiencia material son aquellas en que podemos probar nuestra fe, nuestro espíritu de sacrificio y nuestra vocación de renuncia. Y esas horas no son encontradas entre las flores que persisten apenas por un día, no se abren en las cámaras felices de las vidas sin trabajo digno y fructífero. Atendamos al convite divino, aceptando el benéfico desafío del mundo.

Por no recibirlo con serenidad y amor, casi siempre perdemos nuestras más bellas oportunidades de evolucionar para los lucros efectivos de la experiencia. Huid de la tristeza, del desanimo, de la desesperación. Situad la mente en el santuario de la fe para vencer los dragones de la sombra, que rondan la puerta. No respiréis el clima del descuido y agradeced al Señor tantas bendiciones de paz y luz, porque, en verdad, su hogar es una fuente de gracias que deben ser aprovechadas a beneficio de muchos.

Agradezco a Carolina, Zoé, Zilda, Jorge, Sylvio y Malena, las alegrías que me despiertan en el alma. Vosotros recibisteis de Jesús un depósito sagrado y tu, mi hermano, eres la centinela de esos sublimes dones. Reducid, en cuanto estéis a su alcance, los problemas que aun lo prenden a la lucha material más intensa, para que la bendita claridad de lo Alto se refleje con brillo siempre más, en sus caminos.

Soy apagado servidor de la verdad, ahora, esperando la oportunidad de regresar a la lucha, pero estaré al lado de vosotros, recibiendo ánimos de vuestro auxilio y listo para colaborar, de algún modo, a fin de revelarles alguna cosa de mi infinito reconocimiento.

Alfredo

***

Como vemos, instructivo y conmovedor el mensaje del hermano de Francisco Portugal, que se suicidó a los 21 años, por motivos sentimentales. Chico ignoraba por completo la existencia de todos los hechos relatados. Que sirva de hermosa lección para todos nosotros y para cuantos, desanimados con la prueba redentora, se dejen vencer por las sugestiones sombrías de la muerte provocada.

Del libro «Lindos casos de Chico Xavier»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.