Frente a los animales

andreluizAbstenerse de perseguir o apresar, maltratar o sacrificar animales domésticos o salvajes, aves y peces, por medio de excursiones periódicas a los campos, lagos y ríos, o en competiciones deportivas sangrientas, persiguiendo con ello un placer recreativo.

Hay diversiones que son verdaderos delitos disfrazados.

En el contacto con los animales a los que tenga estima, gobernar los impulsos de protección y cariño, a fin de no caer, con el pretexto de amarlos, en excesos ridículos.

Toda pasión ciega al alma.

Evitar todo tipo de tiranía sobre la vida animal, no procediendo con exigencias desmesuradas para satisfacción de caprichos del paladar, como tampoco con refinamientos condenables en investigaciones de laboratorio, limitándose solamente a las necesidades de la vida y a los imperativos justos del bien.

El uso edifica, el abuso destruye.

Oponerse al trabajo excesivo de los animales, sin brindarles la más mínima asistencia.

La gratitud también expresa justicia.

En el socorro a los animales enfermos, usar los recursos terapéuticos necesarios, sin olvidar incluso aquellos de naturaleza mediúmnica que aplique en su propio bien.

La luz del bien debe brillar en todos los planos.

Apoyar, en todo lo posible, a los movimientos y las organizaciones de protección a los animales, ejemplificando con actos de generosidad cristiana y humana comprensión.

Los seres que nos suceden en la escala evolutiva se alinean con nosotros en posición de necesidad ante la ley.

Todas vuestras cosas sean hechas con amor. — Pablo. 1

Corintios, 16:14

Espíritu Andre Luiz
Médium Waldo Pereira
Extraído del libro “Conducta Espirita”

1 comentario en “Frente a los animales”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.