No puedo aceptar dinero

chico_novoUna señora, residente en Belo Horizonte, casada con un alto funcionario del Estado, por ser pariente del Sr. Armandinho, lo buscó para, por su intermedio, hablar con Chico.

Atravesaba momentos de sufrimientos. Había perdido al padre y un familiar se hallaba gravemente enfermo.

El Sr. Armandinho la llevó a la casa del médium, que resolvió, satisfactoriamente, su caso, y, aun le posibilitó que recibiese un Mensaje de su padre, que lo supo por la letra, por el asunto y por la espontaneidad con que fue recibido.

Agradecía y emocionada con lo que recibió de su padre, tanto más que Chico ignoraba lo que pasaba, cogió una cédula de 200 cruceiros y la ofreció al Médium como gratitud y para que se cómprese un regalo.

Y excusándose delicada y humildemente, Chico, la abrazo, diciéndole:

– No puedo aceptar, mi hermana, ningún dinero. Todo lo que recibo es de gracia, viene de lo más Alto, por misericordia inmensa del Padre; debo también dar de gracia para continuar digno del amparo que recibo.

La señora, concluyó el Sr Armandinho, se despidió sorprendida, agradecida y emocionada, por ver un joven tan pobre, tan bondadoso, portador de tanta virtud, inclusive de la que lo hacía renunciar al dinero. Y exclamó: ¡El es digno de la Misión que posee! ¡Que Jesús lo proteja!

Y se fue feliz por el ejemplo que vio y por el bien que recibió.

Lindos casos de Chico Xavier

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.