Milagros

NosLos espíritus informan que no existen milagros, sino mecanismos naturales, con manipulación de energías, cuando las condiciones son favorables. En la mayoría de los “milagros” en que ocurren curas, estas son momentáneas, con efectos de corta duración. Son producidas por la dinamización de las energías profundas de alguien, que es llevado a un estado de superexcitación a través de vigorosa actuación, altamente inductora, del “milagro”.

Es fácil observar como esas supuestas curas ocurren en un verdadero palco donde la fe es el ingrediente para la dramatización. Pasados aquellos momentos, todo vuelve a lo que era antes. Es claro que hay casos de curas definitivas, cuando la fe es profunda y verdadera y cuando hay merecimiento.

Los que «hacen milagros” son personas que poseen gran poder de inducción, una voluntad firme y pensamiento dominador. Con esos recursos, en algunos casos, ellos consiguen llevar a los que en ellos creen a dinamizar de tal forma sus propios potenciales, su fe, a punto de generar transformaciones orgánicas y otras consecuencias que son vistas como milagros.

En los cultos o misas de cura y pedidos de ayuda divina la propia vibración del ambiente, poderosamente transformada para ese fin, es un vehículo que favorece esa potencia de las energías de que hablamos, pudiendo producir acontecimientos poco comunes. En los casos de “expulsión de demonios” puede realmente pasar que algún espíritu obsesor encuentra más prudente apartarse de aquella confusión. También hay casos en que las personas que padecen obsesión son tan maltratadas por los que las exorcizan, con tales repercusiones en sus obsesores, que estos acaban perdiendo momentáneamente la sintonía con ellas.

Igualmente hay situaciones en que los espíritus obsesores quedan tan impresionados con todo aquel teatro, aquellas órdenes imperiosas que les son dadas en nombre de Dios, que acaban realmente apartándose de sus víctimas. Pero ese tipo de actuación no es saludable porque el obsediado vuelve a su vida de antes, sin haber aprovechado el episodio como palanca para su evolución y el espíritu obsesor va a continuar al acecho, aguardando nueva oportunidad para recomenzar la persecución con más seguridad. La mejor receta para ese tipo de problemas es aquella que el Maestro enseño: la reforma moral, el cambio en las actitudes y en las acciones, orientada por el Evangelio.

Milagros, ni Jesús los hizo. El uso sus propios potenciales, su energía, su vibración de altísima frecuencia y sus conocimientos para realizar las curas y demás actos poco comunes. Otras circunstancias tenidas como sobrenaturales son apenas inusitadas, en las cuales son utilizados recursos de la propia naturaleza, de leyes naturales, manipulados por espíritus. La fraternidad y el entusiasmo reflejan el esplendor de las leyes de Dios.

Imprimir continuamente esos valores en nuestro ser es caminar en esa luz. El sentimiento fraterno tiene el poder de relajar, eliminar estrés y posibilitar mejor circulación de energías en el organismo. Equivale a salud y bien estar.

En el ámbito espiritual actúa como antídoto para el orgullo, el egoísmo, la ambición, la vanidad, la codicia, la agresividad e infinidad de otros valores negativos. Predispone la paz, serenidad, justicia, buen relacionamiento, comprensión, tolerancia, equilibrio y otros diversos valores positivos, abriendo camino para la sabiduría.

Extraído del libro «Nosotros y el Mundo Espiritual»
Autora: Saara Nousiainen
Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.