Carnaval

DivaldoSon muy discutidos los orígenes del Carnaval. Para algunos historiadores, fueron los griegos que lo iniciaron alrededor de los siglos séptimo y sexto a. C, como siendo la manera de expresar gratitud a los dioses por las prodigas cosechas. Otros informan que es un renacimiento de las saturnias, que eran celebradas en Roma, en diciembre…

Por fin, existen aquellos que afirman que fue creación de la Iglesia Católica alrededor del 590 d.C y siendo oficial a partir del siglo XI, cuarenta días antes de la Cuaresma…

A su vez, la palabra se deriva de Carnis valles (placeres de la carne) o aun, según una tradición, es el resultado del adagio, Carne nada vale, formada por la primera silaba de cada palabra. El carnaval, pues, conforme lo conocemos hoy, se origino en la sociedad victoriana, especialmente en París, donde se transfirió para muchos países, llegando a Brasil –imperio a través de las grotescas actitudes del entrudo, con adopción de hábitos y costumbres locales.

Siendo una fiesta popular, hoy manipulada por los medios y buscando resultados económicos por el número de empleos que proporciona, se presenta con una cara distorsionada y perversa. En razón de los conflictos que dominan la sociedad, se torna un momento muy especial para el libertinaje, la degradación moral, la perversión sexual, la usanza de drogas ilícitas y los crímenes más diversos.

La fiesta es tumultuada, excitante, por los cuadros de desnudez y del erotismo, de las facilidades para las perversiones, ya que la “carne nada vale”, viniendo sus lastimables resultados poco después: embarazo no deseado terminando en abortos, enfermedades de transmisión sexual, trastornos de conducta emocional, frustraciones profundas. No es el carnaval, en sí mismo, un factor de degeneración moral, social y espiritual, sino la oportunidad que proporciona a los atormentados para exponer sus heridas morales.

Aprovecha esos días para renovarte espiritualmente, para que puedas distraerte y descansar, porque la carne vale mucho en tu proceso de evolución.

Divaldo Franco

Articulo de Divaldo Franco, publicado en el periódico, La Tarde, columna Opinión, el 12-02-2015. Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.