Vida y valores (Los misterios de la voluntad)

raul3aaLa vida de la gente es algo bastante fascinante, porque existe un timón y muy poca gente se da cuenta de que nuestra vida tiene un timón. Es muy común encontrarnos, en cada momento, en nuestras conversas, junto a las personas que nos relacionamos, aquellos discursos que dicen: “Yo no consigo. Eso no lo consigo. No soy capaz. Yo no puedo hacerlo. ¡Ah! Eso es muy difícil.”

Ciertamente cuando encontramos ese tipo de discurso, percibimos que existe una gran fragilidad del individuo, del dueño del discurso, en función de lo que él pretende expresar. Casi siempre el desea decir su incapacidad, de su imposibilidad. Pero, existe un factor preponderante, vuelvo a decir, que es el timón de nuestras acciones. Ese timón de todo cuanto hacemos, se llama voluntad. Naturalmente que somos personas dotadas de voluntad, sin embargo, existe una cosa llamada buena voluntad y otro, mala voluntad. A veces, tenemos mala voluntad de hacer las cosas para nosotros mismos y, ciertamente, en nivel de psicología humana, eso representa una gran paradoja, porque la cosa que mas queremos es crecer, es evolucionar, es progresar. Al mismo tiempo, parece que hacemos todo para que ese aprendizaje de la evolución no se concrete y ahí salgamos con esos discursos varios, frágiles: “Yo no soy capaz, yo no puedo, yo no lo consigo. Yo no puedo hacerlo. Ya hice de todo, Ya lo intente todo.” Y sabemos que no es verdad, porque si lo hubiésemos intentado, de hecho, con buena voluntad, lo habríamos conseguido.

En verdad, la voluntad es un timón, a través de cuya acción, la embarcación de nuestra vida, las acciones, se dirigen para donde nosotros queramos. Hay personas que tienen voluntad de ser alagadas, de ser vistas con “cuidados”, de ser vistas como alguien que esta siempre precisando de una caricia ajena. No es la mejor opción, no debe de ser la regla de nuestra vida. La regla de nuestra vida debe ser la independencia, de saber lo que queremos y, al saber lo que queremos, tratar de ir para ese objetivo. Nada de estar con esas justificativas injustificables, “de que no soy capaz, de que no lo consigo” Porque cuando nos decimos eso, ya estipulamos la incapacidad, ya establecemos nuestra derrota. Es como si alguien fuese hacer un examen, una prueba, un concurso y dijese: “Yo sé que no voy a pasar” Ya determino que no quiere pasar. Es diferente de aquella criatura que dice así: “A pesar de todo lo voy hacer. Tuve poco tiempo para estudiar, tuve poco tiempo para prepararme, porque trabaje mucho, porque viaje o por cualquier otro motivo, pero lo voy a intentar, lo voy a conseguir” Ese estado de ánimo en que la criatura dice: “Yo lo voy a conseguir”, ya dio a ella un “background” excelente para que alcance los objetivos de su vida.

La voluntad es ese timón, a través del cual dirigimos la embarcación de nuestra existencia. En todas las cosas que hacemos, solo lo hacemos porque tenemos voluntad. Cuando hacemos alguna cosa sin tener voluntad, significa que es sin tener buena voluntad. Pero, si estamos haciendo alguna cosa sin que tengamos buena voluntad, ahí lo estaremos haciendo con mala voluntad. La voluntad siempre existe, pero ella puede ser una voluntad capaz de hacernos crecer o una voluntad capaz de tirarnos al suelo. ¿Cuál es nuestra propuesta de vida? Ya que voluntad viene del latín: volere, volere que da “volición, voluntad” la voluntad de realizar alguna cosa. Y a partir de esa volición, de esa voluntad de realizar alguna cosa, somos responsables por nuestra vida, por los pasos de nuestra vida, por las cosas que deseemos o no realizar.

Muchas veces, nuestro discurso es de quien quiere, pero nuestra practica es la de quien no quiere. Muchas veces diciendo no querer, nuestro discurso establece lo que nosotros de hecho deseamos. Cuando la criatura dice: “Yo ya lo intente todo”, ciertamente esa es una postura de comodidad, porque todo, nadie, jamás fue capaz de hacerlo. Nosotros hacemos algunas cosas y de esas cosas que hacemos, algunas darán cierto, otras no darán cierto. Jesús Cristo fue especial nos dijo que “todo es posible aquel que cree.” Leemos esto en las anotaciones del evangelista Marcos. “Y si todo es posible aquel que cree”, ¿por qué se vuelve posible a él? Porque esa creencia esta amalgamada sobre la voluntad. Esta cimentada sobre la voluntad. Todo es posible para aquel que tiene voluntad, podríamos decirlo así. Porque cuando nosotros tenemos voluntad superamos problemas. Cuando tenemos voluntad superamos dificultades, cuando tenemos voluntad nos esforzamos. Esa voluntad es un elemento catalizador que impulsa dentro de nosotros a las reacciones más imposibles.

Aquella criatura que decía así: “No, con esa parálisis yo no seré capaz”. Y ahí llega un fisioterapeuta, un médico, un amigo y le dice así: “Usted lo va a conseguir”. Usted es capaz.” Y comenzar a hacer el ejercicio, comienza a mostrarse que es posible. En el comienzo doy, el comienzo es difícil, el comienzo… pero el individuo va venciendo las dificultades. En la medida en que vamos venciendo nuestras dificultades, todo se torna posible. Es por eso que vimos Aleijadinho, con las deficiencias que llevaba, haberse vuelto el excelente ingeniero del “barroco” Es por eso que vimos a la notable Helena Keller, ciega, sorda, muda, tornarse notable profesora de ciegos, sordos y mudos, viajar por el mundo, hacer conferencias. Es por causa de eso que encontramos hoy las Olimpiadas para deficientes físicos, las Paralímpicas. Y nos sentimos estupefactos, entusiasmados de ver lo que vemos. Es por eso que hoy vemos criaturas llenas de defectos orgánicos haciendo verdaderos milagros, con el poder de su voluntad.

Cuando tenemos voluntad, el cielo se mueve para nosotros. Cuando tenemos voluntad, movemos montañas más pesadas y esa voluntad es pródromo de la fe, alimenta nuestra fe. El Maestro Nazareno nos dice que, si tuviésemos fe del tamaño de un grano de mostaza, que es de los más pequeños granos del mundo, una de las menores semillas del mundo, seriamos capaces de decir a las montañas para que se apartasen y ellas se apartarían. Esas montañas ciertamente no son las de granito, no son las montañas de nuestra geología, son las montañas del alma, las montañas de problemas, las montañas de dificultadas, de deficiencias. Es por esa razón que somos movidos por nuestra voluntad.

En el mundo social, cuando las obras no son hechas para la comunidad, decimos que falta voluntad política. La voluntad es, de tal forma identificada en las realizaciones de la vida, que pasamos a usarla popularmente, sin que el pueblo se dé cuenta de que esta anunciado una grandísima verdad. Falta voluntad política de nuestros políticos, pero falta también voluntad política en nosotros. A veces, por nuestra política domestica hayamos que, si superamos determinados problemas, no tendremos más comodidad de “Fulano”, los mimos de “Beltrano”. A veces, en nuestra política de convivencia social con los amigos, hayamos que, si demostramos nuestra capacidad, las personas no irán hacer más para nosotros.

Nuestra voluntad necesita asociar la orientación de Jesús Cristo al decirnos que, “todo es posible para aquel que cree” Creamos, desde hoy, que es posible salir de nuestra deficiencia, de nuestra limitación, de nuestro desorden interior. Personas de poca memoria que dicen: “¡Ah! Yo no soy capaz de recordar” No digan eso. Sera mejor decir: “Voy hacer esfuerzos para recordar”. Porque estaremos trabajando en lo positivo. Cuando yo ya garantizo que no seré capaz, de que ya intente todo, estoy condenándome a la quiebra. Nuestra voluntad es el timón de la embarcación de nuestra vida. Si el timonero fuese un buen timonero, llevaría el barco de su vida para el puerto de la paz y de la realización. Pero, si el fuese un mal timonero, ciertamente lanzara la nave de su vida sobre los arrecifes, sobre las montañas, y su barco posiblemente, sino llegara a eso, se volcara en las olas bravas. Voluntad, “volare” querer. “Querer es poder”, afirma el refrán popular. Y es por esa razón que, cuando sentimos la necesidad de querer, ¿porque no vamos a querer el bien, el amor y la paz, para que todo se complete mas en nuestra existencia?

Raúl Teixeira

Transcrição do Programa Vida e Valores, de número 122, apresentado por Raul Teixeira, sob coordenação da Federação Espírita do Paraná. Programa gravado em janeiro de 2008. Exibido pela NET, Canal 20, Curitiba, no dia 24.08.2008. Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.