Palabras a los enfermos

chico-felizLos enfermos eran tantos en Pedro Leopoldo, noche a noche, que el Espíritu de Néio Lúcio, compadeciéndose de los sufridores, les dirigió el mensaje que transcribimos aquí:

“Palabras a los enfermos”

Toda enfermedad del cuerpo es proceso educativo para el alma. Recibir, pues, la visita benéfica entre manifestaciones de revuelta es lo mismo que recusar las ventajas de la lección, rasgando el libro que en ella transmite. El dolor físico, pacientemente soportado, es golpe de buril divino, realizando la perfección espiritual.

He encontrado compañeros irradiando sublime luz del pecho, como si guardasen lámparas encendidas dentro del tórax. En mayor parte, son hermanos que aceptaron, con serenidad, los largos dolores que la Providencia les dirigió, a beneficio de ellos mismos.

En compensación, he sido enfrentado por gran número de ex-tuberculosos y ex-leprosos, en lamentable posición de desequilibrio, hundidos muchos de ellos en pantanos de tinieblas, porque la molestia les constituyo solamente motivo de insumisión. El enfermo desesperado es siempre digno de piedad, porque no existe sufrimiento sin finalidad de purificación y elevación.

Le enfermedad ligera es aviso.
La caída violenta de las fuerzas es advertencia.
La enfermedad prolongada es siempre renovación de camino para el bien.
La molestia incurable en el cuerpo es reajustamiento del alma eterna.

Todos los padecimientos de la carne se convierten, con el tiempo, en claridad interior, cuando el enfermo sabe mantener la paciencia, aceptando el trabajo regenerativo por bendición de la Infinita Bondad.

Quien sustenta la calma y la fe, en los días de aflicción, encontrara la paz con brevedad y seguridad, porque el dolor, en todas las ocasiones, es la sierva bendita de Dios, que nos busca, en nombre de Él a fin de llevar a efecto, dentro de nosotros, el servicio de la perfección que aun no sabemos realizar.

Néio Lúcio

Creemos que la lectura de esta página nos ofrece confortadores pensamientos de paz, consolación, disciplina y esperanza.

Lindos casos de Chico Xavier

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.