Estacas unidas…

chico-jovenAlgunos compañeros del Estado de S. Paulo visitaron a Chico, por algunos días, disfrutaron de su convivencia amable e instructiva. Uno de ellos más entusiasmado con los fenómenos que asistió, admirando la vida sencilla de los habitantes de Pedro Leopoldo, en nombre de los compañeros, dijo a Chico:

-Vamos a volver para S. Paulo, venderemos todo lo que tenemos y, después, con nuestras familias, viviremos definitivamente en esta bella ciudad, en su compañía. Así, acabaremos felices nuestros días y podremos ser más útiles al prójimo y desarrollar nuestros dones mediúmnicos…

Chico lo escucho con atención y, amorosamente, le recordó:

-Tal vez no acierte, querido hermano. Lo mejor es estar donde están. Después… Emmanuel esta diciéndome al oído que muchas estacas juntas no hacen buen cerco…

Y las estacas volvieron para S. Paulo y fueron asegurar sus cercas que sentían sus ausencias.

«Lindos casos de Chico Xavier»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.