Valor personal

MediumnicoUn Dios
Millones de estrellas colocadas en los cielos…. por un Dios.
Millones de nosotros levantamos nuestros ojos a un Dios.
Muchos niños Lo llaman por muchos nombres diferentes…
Un Padre que ama a cada uno por igual.
En muchas formas diferentes oramos a un Dios.
Muchas son las sendas que se juntan en el camino a un Dios.
Hermanos y hermanas – nadie es extraño después de que Dios terminó Su Creación. Porque su Dios y mi Dios es un Dios.

* * *

Los versos son la traducción libre de una canción interpretada por la cantante Barbra Streisand. Es interesante observar como tantos cantantes en el mundo, se han referido a Dios, al Creador. Son personas que, en la Tierra, interpretan las voces de los cielos, reclamando a los hombres la fraternidad. En verdad, muchos de los que se dicen religiosos se encierran en sus creencias y excluyen del amor de Dios a los demás seres humanos. Y, con todo, solo hay un Dios. Un Dios que a todos creó, que a todos ama, no importando la forma en que sea o no reverenciado. Un Dios que sabe que cada hijo Suyo se encuentra en un estado evolutivo diferente y, por eso mismo, tiene diferente comprensión con respecto a Su Creador.

Somos nosotros, los seres pequeños de la Creación, los que nos cubrimos de grandezas y creamos exclusividades, elegimos preconceptos y hacemos selecciones de quien debe o no ser acreedor de las herencias del Universo. Somos nosotros, los hombres, los que nos separamos en religiones, cuando ellas deberían, en verdad, unirnos. Porque, al final, todos aspiramos a la felicidad. Todos deseamos alzarnos al Padre, al Creador. Todos aspiramos a un lugar de paz y de amor. Un refugio. Un paraíso. Y las religiones existen exactamente para mostrarnos el camino de tal ventura.

Dios es uno solo. Creador del Universo que descubrimos poco a poco, extasiándonos. Es el Padre de los seres que creó a Su imagen y semejanza.

* * *

Dios y mi Dios es un solo Dios. Tengamos eso en mente. Y amémonos, auxiliándonos mutuamente. Hagamos una lista de las maravillas del Universo y sintámonos felices por saber que todo eso es compartido por todos los hijos de Dios. Hijos de esta Tierra, de nuestro Sistema Solar, hijos que viven en dimensiones no imaginadas por nosotros, ni alcanzadas por nuestra ciencia – todos son herederos de las grandezas de la Creación.

Un Dios. Amor, justicia y luz.
Un Dios. Padre benevolente, pródigo en bendiciones.
Un Dios que nos aguarda en el hogar celeste.
Un Dios que nos observa en las luchas, perdona nuestras faltas y espera que crezcamos hasta alcanzarlo.

Redacción de Momento Espírita, citando versos de la canción One God, interpretada por Barbra Streisand.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.