Viajando con un hermano sacerdote

chico-jovenSentado en el ómnibus que lo llevaría a Belo Horizonte, Chico noto que su compañero de asiento era un hermano sacerdote. Lo saludo y se entrego a la lectura de un buen libro. El sacerdote, también, le correspondió y saludo, abrió un libro sagrado y comenzó a leerlo.

A mitad del viaje, paso el ómnibus cerca de un lugar con banderas, que conmemoraba el día de S. Pedro y S. Pablo. El sacerdote observo aquello y, después, mirando para Chico comento:

-Vea esta festividad en honra de dos grandes Santos, y en este libro, leo la historia de S. Pablo, cuyo autor le da prominencia sobre S. Pedro. No se puede negar esto. S. Pablo es el Príncipe de los Apóstoles, aquel que recibió de Jesús las llaves de la Iglesia.

Chico, delicadamente, dio su opinión, y lo hizo de forma sencilla, revelando gran cultura, que el sacerdote, que no sabía con quien hablaba, se sorprendió y le pregunto:

-¿Usted es formado en Teología, o posee algún curso superior?

-No. Solo curse hasta cuarto año de la instrucción primaria…

-¿Pero como sabe tantas cosas de la vida de los santos, principalmente de S. Pablo, de S. Estaban, de S. Pedro, y de los otros realzando hechos que ignoro?

-Soy médium…

-¿Entonces, usted es Chico Xavier, de Pedro Leopoldo?

-Sí, para servirlo.

-Entonces, permítame que le escriba y prométame responder a mis cartas, pues tengo muchas cosas para preguntarle. Hágame este favor. Al final, veo que Dios nos pertenece.

-Puede escribir; de buen grado le responderé. Así trabajaremos no apenas para que Dios nos pertenezca, sino para que pertenezcamos también a Dios, como nos enseña nuestro benefactor Emmanuel.

Y, hasta hoy, Chico recibe cartas de Hermanos de todas las creencias, particularmente de Sacerdotes bien intencionados, como el hermano con quien viajo y de quien se torno amigo. Y, tanto como le permite el tiempo, les responde y en las respuestas va distribuyendo el Pan Espiritual a todos los hambrientos, ovejas del gran redil, en busca del amoroso y Divino Pastor, que es Jesús.

«Lindos casos de Chico Xavier»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.