Actitudes Proactivas

ansiedadEn su proceso de desenvolvimiento, el hombre aprende más a reaccionar que a actuar, y eso desde el principio de los tiempos, cuando la vida era básicamente morir o sobrevivir. Pero, con el pasar de las eras, el propio cerebro humano sufrió modificaciones, y con el desarrollo de la inteligencia conquistamos el libre albedrío.

Ahora, ya no es necesario dejar que el instinto conduzca nuestras vidas, y no precisamos reaccionar a las situaciones como sí éstas amenazasen nuestra existencia física. Pero, como aún existe un predominio del ego, reaccionamos a la vida porque tememos perder nuestro poder. Dejar de ser, lo que creemos que somos, causa tanto miedo como nos causaría un animal salvaje si nos intentase atacar.

Cuando comprendamos que el libre albedrío nos proporciona poder de elegir y que realmente podemos modificar nuestro comportamiento, dejaremos de reaccionar como víctimas de la vida y adoptaremos un comportamiento mucho más responsable delante de la grandeza de la existencia. Seremos mucho más participativos en nuestra evolución, en el planeta que habitamos, y enfrentaremos las situaciones de la vida con la certeza de aquellos que poseen fe.

Reconoceremos nuestros errores, porque aprenderemos con ellos para enseñar a nuestros hijos. Veremos la vida como una maravillosa escuela, donde sabiamente usaremos el tiempo y viviremos haciendo siempre lo mejor que podamos. Los problemas serán nuestros peldaños al encuentro de las soluciones. Por fin, tendremos actitudes favorables y no contrarias a la vida.

Iris Sinoti. Terapeuta Junguiano

Revista “Periódico de Estudios Psicológicos”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.