Velo de olvido

tumuloEntre todas las grandes bondades que nuestro Padre nos prodiga esta la de poder olvidar momentáneamente nuestro pasado espiritual.

El velo de olvido que la gran mayoría de los encarnados presenta es consecuencia directa de nuestra condición como espíritus, siendo este olvido mas profundo en aquellos que han llevado vidas realmente perturbadoras y que ameritan esta bendición en grados aun más profundos de lo que generalmente se presenta.

Durante nuestras continuas encarnaciones hemos realizados actos buenos y otros no tan buenos, siendo estos últimos los que nos llevan a situaciones vibracionales y mentales muy precarias. Al retornar a la esfera espiritual generalmente mantenemos las recordaciones de esa ultima existencia física, mantenemos el mismo aspecto y la misma personalidad, aquellos que han conseguido niveles mayores de progreso pueden verificar cambios reales en donde su verdadera condición se expresa y supera los limites mentales de su ultima encarnación, retomando el aspecto y conducta que les caracterizaba antes de la ultima existencia material. En este mismo sentido, esos seres que desencarnan en eventos perturbadores o que ha llevado una vida tumultuosa, enfrentan en la vida espiritual el recrudecimiento de esas aflicciones y pensamientos, llevándolos a esferas de existencias muy primitivas y penosas.

Estos seres en desequilibrio pueden recibir la bendición de la reencarnación de forma compulsiva, que quiere decir inmediatamente luego de desencarnar, o retornan a la esfera física luego de un tiempo de adecuación y descanso, estos espíritus que no se encuentran muy bien se benefician también por el velo de olvido que les permite eliminar el origen de su perturbación consciente, viéndose reflejada su situación espiritual sobre el cuerpo físico a través de sus probables deficiencias, esto quiere decir, condiciones orgánicas que le ayuden en el proceso de ajuste espiritual mediante enfermedades o deformaciones limitantes.

En espíritus en mejores condiciones el velo de olvido se presenta como una herramienta que les ayuda a subsanar males morales a través de la practica del amor fraterno, es común verificar que en grupos familiares encarnen los mismos espíritus que otrora fueran enemigos, como padres e hijos, hermanos y hermanas o como esposos y esposa, permitiendo el perdón mutuo y el avance en la comunión familiar que nos prepara para la vida fraterna universal. Así mismo, existen también los casos de espíritus esclarecidos que al encarnar no requieren del preciado olvido, puesto que ya sus condiciones evolutivas les permite encarar sus vidas y enfrentar sus compromisos con abnegación y con claridad, esta posibilidad es la que todos deseamos obtener porque significa que podemos estar totalmente conscientes de nuestra condición como espíritus en misión, e incluso podríamos también recordar algunas de nuestras muchas existencias anteriores.

Por todo esto y por mucho mas, debemos siempre agradecer a Dios, por permitirnos mediante el olvido momentáneo en la existencia física, el poder comenzar de cero en una vida nueva en la que tenemos la chance de alcanzar niveles superiores en nuestra alma, evitando que esos recuerdos nos lleven de nuevo al error o que nos impidan progresar convirtiéndose en obstáculo para nuestro avance, el pasado ya esta hecho, y por esto es mejor preocuparse por construir nuestro futuro, pero no un futuro en este mundo transitorio, sino un futuro en la verdadera vida, en donde podremos ver el resultado de nuestro esfuerzo en la creación de las sólidas bases establecidas en este plano ayudándonos a impulsarnos hacia la vida eterna junto a nuestro Padre.

Edgar Navarro
Revista Espirita Digital “El consolador”

1 comentario en “Velo de olvido”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.